domingo, 29 de mayo de 2011

CORREOS



Espero en la oficina de

correos a que llegue

mi turno

y recoger el

certificado de hacienda

que me dará otra vez

un poco por el culo.


Y miro esperanzado las

puertas batientes

por si Hank

saliera

y escupiendo

me invitara a

quemarlo todo,

las citaciones

burofax

multas

embargos

defectuosos productos

de teletienda

estafas médicas para

desahuciados...

pero los marcadores

electrónicos

hacen patente

una vez más

mi derrota

y

Hank

seguramente

esta mañana

estará de

resaca

o camino del hipódromo

donde descansará

un rato

de tanta puta rutina.


Termino el poema

y todavía

tengo 13

números por delante

y muchos más

por detrás.


Felipe Zapico Alonso

1 comentario:

Antonio Alfeca dijo...

¡¡¡Con dos cojones!!!
¡¡¡Un abrazo enorme, Zapi!!!