viernes, 23 de enero de 2015

MUJERES QUE TARAREAN CANCIONES INVENTADAS por Laura Fraile.




Bienvenida (de nuevo) al Valladolid rancio de los especiales radiofónicos dedicados a la boina, de las tías Melitonas, los conciertos previsibles, los ayuntamientos en fase selvática que cambiaron sus luces prostibularias por algo que siempre te demuestra que aún puede ser peor. Cientos de personas que pierden el culo por salir retratadas en la sección de ecos de sociedad del rancio de Castilla seguirán comiéndose pinchos para los que tendrán que esperar sorteando a lo jamiroquai a decenas de palizas instalados en las barras por donde asomarán niños con globos de unicornios azules, cerdos convertidos en señoras y otras extrañezas aún pendientes de identificar mientras brindan, pañoleta lila en mano, patrocinada por los de siempre, por unas fiestas en las que he aterrizado como un extraterrestre sin nave para regresar. Me dan ganas de salir corriendo detrás del trenecito de los cojones, digno de una excursión del Imserso por Benidorm, para gritarle al conductor que esto no es Barcelona. En lugar de eso bromeo con la mujer sin eñes en el teclado, observo las acuarelas por donde van apareciendo botes de Nutella y mujeres botero en bañador en efervescencia kitsch e imagino mundos paralelos donde todos los protagonistas del ecos de sociedad por fin hacen público su carácter de zombis y dejan de sonreírnos con cara de imbéciles. Salir a la calle en mañanas como ésta implica toparte de bruces con la imagen de un hombre con los brazos semiamputados fabricando objetos con latas de cerveza, con la de una mujer sujetando hasta una treintena de globos que me producen terror o con un batiburrillo integrado por un olor a sardinas, música de los Bee Gees y fragmentos de conversaciones en las que todos se preguntan por Paco, imágenes de una pesadilla delirante que sólo acaba de empezar.

*

Cientos de niñas de colegio de monjas con costras en las rodillas y pendientes perliles, profesoras spaghetizadas en caída libre imitando una coreografía de orangután que dan ganas de llorar, un niño mofletil con camiseta de The Pirate of Gran Canaria y en chandalismo ilustrado equivocándose de dirección y provocando que el grupo de su izquierda pierda un ritmo que, para ser sincera, nunca hubo. Decenas de niños al micrófono recitando poemas tóxicos enfatizados con gestos absurdos, niños en fase cambio de voz, crecimiento tetil y risa tonta. Meapilismo en estado radical que saca mi vena más hijoputil, y más cuando oigo frases del tipo: “Un aplauso para todos los niños de África” o “En las calles se aprende poco y lo que se aprende es poco educativo”. Si los africanos vieran vuestra manera de bailar harían un suicidio en masa. Parad ahora que aún no es tarde, pero vosotras seguís anudando piernas, faldas plisadas y zapatitos náuticos... 


Laura Fraile, de Mujeres que tarareaban canciones inventadas (Zoográfico, 2014)



miércoles, 21 de enero de 2015

DUELO AL SOL en CULTURAMAS

 
 
Con motivo de la publicación del nuevo Vinalia Trippers, llamado Duelo al sol, entrega número 13 del ya mítico fanzine, entrevistamos a los culpables, cuya cabeza visible vuelve a ser Vicente Muñoz Alvarez y con el que, como no podía ser de otra manera, nos adentramos en las entrañas del mismo para conocer más detalles.
 
En esta ocasión se compone de dos rendidos homenajes, uno de ellos al género Western desde el lado salvaje y el otro, en su ya tradicional separata poética POEMASH, titulada “Deseo de ser piel roja”, a los indios pieles rojas y al inolvidable poeta Leopoldo Mª Panero. Un centenar de creadores, entre narradores, poetas, dibujantes e ilustradores, han participado en la elaboración de este número.
 
Abróchense los cinturones, fieles a la filosofía subterránea que les caracteriza, comienza el descenso y promete ser emocionante.

 
1.- ¿Cómo, dónde, cuándo y por qué nace Vinalia Trippers?
 
En León, en 1996, fin de siglo y de milenio.
 
Xen y yo escribíamos, Silvia ilustraba y Cusco, nuestro primer maquetador, diseñaba. Y decidimos un buen día montar una revista de relatos para adultos. Aunque teníamos muy claro que no sería una revista literaria al uso. Huimos de lo que entonces (y hoy también) se estilaba en estos casos: maquetaciones sobrias, purismo literario y respeto a la tradición. Muy al contrario, queríamos hacer una revista de relatos híbrida y mestiza, con textos, ilustraciones y cómics inéditos, donde lo visual tuviera la misma importancia que lo escrito, y con referencias y guiños al cine de culto y al rock (todas nuestras presentaciones han sido con música en directo). Y dar salida a un tipo de textos que casi nadie quería entonces publicar, transgresores, polémicos, críticos, truculentos, por decirlo de algún modo, políticamente incorrectos…
 
Tuvimos mucho más presentes a la hora del diseño las revistas pulp de los 50, contraculturales de los 60 y 70, y punk de los 80, que los suplementos literarios al uso. Y tuvimos también muy claro desde el principio que queríamos ser absolutamente independientes, que nadie nos dijera lo que teníamos que publicar ni cuándo, que nadie nos mediatizara, que nos íbamos a financiar nosotros mismos, sin subvenciones, sin publicidad y sin ayudas de ningún tipo.
 
Editamos nueve números en grapa y papel hasta en el año 2001 y, después de un largo descanso, retomamos el proyecto en 2007 con un libro homenaje, la antología Tripulantes: Nuevas aventuras de Vinalia Trippers, que coordiné con el poeta asturiano David González y que publicó la editorial Eclipsados.
 
Desde entonces hemos editado otros cuatro números, ya monográficos sobre temas concretos, y ahora mismo el 13, dedicado al salvaje oeste, que hemos titulado Duelo al sol.
 
2.- Tripulando Vinalia encontramos a Silvia D. Chica, Rodrigo Zoográfico, Alfonso Xen Rabanal y a ti, Vicente Muñoz Álvarez, ¿qué labor desempeñáis cada uno?
 
Todos hacemos un poco de todo, aunque los roles están más o menos definidos.
 
Rodrigo es nuestro diseñador desde hace cuatro números. A él le debemos, en realidad, que Vinalia siga viva. Fue él quien nos sugirió recuperar el fanzine, el que diseña, maqueta, distribuye y envía. Y el autor de las magníficas fotonovelas que incluyen los últimos números. Chapeau por Rodrigo.
 
Silvia, Mamá Trippers, es un poco todo terreno: escribe, ilustra, corrige… Suyas son todas las portadas del suplemento Poemash, que adjuntamos con la revista, y ella aporta la visión femenina al proyecto, que nos viene siempre de perlas. Lo mismo toca los timbales en las presentaciones, que lee sus poemash, ilustra, presenta, distribuye…
 
Xen es, digamos, Doctor Honoris Causa de Vinalia Trippers: siempre presente de espíritu y un emblema de la revista: anárquico e independiente hasta la médula. Imprevisible y sin embargo necesario para mantener nuestra identidad.
 
Y yo me encargo básicamente de la parte literaria, los textos, relatos y poemas, y de empujar y poner en contacto a toda la tripulación de narradores, poetas e ilustradores. Me gusta crear ambiente de equipo, que los autores se sientan en casa, miembros de la tribu, motivarles, generar ilusión y mantener las calderas de la nave siempre a punto.
 
3.- ¿Por qué ese nombre, Vinalia Trippers?
 
Fue un juego de palabras que nos inventamos Silvia, Xen y yo tomando unas cañas… Xen nos habló de las Vinalia, fiestas romanas que se celebraban en torno al vino, y Silvia y yo añadimos la otra palabra clave, Trippers, evocando los acid test de los hippies y alegres bromistas en el Frisco de finales de los 60. Nos interesaban esos dos conceptos juntos, lo etílico y lo lisérgico, y la idea del viaje, interior y exterior, y salió ese título, que desde entonces es nuestra bandera.
 
4.- ¿Qué recibimiento tuvo Spanish Quinqui, cómo funcionó?
 
La verdad es que muy bueno. Salieron más reseñas que nunca en los medios y la edición y las ventas fueron superiores a otros números. Es un tema, la cultura quinqui, que tiene muchos adeptos y fans y que nuestra generación vivió de primera mano, con todo lo bueno y lo malo que ello implica.
 
También contribuyó la repercusión que ha tenido el suplemento Poemash que le dedicamos a El Ángel, poeta maldito donde los haya, que generó mucha expectación. Y las colaboraciones y apoyo de Ana Curra y César Scappa, compañeros de aventuras suyos, que ayudaron a la difusión.
 
5.- ¿Cómo escogéis el tema central de Vinalia en cada entrega?
 
Según se nos va ocurriendo. Proponemos y decidimos entre todos, siempre teniendo en cuenta nuestras consignas: lo marginal, lo independiente, lo disidente, lo subterráneo…
 
Marginales fueron los quinquis (Spanish Quinqui), los marcianos (Plan 9 del espacio exterior), los monstruos y zombies (Trippers from the crypt) y, por supuesto, los indios y vaqueros, a los que dedicamos este último número, Duelo al sol.
 
Y marginales fueron también los poetas a los que dedicamos los tres últimos Poemash: Raúl Núñez, El Ángel y Leopoldo María Panero. Los dos primeros, sobre todo, casi desconocidos para la mayoría, y todos ellos paradigmáticos del tipo de literatura que nosotros defendemos.
 
6.- ¿Dónde se consigue Vinalia Trippers?
 
En nuestro blog: http://vinaliaplan9espacio.blogspot.com.es/ figuran los puntos habituales de venta en varias ciudades. Aunque lo más efectivo y rápido, para los que no lo encuentren en la suya, sigue siendo el correo: vinaliatrippers@yahoo.es Lo mandamos rápidamente y sin gastos de envío. 
 
7.- ¿Sois conscientes de las joyas que creáis, de la pasión, la energía y la emoción que condensáis en cada número de Vinalia?
 
Pues la verdad es que sí, somos conscientes. Y lo decimos con toda la humildad e ilusión del mundo. Sabemos a dónde hemos llegado y por qué y sabemos lo que queremos: que nuestros colaboradores se sientan miembros de la tripulación y el proyecto, integrados y motivados, y ser para ellos una plataforma digna y libre de expresión y promoción de su obra.
 
Esa pasión y energía común es, sin lugar a dudas, la gasolina de la nave y lo que nos mantiene vivos a estas alturas de la travesía.
 
8.- ¿Qué tienen que ver Madrid y León con Vinalia, qué suponen como ciudades para vosotros, son parte del germen que lo motiva todo?
 
Efectivamente. Silvia, Xen y yo somos de León, y Rodrigo vive en Madrid, y entre ambas ciudades orbitamos.
 
La revista se gesta en León y se edita y distribuye desde Madrid, y muchos miembros de la tripulación son de ambas ciudades, aunque hay colaboradores de toda España y algunos del otro lado del charco.
 
Desde el comienzo tuvimos también claro que no íbamos a quedarnos en nuestra ciudad. No nos gustan los localismos, algo muy común en las revistas de provincias, y hemos tenido esto siempre más que presente a la hora de conformar la nómina de nuestros colaboradores.
 
Creo que ese ha sido otro de los motivos claves para que Vinalia haya perdurado y trascendido.
 
9.- ¿Ya tenéis ideas para el próximo Vinalia?
 
Se está cociendo a fuego lento en las calderas, sí.. Aunque preferimos mantenerlo en secreto. Es parte del juego.
 
10.- El último número, Duelo al Sol y Deseo de ser piel roja, ¿cómo surge, qué contiene, a quién se rinde homenaje?
 
Después de haber dedicado los tres números anteriores al cine y la literatura de ciencia ficción, de terror y quinqui, quisimos hacer un guiño al salvaje oeste (más al de Sergio de Leone que al de John Ford, más al del fango que al de las praderas), que es otra de nuestras influencias reconocidas.
 
El género encaja, por lo demás, perfectamente en nuestra estética: al margen de la ley y los dictados de las modas, críticos y en la frontera, siempre insumisos y con el hacha de guerra en la mano…
 
El suplemento Poemash se lo dedicamos en esta ocasión a los indios pieles rojas, marginados y estigmatizados como pocos, y al mismo tiempo quisimos rendirle homenaje a Leopoldo María Panero, recientemente fallecido, símbolo de resistencia y de lucha. Y titulamos el libro como uno de sus poemas, Deseo de ser piel roja, incluyéndolo en la antología.
 
  
11.- Dieciocho años, una creación underground infatigable y cuidada, fanzine de culto, literatura lumpen, serie b, relatos, ilustración, poesía.. Vinalia Trippers, qué os quedáis de este viaje, qué os ha dado y qué esperáis?
 
Nos quedamos, de momento, con el privilegio de haber editado a los mejores cerebros de nuestra generación durante casi dos décadas, tanto escritores como ilustradores, y con todo el entusiasmo y entrega que hemos siempre generado y recibido, que no tiene precio.
 
Vinalia nos ha dado cientos de contactos e intercambios, fiestas antológicas, conciertos memorables y un puesto de privilegio en la literatura y la prensa undergroud de este país.
 
¿Y qué esperamos… ? Poder seguir editando la revista con las mismas consignas mientras el cuerpo y la tripulación aguante, fieles a nuestro espíritu e ideología, independientes y libres y sin vendernos nunca al sistema…
 
God Save the Trippers


Vicente Muñoz Álvarez
 
 
 

martes, 20 de enero de 2015

MUJERES QUE TARAREAN CANCIONES INVENTADAS



`Mujeres que tararean canciones inventadas´, 
de Laura Fraile, se incorpora a la editorial madrileña Zoográfico

Trabajadores de la Renfe, niñas con parches en el ojo, detectores de mujeres preocupadas, enanos que apuntan con el dedo, cantantes logopedas, excursionistas del Imserso o profesores de Matemáticas que coleccionan cajas de cerillas son algunos de los muchos habitantes que conviven en el libro `Mujeres que tararean canciones inventadas´ (Zoográfico, 2014). Escrito por la periodista y educadora social vallisoletana Laura Fraile (Valladolid, 1985) y publicado en un formato artesanal con forma de libreta por parte del editor argentino Rodrigo Córdoba, responsable de la editorial Zoográfico, el libro es un compendio de microrelatos escritos en un tono en el que conviven la minuciosa observación, una ironía que en ocasiones llega al sarcasmo y el surrealismo.

`Mujeres que tararean canciones inventadas´ cuenta también con el acompañamiento de las ilustraciones de Joaquín Aragón, quien a través de una serie de bocetos en blanco y negro es capaz de capturar la esencia de un submundo habitado por señoras con el pelo cardado, ancianos adictos a la sección de sucesos o mujeres pensativas sentadas en la mesa de un bar. A modo de broche final, este libro cuenta también con la colaboración a modo de epílogo del poeta extremeño Gsús Bonilla, autor de libros como El Forro (Edición de autor, 2007); Ovejas esquiladas, que temblaban de frío (Bartleby Ed, 2010); Menú del día…A día (Baile del Sol, 2011); mi Padre, el rey (Ed. La Baragaña, 2012); aMoremachine [POEMAS CLARADEHUEVO] (Ed. Escalera, 2013) o Comida para perros (Baile del Sol, 2014).

Este libro de Laura Fraile formará parte de la editorial Zoográfico, proyecto en el que han publicado sus obras autores como Felipe Zapico, José Navieras, Mario Boville (del grupo Alpargata) o Esteban Gutiérrez. Surgida en el año 2009 en el barrio madrileño de Lavapies, actualmente co-edita junto a los míticos Vinalias Vicente Muñoz, Silvia D. Chica y Xen Rabanal el fanzine Vinalia Trippers .


Laura Fraile: 626 271 621 @laurafrailev 
Rodrigo Córdoba: 649 475 965 hvaldez38@hotmail.com 
http://zoograficoenlinea.blogspot.com.es/
 

domingo, 18 de enero de 2015

BIENAVENTURADOS LOS HIJOS DE PUTA por Ricardo Moreno Mira.


Bienaventurados los cobardes, porque ellos conocerán otro día
Bienaventurados los estúpidos, porque ellos serán felices
Bienaventurados los triunfadores, porque ellos follarán
Bienaventurados los hijos de perra,
porque ellos dominarán a sus hermanos
Bienaventurados los tiranos,
porque de ellos es la tierra y todos sus codiciados frutos
Bienaventurados los artistas, porque ellos podrán vender su alma
y alguien acabará comprándosela
Bienaventurados los ricos, y los hijos de los ricos,
porque ellos serán consolados
Bienaventurados los lobos, porque ellos conocerán la libertad
Bienaventurados las hienas, los buitres, los chacales
Porque ellos heredaran la tierra
Bienaventurados los que se arrastran, los gusanos,
los que ponen el culo, los que colocan crucifijos y follan niños
Los que saben agacharse y arrodillarse
porque ellos medrarán
Bienaventurados los que matan, porque ellos no morirán
Bienaventurados los gilipollas,
porque ellos no se conocerán a sí mismos
Bienaventurados los que suben, los que prosperan,
los que tienen calefacción y agua caliente
Bienaventurados los que tienen dinero,
los que pueden comprar y compran, los que tienen algo que vender y venden
Bienaventurados todos los hijos de puta de este mundo

porque yo soy uno de ellos


Ricardo Moreno Mira, de Jesucristo está a las puertas y cabalga un caballo eléctrico (Lupercalia, 2015).



viernes, 16 de enero de 2015

SER GRIETA, DE SOR KAMPANA



"Ser grieta" es el nuevo poemario del poeta Sor Kampana, a quien muchos conoceréis por sus versos insertados en canciones de Extremoduro. Editado por Desacorde ediciones se pone a la venta el 29 de enero. Este vídeo es un adelanto, un homenaje que le hacen algunos de sus "amigos", como Kutxi Romero, Kike Turrón, Kike Suárez o Patxi Irurzun. Sin desperdicio.

JESUCRISTO ESTÁ A LAS PUERTAS Y CABALGA UN CABALLO ELÉCTRICO



Ricardo Moreno (Alicante, 1976), ha publicado ABRXIA 365 (Huacanamo, 2009); Carrefour es el anticristo (Ediciones Lupercalia, 2011); Los idiotas (Agosto Clandestino, 2012); Incendiario (Ediciones Lupercalia, 2013) y Antropogenia (Ediciones Lupercalia, 2014). Jesucristo está a las puertas y cabalga un caballo eléctrico son 580 páginas de pornografía mística, violencia, delirio, postpunk, barroco industrial, surrealismo pop y escatología apocalíptica; la fábula del fin de los tiempos.


martes, 13 de enero de 2015

LÍRICA DE SANATORIO, TÚNEL Y ORQUESTA SALVAJE, por Miss Desastres Naturales.



Me olvidé de cómo se descuidan los mapas que nos labramos en la piel. Allí donde fue camino/guerra dejamos crecer la hierba y taponamos heridas con esa sobada lírica de sanatorio, túnel y orquesta salvaje que aprendimos, nunca supimos cómo, en alguna cuneta. Más tarde, con lúcida falsedad, las llamaremos cicatrices, y las mostraremos hasta orgullosos pero sin acercarnos demasiado, porcelana china que podría romperse, les reservamos estantes altos y las miramos con recelo, como pequeños acantilados que vamos coleccionando. Panorámicas del fracaso en las que el foto finish siempre muestra que perdimos los dos aunque horriblemente sonrientes. 

Pero todo lo que no sangra llamativamente tampoco coagulará nunca. Serán patadas en el vientre, vivir con la costilla quebrada e intentar andar derecho y sentir cómo te pincha en cada respiración un olor, una estación, una palabra. 

Después vendrá el hacer poemas con cada daño. Decorar los accidentes, convertirlos en naturalezas muertas, santuarios de la pérdida y gastar en ellos cientos de noches mirando, buscándole el brillo a los ojos del pescado y el dichoso adjetivo cargado de pólvora, sacrificio y arañazos. El exorcismo de la poesía. El poema quedará limpio al salir de la tintorería privada, la danza macabra de la ansiedad permanecerá en sus márgenes, de los cañaverales que habita nuestra flaqueza sólo brindaremos el sol, la nube, la postal, ofreciendo así toda la bisutería de nuestro pensamiento, en lugar de dibujar con la boca las bandadas de abedules y los bosques de estorninos que morían de quietud y fuego donde nos crecía lo impensable. Preferimos frotar las palabras hasta la intemerata y desfigurar el momento. Y soltarlo, como cachorros que ya no nos muerden. 

También olvidé que habitabas el bronquio de la madrugada, aquel que se dilata y esnifa toda la humedad y el metal de nuestros misterios más carnales desde que hice del oficio de escarbar en la mujer tu más miserable aventura. 

Y ahora, aquí, con el mapa de la tarde, violando cada significado de la palabra, en la orgía de nuestros daños, con la punta endemoniada del domingo y la gramática desnuda de las manos masturbaremos el sentimiento sobre el teclado una vez más porque en el fondo sólo somos habitaciones cerradas y un animal desgarrado con demasiado tiempo para pensar.


Miss Desastres Naturales

Photo by Arthur Tress


lunes, 12 de enero de 2015

PENITENCIA por Pedro Montealegre.




Caigo
de cara en tu charco
Mis rezos son musgos flotantes
que miras extasiado desde el cielo
Retorno de rodillas a la urbe que me diste
Me vuelvo estaca, poste de luz, no puedo conmigo
y me das la cojera. No me mendigo a mí mismo
para encontrarte entre todos los cartones
Quizás si me invitas a cerveza
hablemos de gloria y redención
Cuando esté borracho convénceme de lo que quieras.

Pedro Montealegre

In Memoriam

viernes, 9 de enero de 2015

NUDO FERROVIARIO por Iván Rojo.



El tren aminora la marcha. Al otro lado de la ventanilla empieza a discurrir el extrarradio típico de cualquier ciudad. Naves industriales, un cementerio de coches, verjas coronadas por alambre de espino, un par de invernaderos con sus plásticos rajados, un burro mugriento en medio de un huerto, envuelto en una nube de moscas. Después, los arrabales del “nudo ferroviario”. Edificios sin alma, descampados, ropa tendida ondeando pesada sobre el cemento y el polvo. Al fin nos detenemos en la estación. Bajo del tren y recorro el andén hacia los servicios. Me mojo la cara bajo el grifo. Falta aún una hora para que salga mi otro tren. Y pienso que sesenta minutos son sesenta oportunidades para dudar si de verdad quiero ir adonde se supone que me dirijo. Adonde me esperan, me contratan, me quieren, me odian, etc. Siento mis tripas hechas un nudo, como vías bloqueadas de sangre y voluntad. Siento mi vida entera atada, para ser sincero. Un viaje largo, ¿eh?, oigo que me dice alguien. Un par de lavabos a mi izquierda un hombre de unos setenta se asea frente al espejo. Va bien vestido, y su aspecto es más o menos saludable. Pero con una pequeñas tijeritas se está recortando los pelos que le asoman de las fosas nasales. Tchac-tchac-tchac. Relájate, me dice sin dejar de dar precisos tijeretazos a la sombra de su nariz, todos vamos hacia el mismo sitio, en realidad. Pelos en la nariz, pelos en las orejas, y estas jodidas manchas en el dorso de la mano. En fin, un sitio que a nadie le gusta. Tómatelo con calma. Descarrilar es aún peor. Tchac-tchac-tchac.

Iván Rojo


miércoles, 7 de enero de 2015

WENDIGO por Vicente Muñoz Álvarez.



Para Algernon Blackwood 
& Carlos Castaneda

No debería tomar más peyote, piensa Klaus recordando su última cura con el brujo Genaro hace unos días, mientras apura con manos temblorosas una botella de whisky, no debería tomarlo más, al contrario de lo que el viejo me aseguró, cada experiencia es peor y más delirante, y las bajadas duran semanas... Piensa esto, Klaus, apurando nervioso la botella de whisky, mientras aviva en medio de la llanura las llamas de su fogata, que apenas alcanzan a iluminar unos metros de pradera en la noche... Más allá, todo inmensidad y negrura... y alaridos de coyotes y chotacabras... o de espíritus vengativos... Maldito el día en que nos encontramos a aquel indio, masculla entre dientes, todo desde entonces ha ido de mal en peor... Y acto seguido recuerda por enésima vez la historia: aquel piel roja enloquecido que se encontraron en las montañas, mientras bateaban un río de aguas heladas, sangrando por los ojos y con los pies llenos de quemaduras, aullando la palabra Wendigo... Se abalanzó sobre ellos como una bestia herida, seguramente pidiendo auxilio nomás, pero Warren perdió los estribos al verle desencajado y vociferando de aquella manera y le incrustó una bala entre las cejas... Y después las desapariciones: el propio Warren, primero, y luego Jack y Peter, silenciosamente y sin dejar rastro, en plena noche y mientras dormían, hasta quedarse él solo en las montañas... Y a continuación, ya de vuelta a casa, tras salir no sabe cómo del bosque y alcanzar las praderas, la paranoia y el miedo: esa sensación continua de sentirse observado y los silbidos ominosos del viento... Y el peyote de Genaro como remedio contra el terror después, que en el fondo, cree, le está volviendo más loco todavía... Todo esto piensa Klaus junto a su fogata esta noche, de regreso de la cabaña del brujo al otro lado de la frontera, mientras aviva atemorizado las llamas y apura compulsivamente la botella de whisky... Las curas de peyote que el brujo le recomendó no están surtiendo el efecto esperado, más bien al contrario, por más que le insista Genaro, están potenciando sus fobias... Sobre todo las últimas veces (y van ya cerca de diez), especialmente traumáticas, con aquellas visiones de un ser mitad hombre mitad coyote devorando su corazón... Que eso le hará enfrentarse a sus fantasmas, le asegura Genaro, que pronto los conjurará, que sea paciente y perseverante, dice, pero Klaus siente cómo con cada nuevo viaje pierde más la cabeza y se acentúan sus miedos, como en este mismo instante, de regreso de la cabaña del brujo a su casa, percibiendo cada vez más cercana la presencia de ese maligno ser... No debería tomar más peyote, piensa junto a la hoguera, mandaré al carajo al viejo, no creo ya en sus monsergas... Eso se dice Klaus tembloroso, mientras apura la botella de whisky a la luz tenue de las llamas, cuando una ráfaga de viento helado apaga de súbito la fogata sumiéndole en la oscuridad... El terror y la histeria se apoderan entonces de él... Y arranca, como alma que lleva el diablo, a correr sin rumbo en la noche...

Vicente Muñoz Álvarez, de Vinalia Trippers: Duelo al sol (Producciones Vinalia Trippers, 2014).

Ilustración by Toño Benavides



viernes, 2 de enero de 2015

EL NIÑO DE ARENA: Carlos Iglesias Díez.




LUNA LLENA

En silencio, devoro recuerdos
a dentelladas;
en mis manos, los lápices
son jirones de otras lunas.
La palabra
-lobo-
acecha.
Y con los restos de la noche
me afilo,
una vez más,
las garras.


NAVAJAS

La calle abrió su vacío de zanjas;
la luna se dejó la piel al resbalar
en los escaparates;
las palabras huyeron como ratas asustadas;
cada nuevo paso me devolvía una piedra;
y la navaja me hirió,
afilada con la luz
de mis propios gritos.


Carlos Iglesias Díez, de El niño de arena (Ateneo Obrero de Gijón, 2012).

martes, 30 de diciembre de 2014

LA FUERZA DE LOS DÉBILES por Eva Vaz.




Yo he podido
con el peso de mis treintaypocos kilos
y descomponer
la radiografía de la muerte.

Yo he podido derrotar
a los poderes de la anestesia
y correr pasillo arriba
tras las sombras de las sondas
prolongando mi cuerpo,
y lavarme el pelo sucio.

Yo he llorado con dignidad
la muerte ajena
como parte de mi propia muerte
y reconstruir con paciencia
el pedazo de amor amputado.

He podido vencer al vacío, al terror,
a la desgana
y buscar raigambres.

Pero no he podido
yo no he podido
masticar mis miserias
y suplicarte que no te fueras.

Ahora te suplico, vida mía,
que te vayas,
que dejes estos huesos
para otro perro.


Eva Vaz


lunes, 29 de diciembre de 2014

LA LOCURA


Próximamente en la Tierra

La nómina:

Berta Mesa Cujean, Garazi Gorostiaga, Mareva Mayo, Princesa Inca, Adriana BC, Anna Genovés, Begoña Callejón, Felipe Zapico Alonso, Mar Benegas, Mar Cantón, Vicente Muñoz Alvarez, Volúbulis Tres Jardines, Jorge Tamatz Juanes, Iván Rojo, Eva Gallud (Ave Omno Gratia), Alfonso Xen Rabanal, Sylvia Ortega, Noelia Oc, Ruben Darío (Excodra Literatura), Raquel Delgado, Ana Patricia Moya Periquilla Los Palotes),Ernesto Guzman, Joh Espinosa, Esther Eo, Denisse Sánchez, José Manuel Vara.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

LOS MEJORES POEMARIOS de 2014 según ES_CULTURA USJ MAGAZINE.



Sí, queridos lectores, ha llegado el momento ver todo lo que se ha publicado en 2014 y lanzar nuestro ranking. Ya sé que no va a ser del gusto de todos, que algunos que deberían estar no aparecerán y que a alguno de los que selecciono le veréis algo que no os convence, pero este asunto de las listas implica asumir que el gusto de quien la realiza la convierte en un elemento arrojadizo contra todas las direcciones y expuesto a todas las críticas posibles. Aunque lo parezca, no me estoy disculpando, solo os digo que sé lo que va a pasar, pero teníamos tantas ganas de llegar a este punto que la directora de contenidos no ha podido (ni ha querido) decirme que no, así que vamos allá. Como solo puedo citar diez, y no quiero dejar de mencionar algunos de los libros que mejor me han acompañado, me voy a permitir un párrafo lleno de menciones como el estupendo, y tierno como solo ella sabe serlo, Ser como el pan (ejemplar único, 2014) de Carmen Beltrán; el poemario de Enrique Villagrasa, Lectura del mundo (Isla de Siltolá, 2014) del que ya he escrito en algunas ocasiones este año, Documentum (Torremozas, 2014) de Sara Herrera Peralta por lo que supone una pieza más en un proyecto poético emocional y lleno de vida, y Anillos de Saturno (Baile del sol, 2014) de Sonia San Román, por esa brutal y honesta autenticidad que tanta falta nos hace.

Estos son los diez mejores poemarios de 2014, sin orden aparente, o sí, o no, no lo sé, pero son los diez libros que me han hecho pasar días estupendos, tardes interminables y noches colgado de un hilo tratando de entender qué hacemos todos en esta historia (en la de la literatura y en la otra):

-La eterna cualquiercosa, Martín-López Vega, Valencia, pre-textos, 2014

Por todo lo que dije en la reseña publicada en esta misma revista no hace demasiado, y también por eso que hace tan bien este poeta: ofrecer al mundo una inmensidad de referencias y registros, y porque en otra vida, o en esta misma yo querría ser Martín López-Vega (todos lo sabéis).

-¡Y pum! Un tiro al pajarito, Sandra Santana, Madrid, Arrebato Libros, 2014

Quizá por ser el poemario más fresco, intenso y sorprendente que recuerdo desde Pequeños círculos de Alberto Santamaría. Sandra Santana sabe poner el dedo en la llaga, sabe ver el mundo tal y como es, con todos sus matices y reímos con ella descubriendo cuál es el lugar que ocupamos en el mismo.

-Prohibido silbar, Sofía Castañón, Tenerife, Ediciones Baile del sol, 2014

Porque hacía tiempo que no leíamos un poemario suyo, y porque junto a su documental, Se dice poeta, es una de las voces más necesarias de la poesía española. Su obra, su compromiso y su actividad poética nos ayudan a todos.

-Chatterton, Elena Medel, Madrid, Visor, 2014

Un nuevo libro de Elena Medel siempre supone varios retos a la vez: siempre es un ejercicio de madurez poética a pesar de su juventud, es un ejercicio renovador dentro de su propia estética, y su voz va tomando matices que la han convertido, probablemente, en una autora necesaria en toda biblioteca que se precie.

-Cincuenta poemas. Antología personal (1989-2014), José Luis Piquero, Isla de Siltolá, 2014

Porque José Luis Piquero es uno de los poetas españoles vivos más interesantes, audaces y libres. Porque sus poemas inéditos muestran algo de lo que ha de llegar cuando tenga que llegar, sin precipitaciones, y está llamado a ser tan inmenso como lo que anteriormente ha publicado.

-Poesía completa, Boris Vian, Sevilla, Renacimiento, 2014

Este proyecto es tan monumental como necesario. El trabajo realizado por su traductor, Toni Tello, creo que es merecedor del Premio Nacional de Traducción. Y la cosa viene de lejos, cada uno de los trabajos que ha realizado últimamente han sido extraordinarios.


Por su sobriedad, y la habitual demostración de que el poeta es hijo de su tiempo y sus referentes son los de cualquiera de nosotros. Por su clase, una elegante mezcla de todas sus lecturas (que son muchas) y la convivencia con referentes cinematográficos y musicales que arrojan un mosaico cultural moderno y atinadísimo.


Por su autenticidad, por esa sensación al leerlo de que el tiempo pasa pero no afecta en absoluto a la fuerza expresiva de uno de los iconos generacionales de la literatura underground en España.

-Skinny Cap, Martha Asunción Alonso, Sevilla, Libros de la Herida, 2014

Porque su voz es absolutamente distinta a la del resto, y el libro es un magnífico ejercicio de libertad creativa; también por su propuesta poética y estética cargada de referentes y propuestas sorprendentes.

-Hasta aquí, Wislawa Szymborska, Madrid, Bartleby, 2014

Se acerca el día, y al fin podré contar todo lo que han conseguido las traducciones de Szymborska en la poesía española contemporánea (joven y no tanto). Magistral. Una dimensión poética que parece inalcanzable y que nos encanta en las voces de Abel Murcia yGerardo Beltrán (Xavier Farré, también te queremos).


Nacho Escuín, es_Cultura USJ Magazine


lunes, 22 de diciembre de 2014

EL LADRÓN DE SENTIMIENTOS: Prólogo.



Una de las experiencias más gratas de este solitario oficio nuestro, la poesía, es constatar cómo otros compañeros del gremio, los más cercanos y queridos, evolucionan y crecen poema a poema y verso a verso, como poetas, primero, y en consecuencia (porque qué es la poesía - al menos la mía, y creo que la de Felipe también- sino autodescubrimiento, exorcismo y catarsis), como individuos. Es algo que no deja de fascinarme y sorprenderme, a nivel sociológico y emotivo (además de poético), porque las vueltas que da la poesía y la vida, siempre imbricadas, son azarosas e imprevisibles y nunca se sabe muy bien hacia dónde van dirigidas. Ventajas que tiene sin duda el conocer personalmente a un poeta: poder contemplar (y leer), digo, su evolución, y ser testigo de la materia prima que nutre sus versos.

Autodescubrimiento, exorcismo y catarsis, como antes mencionaba, son tres de los pilares esenciales de la poética de Felipe J.Piñeiro, sobre los cuales, pacientemente desde hace años, construye el edificio de su poesía y el de este libro (su segundo poemario, tras el ya lejano Pensamiento en la oscuridad del ser) en concreto.

Autodescubrimiento: porque Felipe, no me cabe duda, es de ese tipo de poetas para los cuales la poesía es algo más que un mero ejercicio de contemplación y estética, convirtiéndose en una forma de enfrentarse a sí mismo y, por extensión, también, al resto de la sociedad.

Exorcismo: porque mediante la escritura, y tras la indagación interior, Felipe conjura sus demonios y miedos, traumas y frustraciones, en un proceso terapéutico de autosuperación personal.

Y catarsis: porque de la contienda, de esa lucha contra sus propios fantasmas, surge un hombre nuevo, más sobrio y seguro, íntegro e iluminado.

Como el propio título indica, El ladrón de sentimientos es un catálogo de estados de ánimo y emociones: desamor, inquietud, nostalgia, dolor, trances y amnesias, pero al mismo tiempo ilusión y esperanza, seguridad, confianza y fe. Como un darle la vuelta a la piel y colocar cuidadosamente las vísceras, para reanudar a continuación el camino con las pilas recargadas y la cabeza bien alta.

Más, pues, un libro de sensaciones que de discursos, de intuiciones que de anécdotas, de ensoñaciones que de certezas, de preguntas que de respuestas; más, en definitiva, un poemario de lucha y deriva que de adoctrinamiento y estilo.

El autor, como nos enseñó Baudelaire (de quien tomo prestado, porque me parece que le va como anillo al dedo, el título de este esbozo de prólogo), para bien o para mal y con todos los riesgos que ello implica, nos muestra sin pudor su corazón al desnudo, la ternura y el furor de sus entrañas, en una especie de autoinmolación redentora que le reconcilia con la vida y el mundo.

Mientras nosotros, sus lectores y amigos, saboreamos la belleza desoladora y casi salvaje de sus versos, él, Felipe, como un ave fénix (o como un guerrero y hombre de conocimiento, que diría nuestro admirado Castaneda), resurge de sus propias cenizas y sobrevuela radiante las ruinas...

Pura Vida & Poesía, en suma.

Bienvenidos a la Ensoñación.


Vicente Muñoz Álvarez, prólogo a El ladrón de sentimientos, de Felipe J.Piñeiro (Eolas Ediciones, 2014).

Presentación en León



domingo, 21 de diciembre de 2014

EL AMOR ES UN REVOLVER CARGADO POR EL DIABLO



Imagina que entras en tu casa y te encuentras a tu mujer follando con un payaso. Aunque pienses que se trata de un hecho imprevisto, de algo que no esperas que pueda llegar a ocurrir nunca, en el fondo sabes que existe la probabilidad de que pueda llegar a pasar, como cualquier otra cosa en la vida. Así que imagínate por un momento esa escena, aunque nunca antes se te haya pasado por la cabeza. Digamos que se trata de una probabilidad entre millones de sucesos aleatorios que pueden sobrevenir, pero que de repente sucede, porque el azar, en ocasiones, se presenta de esta manera; de la forma más imprevista que uno ni siquiera es capaz de sospechar 

El amor es un revolver cargado por el diablo, José G. Cordonié


viernes, 19 de diciembre de 2014

DUELO AL SOL: Hoy en León.



Cita con el número 13 del fanzine 
‘Vinalia Trippers’

Diario de León, 19/12/2014

El número 13 del fanzine Vinalia Trippers, dedicado en esta ocasión al Salvaje Oeste, se presenta hoy a las 20.30 horas (entradas a 5 euros) en el Gran Café, un acto que contará con las actuaciones de Los tres Norteamericanos y Astray & los Impasibles. Casi un centenar de tripulantes entre narradores, ilustradores y poetas participan en este número especial con el que el fanzine celebra sus dieciocho años. Asimismo, el suplemento Poemash, titulado esta vez Deseo de ser piel roja, está dedicado a los indios norteamericanos y al poeta recientemente fallecido Leopoldo María Panero.

DIARIO DE UN ESCRITOR COBARDE: Booktrailer.

ENTREVISTA A JULIO CÉSAR ÁLVAREZ




Hay que ser muy valiente para mostrar un diario en el que se reconozcan los miedos propios y ajenos. Eso es lo que ha hecho Julio César Álvarez en el recién publicado ‘Diario de un escritor cobarde’ (Ediciones Lupercalia). Un libro de introspección, realidad y ficción para tiempos inciertos. Acompañamos al autor en el diván.

Por David Acosta.

Agitador cultural incansable y escritor de merecido y creciente prestigio, Julio César Álvarez (León, 1978) vuelve a deleitarnos con su recién publicado ‘Diario de un escritor cobarde’ (Ediciones Lupercalia). Un libro en el que se descubren sentimientos y vivencias reales sazonadas, eso sí, con algo de ficción. Este psicólogo de profesión es ahora el que se acomoda en el diván. Y su diario, un espejo en el que mirarse en tiempos de cambio e incertidumbre. Este viernes 19 de diciembre, a las 20 horas, el autor presenta su nueva obra en Madrid, concretamente en la vermutería Pop Up de THE HOVSE (General Arrando 40, Metro Rubén Darío). Antes del evento, le sometemos a nuestro interrogatorio. 

-El título de uno de sus libros recogía la frase ‘El tiempo nos va desnudando’. En esta ocasión parece que se ha querido usted adelantar a los acontecimientos porque nada es más íntimo que un diario…

-Exacto. El diario es el género íntimo por excelencia. Y los desnudos, entre más naturales, mejor. Aunque luego hay muchas trampas en estas nuevas páginas. Elegir qué se muestra y qué no es todo un arte.

-Sabemos de su admiración por determinados escritores que han publicado sus reflexiones más personales. ¿Por qué sumarse a esa línea en este momento de su obra? ¿La deformación profesional ha tenido algo que ver?

-Creo que en el diario se mide la calidad de un autor, su estilo y sus rasgos literarios. Algunos de los escritores que más admiro, en el fondo, nunca han dejado de hacer un continuo diario. Y pienso en Henry Miller, por ejemplo. Por otra parte, mucha de la literatura contemporánea es puramente psicológica. Casualmente soy psicólogo. Pero la literatura, como la psicología, son herramientas para conocerse. Esa es su única función.

-Realidad y ficción se dan la mano en ‘Diario de un escritor cobarde’. Difícil hablar de porcentajes en literatura pero, ¿quién gana el pulso en este libro? ¿Cuánto hay de verdad y cuánto de invención?

-Creo que en esa deformación entre realidad y ficción está la sustancia de este libro. Al igual que Woody Allen, juego con mi personaje-ficción de escritor y con mi propia vida personal. Por supuesto hay algo de ambos. Aunque creo que al lector sólo le interesa reencontrarse consigo mismo en los libros. Es más, lo entiendo y lo estimulo.

-Conociéndole a usted como le conozco (recordamos a nuestros lectores que usted colabora en esta santa casa) me cuesta imaginarle asustadizo. ¿Por qué lo de “escritor cobarde”?

-Creo que todos somos cobardes, en mayor o menor medida. Y un escritor no es una excepción. Permitimos que todo siga igual. De hecho, intentamos acostumbrarnos a la injusticia y las desigualdades. Incluso nos esforzamos en ello. Lo contrario, nos dicen, es ingenuo. Cuando lo cierto es que la vida se convierte en algo desagradable porque todos nosotros lo permitimos.

-Admito que últimamente tengo la sensación de necesitar un diván con urgencia. ¿Leer las experiencias de otro puede ayudarle a uno a conocerse mejor?

-Por supuesto, creo que en la vida de otros es donde mejor reflejamos la nuestra. Somos prácticamente ciegos a nuestros propios errores. Nos parecen naturales, inevitables. En los otros nos reencontramos a nosotros mismos. Sus errores son los nuestros. Y un diario es el terreno perfecto para experimentar eso.

-Oiga, su carrera literaria ya contiene libros para todos los gustos y géneros. ¿Le da repelús lo de repetirse?

-(Risas) Supongo que es un riesgo, claro. Aunque también creo en el instinto de escritor. En el modo de aventurarse en nuevos caminos y perspectivas. Aunque no hay que olvidar, como decía alguien, que uno siempre está escribiendo el mismo libro, una y otra vez. Mejorándolo, claro.
“Creo que en sus diarios es donde se mide la calidad de un autor. La literatura, como la psicología, es una herramienta para conocerse”

-¿Qué ha cambiado en Julio César Álvarez durante la precrisis, la crisis y la postcrisis? ¿Se reconoce usted a sí mismo en el espejo?

-Creo que todos hemos cambiado. La etapa de bonanza económica fue un espejismo. Lo natural es estar en crisis. Absolutamente todos nos acomodamos, la literatura incluida. A los libros también les toca reflexionar sobre el presente y el futuro que deseamos. Las palabras siguen teniendo un enorme poder.

-¿Y qué me dice de esta sociedad en la que vivimos? ¿Tan mal estamos como algunos dicen?

-Decía Bertolt Brecht que “la crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”. En esas estamos. Creo que detrás de todo hay una crisis generacional. Nuestros padres no confían en nosotros para un relevo. Cuando lo cierto es que su modelo ya no funciona.

-¿Hay esperanza hoy día para los contadores de historias, o los escritores comienzan a ser héroes olvidados?

-Creo que toda cultura necesita ser contada. Y la nuestra no es una excepción. Recientemente se ha dado un repunte de la poesía. Y no me parece casual. La gente necesita sentir su vida como algo épico, quizá para compensar el desgaste y la decepción. Lo que está claro es que necesitamos ser contados. Sobre todo para comprendernos y que nos comprendan. Y eso no lo consigue ninguna forma de arte como la literatura, en todas sus posibilidades.

-Lo de la música es mucho más que una droga para usted. Digo yo que en este libro no faltarán referencias o vivencias sonoras…

-Por supuesto, mi vida está hecha de música. Y un libro así tenía que reflejarlo. Hay mucho eclecticismo. Desde The Smiths que abren el libro, pasando por Black Rebel Motorcycle Club, Pulp, Spacemen 3, The Cure, Depeche Mode o Jeremy Jay. No entiendo una vida sin música.
“Todos somos cobardes, en mayor o menor medida. Y un escritor no es una excepción. Permitimos que todo siga igual”

-Si le pongo en la disyuntiva de elegir tres bandas o músicos favoritos y tres escritores idolatrados, ¿cuáles me diría?

-Siempre es difícil responder a eso. The Pastels, The Jesus and Mary Chain o The Smiths me parecen imprescindibles. Y en cuanto a autores de referencia, nunca he dejado de admirar a Norman Mailer, Bret Easton Ellis o Francisco Umbral.

-Siendo usted inquieto por naturaleza, me atrevería a aventurar que anda ya metido en algún nuevo proyecto. ¿Acierto?

-Así es. Aunque tengo varios proyectos en el cajón, todavía no tengo decidido por cuál decantarme. Ya digo, creo mucho en el instinto literario. Todo aparece a su tiempo.

-La última. ¿Qué vivencia o experiencia futura le gustaría escribir en su diario?

-Me gustaría escribir la experiencia del fin del mundo. Sería un honor ser el último escritor. Y hacer con ello algo de cierta calidad. Aunque nunca nadie lo fuera a leer.



miércoles, 17 de diciembre de 2014

LOS TRIPULANTES COLONIZAN LA FRONTERA


Vicente Muñoz y sus centauros cogen la diligencia y presentan ‘Duelo al sol’.

Cristina Fanjul | Diario de León 16/12/2014

«Me llamo Vicente Muñoz y hago westerns». Esta podría ser la frase con la que se presentara el escritor leonés. No en vano, el artífice de Vinalia vive siempre en la frontera, un concepto en el que se pueden englobar diversas realidades, como pioneros, como épica, como colonización, como fracaso, como soledad; no en vano, la irrupción de la novela del Oeste en la cultura popular llegó de la mano de autores que publicaban en las revistas pulp después de la Primera Guerra Mundial.

Tras el éxito de Spanish quinqui, el grupo de tripulantes capitaneado por Vicente Muñoz vuelve a embarcarse en un viaje hacia una realidad literaria casi olvidada.

En la frontera

En esta ocasión, el fanzine con más poso de la provincia se traslada a la frontera, para recrear la estética y las historias que forjaron un modo inédito de entender la vida que, si bien relacionamos con el oeste americano, se explica en todos aquellos momentos históricos en los que se produce un cambio de ciclo, cualquier estado de ánimo, cualquier situación en la que el mundo se mueve bajo tus pies. El nombre elegido para este nuevo número de Vinalia es Duelo al sol, un ejemplar imprescindible en el que se han congregado alrededor del fuego literario los mejores narradores, poetas e ilustradores subterráneos de este país. Y, en este mundo, en el que los colonos vivían siempre con el fusil desenfundado, nada mejor que dedicar el número de Poemash al autor fronterizo por excelencia: Leopoldo María Panero.

Sesenta y cinco escritores, entre los que se encuentran el propio Panero, Gsús Bonilla, Toño Benavides, Nacho Abad o Ana Curra, y 34 ilustradores participan en este número con el que la compañía de Vicente Muñoz cumple su décimo octavo aniversario.

La primera fase del Vinalia se prolongó hasta el 2005. Fueron diez números que marcaron época. En sus páginas crecieron escritores que luego se convertirían en estrellas, como Hernán Migoya, e ilustradores como Miguel Ángel Martín y Toño Benavides. Fueron capaces de crecer porque fabularon con todo lo que quisieron, sin censura ni cortapisas de ningún tipo. Para todos ellos, Vinalia fue una nave hacia lo desconocido. Los fanzines nacieron empapados de la tradición pulp norteamericana, del realismo sucio, del porno y la ‘literatura de la noche’.

Ahora, descubren una nueva realidad en la que encajan: el western que, al final, como ellos mismos aseguran, solo es un medio, una escusa para contar una buena historia.



cover by Toño Benavides

Presentación en León:
Viernes, 19 de diciembre, Gran Café.


Nota de prensa


POEMARIO YONQUI: Booktrailer.

POEMARIO YONQUI: David Martín Surroca.