domingo, 25 de agosto de 2019

MARIBEL M: 4 Poemas.




PIEDRAS AZULES

(Si digo que las piedras son azules, es porque azules es la palabra justa, creedme)
Flaubert


Te inclinas sobre la arena
para coger una última piedra.

El mar está en calma,
y hace días que el viento duerme tras la montaña.

Metes las manos en los bolsillos,
y sacas un puñado de piedras.

Con las manos abiertas las miras:
bajo la luz de la luna todas se han vuelto azules.

De pronto, tu corazón tiembla
en la memoria de otras noches.

Decides, entonces, volver sobre tus pasos.

Mañana, a la luz del día,
volverás a mirarlas.


RECORDANDO A IVÁN ILICH

Y llega ese momento en el que te preguntas si quieres estar donde estás.

Si quisiste estar donde estuviste.

Si querrás estar, donde si no haces nada por evitarlo, estarás.

Y vuelves a sentir ese vacío.

Ese inmenso vacío.

Y cierras los ojos y te maldices,
porque sabes que
nada va a cambiar tu destino.


VACÍO

Sentada en un banco del paseo. El mar en calma, en frente.
Los ojos miran hacia el cielo.

La mirada, ahora, clavada sobre la linea blanca y etérea de humo
que acaba de dejar un avión.

Una estela efímera como vaho de aliento en los días fríos.

Rastro níveo sobre el azul inmenso
que se va difuminando hasta
perderse.

Igual que su vida, piensa.

Lo mismo que su vida.


ESA VOZ

(A quienes escriben desde adentro, desde lo que sienten)

Encuentra tu propia voz.
La tuya.
La que sale de tus entrañas.
Esa, incluso, que te niegas a escuchar porque te avergüenzas.

Escucha esa voz y lánzala hacia fuera.
En un papel, en un lienzo; con tus manos, con tu garganta, con lo que sea que sepas expresarlo.

Grita tánto y tan fuerte como puedas. Quizás haya quien te escuche. Quizás no.
Pero eso no importa.
Nada importa si esa voz no llega para salvarte. Para remidirte o sanarte.

Nada sirve si no te reconoces en ella, y entiendes que tu vida es todo aquello que te envilece y te hace grande, también.

Dale forma, déjate llevar, y dale forma.

Tu creación llevará esa música única y hermosa: La tuya.


Maribel M


No hay comentarios: