viernes, 24 de marzo de 2017

PELÍCULAS QUE ERIZAN LA PIEL

Resultado de imagen de crescendo 1970

CONJUGACIÓN SIMPLE por VÍCTOR PEÑA DACOSTA


la huida hacia delante-victor peña dacosta-9788416210350

Lo mejor del pretérito imperfecto
es su capacidad de convertir
hechos triviales en unas memorias
interesantes o en un poemario
confesional, a medio camino entre
las cosas que mi madre nunca supo
y las que mis nietos deberían saber.

Víctor Peña Dacosta, de La huida hacia delante (La Isla de Sitolá,2014).

https://www.casadellibro.com/libro-la-huida-hacia-delante/9788416210350/2486883

jueves, 23 de marzo de 2017

NO SE HABLA por PEDRO CÉSAR A. VERDE



Cuando se come
no se habla

Te dice
un dedo
erecto

Y aprendes
a callar

A tragar
en silencio

Y a escuchar
tus palabras
rompiéndose

dentro


Pedro César A. Verde, de Retrovisor (Canalla Ediciones, 2016).

https://www.canallaediciones.com/cat%C3%A1logo-tienda-online/poes%C3%ADa/retrovisor/

miércoles, 22 de marzo de 2017

HÍBRIDOS RESCATA A VÍCTOR ISRAEL



El Teatro San Francisco proyecta hoy, a las 21.00 horas (entrada gratuita) dentro del ciclo ‘Híbridos’, el documental ‘Los perversos rostros de Víctor Israel’, realizado por Diego López y David Pizarro, que muestra la trayectoria cinematográfica del inolvidable actor catalán Víctor Israel, personaje clave en la historia del fantaterror de los años 60 y 70. Un merecido tributo a tan insigne actor, que siempre estuvo ahí, pero que, quizás, como relata el documental, no estuvo aprovechado como era debido. El documental Los perversos rostros de Víctor Israel es un repaso a través de los géneros en los que trabajó, y que sirve como homenaje, a la carrera del actor catalán Víctor Israel. Un actor que trabajó, desde los años sesenta hasta poco antes de fallecer, en cerca de 200 películas. Diego López es editor desde el año 2005 del fanzine ‘El Buque Maldito’ y desde el 2010 es el programador de la sección Brigadoon del Festival de Sitges.



viernes, 17 de marzo de 2017

BAJO PENA DE MUERTE por JORGE M. MOLINERO



El emperador
ha prohibido
bajo pena de muerte
escribir poemas tristes

Mostraré entonces
mis huecas manos

Mi cuello desnudo
espera tranquilo
la soga


Jorge M. Molinero

jueves, 16 de marzo de 2017

HÍBRIDOS 2017: Los perversos rostros de Víctor Israel.



LOS PERVERSOS ROSTROS DE VÍCTOR ISRAEL

Alzamos el telón con ‘Los perversos rostros de Víctor Israel’, un documental realizado por Diego López y David Pizarro, que muestra la trayectoria cinematográfica del inolvidable actor catalán Víctor Israel, personaje clave en la historia del fantaterror de los años 60 y 70. Un merecido tributo a tan insigne actor, que siempre estuvo ahí, pero que, quizás, como relata el documental, no estuvo aprovechado como era debido. Diego López es editor desde el año 2005 del fanzine El Buque Maldito. Ha colaborado en diversas publicaciones nacionales e internacionales como Gorezone y Scifiworld, también en los portales de Internet Fangoria y Almas Oscuras. En el año 2013 publica Silencios de Pánico y desde el 2010 es el programador de la sección Brigadoon del SITGES-Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya. Proyección del documental ‘Los perversos rostros de Víctor Israel’ y posterior charla-coloquio con un invitado de lujo, Diego López.

Miércoles, 22 de marzo
21.00 h.
Teatro San Francisco. C/ La Corredera, 1. León

Entrada gratuita

Organiza: Concejalía Cultura Ayto. León.
Coordinan: Silvia D Chica y Vicente Muñoz Álvarez



miércoles, 15 de marzo de 2017

MORIR TRANQUILO: Unai García.



Eli lo tiene todo para ser feliz. Posee una esposa atractiva, un hijo maravilloso y un puesto como directivo cuyo sueldo le permite, entre otras cosas, disfrutar de una casa de dos plantas en una urbanización de lujo. El problema es que la crisis de los cuarenta de Eli está a punto de echar a perder su matrimonio. Discusiones, coqueteos con el alcohol, arriesgados escarceos amorosos... Al llegar a casa, Eli confirma su presentimiento: un tipo le espera en su habitación con una pistola apuntándole a la cabeza. Su pasado, por fin, le ha encontrado.

jueves, 9 de marzo de 2017

PGB: Poesía General Básica: Gsus Bonilla.



PUTA POESÍA

Los ojos abiertos y el puño cerrado, los ojos cerrados y el puño abierto, grito y murmullo, silencio y aullido, la sensación de pisar asfalto cuando el horizonte se abre en un campo amplio donde Todo puede florecer bajo la sombra de la nostalgia y del deseo, de la realidad compacta de las calles, de ropa seca tendida bajo la lluvia, de la vida agazapada y escondida, de la sinrazón y de la fantasía, de los recuerdos embebidos y clavados en la retina del recuerdo, de la distorsión laberíntica y obscena en que se ha convertido la Sociedad, de la Verdad pura, que a veces duele y siempre nos hace abrir los ojos, aunque los mantengamos cerrados.

Él lo dice. Nunca calla.

Puto poeta de grito y murmullo, de silencio y aullido, de voz cabal y verdadera en días en los que se arruina la autenticidad al reflejarse en los escaparates, y que resulta difícil de encontrar aunque se persiga, porque las voces parecen ecos que se mezclan, que se imitan, que se mimetizan, que se confunden, que se apagan antes de prenderse.

Si alguien cree que conoce la Poesía y no se ha asomado al universo de Gsús Bonilla, no conoce nada.

El alma en palabras

se hace Poesía

con tiros de posta.


José G. Cordonié

*

APUNTE DEL SETENTA

Nací
en el seno de un establo
donde mi abuelo era propietario de una vaca de manchas negras
y su leche
mi alimento.

Manchada se secó
y fuimos en busca de nuevos horizontes.

Por mi padre sé
que habitamos chabolas construidas a medias
en el estraperlo de la noche y otras veces, las más
la morada hacía equilibrios por el alambre
de un alquiler.
Y como ya apunté en otros poemas
en el camino de la infancia
hasta mi adolescencia
hubo un océano de zancadillas
-posiblemente este principio
no venga a cuento-
y debería de haber empezado
por el suelo:

en el que mi madre
en cuclillas
me cantaba el: jesusito de mi vida
eres niño cómo yo
por eso te quiero tanto que te doy mi corazón
tuyo es
mío no

¡tuyo es, mío no!


me cantaba
para curarme las heridas

y consiguió

levantarme más ampollas.


INVENTARIO UNIVERSAL

La caja, tus zapatos
los gusanos y las hojas de morera.
Mis mariposas.

La casa, la jaula
el pájaro, su trino, el alpiste.
Mis huevos.

La calle, los perros
sus mierdas, el parque
y el arenero.

Mi barrio
el camello, la sed, el agua
y la sal.

La ciudad, los borregos
la lana, el frío
y el lobo.

El estado, sus buitres
el olor, los cadáveres

y más gusanos.

¡El continente!¡El contenido!¡El fuego!

El mundo…
y ese sonido extraño de las hienas
cuando tienen hambre.


TERNA

Cuándo aprendimos a soplar para no quemarnos.
Cuándo empezamos a temer al fuego.
Y el miedo, cuándo heredamos el miedo.

Cuántas heridas primitivas hemos necesitado
hasta concebir una sola señal de peligro, un símbolo
que invite a virar de dirección.

Qué color causó el primer espanto.
Quién nos enseñó el significado del grito,
a caminar sobre brasas.

Y quién
a afilar la tijera, a acercar su filo a la lengua
a apretar fuertemente sus ojos oblicuos.

Quién decidió introducirnos los dedos en la tráquea.
En qué consiste el arte de enmudecer.

Qué altura tiene un precipicio cualquiera.
Qué profundidad un pozo, cuánto mide el vacío
en cualesquiera de sus ángulos.

Un día, con toda seguridad, mirarás hacia atrás
y no habrá nada, ni nadie… o quizá sí y estés tú
y tu poli malo
interrogando a tu propia sombra.


SEÑALES

Sientes que la calma ha llegado.
El tiempo de contar ovejas quedó atrás.
No apagues la luz. No duermas, todavía.
Comienza a enumerar leones.


Gsús Bonilla, de PGB: Poesía General Básica 2017-2017 (La Penúltima Editorial, 2017).

miércoles, 8 de marzo de 2017

TÚ CON MAYÚSCULA por CONCHA GONZÁLEZ FERNÁNDEZ


La imagen puede contener: una o varias personas

Escucha … mujer …
ahora eres tú
la dueña de tus pasos
la que se sucede así misma
desde siempre
la que aporta
la herencia de los tiempos
entre noches y mañanas.

Ahora eres tú
la fisura en el temor
a la tristeza
la voz
la templanza
la calidez de la raza humana
la que había de partir
hacia sus sueños
sin sufrir los retrasos
de los últimos momentos
la que tenía un baúl
de transiciones
repletos de palabras
y silencios.

Escucha mujer
(aunque presumo que
no lo ignoras …)
la lucha ante la vida
la paz ante la muerte
los miedos que se encaran
a tus pasos
para tropezar la ofrenda
con la que sueñas a diario
la huella que reclamas
en el tiempo
en dación a la promesa
de tu vientre
y a lo intenso
de tu abrazo.

Escucha mujer
pues ahora
eres tú
siempre has sido
y serás
TÚ.


Concha González Fernández


HÍBRIDOS 2017: Alex Cooper: Esta noche en León.



El ciclo cultural “Híbridos 2017” cuenta este miércoles 8 de marzo con el músico leonés Alejandro Díez, muy reconocido en la escena mod internacional como alma mater de Los Flechazos. En esta nueva cita en EL Gran Café (León), con formato de charla “Los libros de la era pop. Lecturas adolescentes de un fanático del Planeta Beat”, se adentra en sus primeras exploraciones en el universo literario de la cultura Beat y de los sesenta, así como en los ídolos de juventud que dieron forma a su mundo y a sus sueños. Le acompaña en este viaje al pasado Mario Álvarez, guitarrista de Cooper, su actual grupo. A partir de las 21:00 horas.

Camino Sayago / Tam Tam Press

Para este ciclo, coordinado por los escritores Silvia D. Chica y Vicente Muñoz, y organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de León, Alejandro Diez propone “volar en el tiempo hacia atrás”, aterrizando en su habitación de adolescente, y repasar las lecturas de aquellos años.

Se trata, según explican los coordinadores de “Hibridos 2017”de “un acercamiento personal y subjetivo a los textos de Tom Wolfe, Allan Sillitoe, Colin McInnes, Ken Kessey, James Baldwin o Anthony Burguess, buceando en sus recuerdos y relatando cómo aparecieron todos estos libros en la pantalla de su radar, unas veces referidos en la letra de una canción, otras tras visionar la versión cinematográfica, por ser citados en algún programa de televisión o gracias a alguna entrevista en la prensa underground”.

– ¿Cómo, cuándo y en qué contexto descubres a los primeros autores que te introducen en el universo de los sesenta?

– A mediados de los 80, al acrecentarse en la escena mod el interés por las raíces, por saber cómo había empezado aquel movimiento juvenil. En todas las publicaciones “caseras” que llegaban a mis manos se hablaba de cultura pop, de cine, pintura, moda y fotografía. Y de libros. Fue el pistoletazo de salida para mí.

– Entre ellos se encontraban las novelas de la generación beatnik, ¿Qué te atrajo de ellos su filosofía, o su música? 

– He incluido en mi charla algunas alusiones a la generación beat, sobre todo a Jack Kerouac, principalmente porque sé que a uno de los coordinadores del ciclo, Vicente Muñoz, le encanta ese periodo y pienso que puede provocar recuerdos en todos los asistentes, ya que conozco poca gente que no haya leído “En el camino”. De ellos me atrae su espiritualidad, su libertad y su inconformismo, aunque siento algo de rechazo por el camino del exceso y el malditismo. También destacaría su relación con el jazz, el bebop, y las formas artísticas más contraculturales y experimentales. Yo soy de poco experimentar, pero me gusta descubrir qué han conseguido los demás.

– Otros escritores que te impactaron fueron Tom Wolfe, muy afín a la cultura pop, al menos en los 60 y Anthony Burgess. Dos grandes con dos obras insuperables… La Hoguera de las Vanidades y La Naranja Mecánica. ¿Cómo te aproximas a ellos?

– Tom Wolfe es un escritor icónico en la escena mod, sobre todo por su obra “La Banda de la Casa de la Bomba y otras crónicas de la Era Pop”. Creo que el título ya te da la clave de la importancia que tuvo en mi época de aprendizaje. Burgess me encanta, me divierte y me interesa, en su faceta de escritor y en la de filólogo. Y “La naranja mecánica” está según sus palabras, inspirada en las pandillas de mods y rockers de comienzos de los sesenta, además de en algunos episodios trágicos de la vida de su mujer. Mi acercamiento a Burgess fue a través de la trilogía malaya, “Time for a Tiger” en concreto. Y recuerdo morirme de risa en mi habitación de teenager.

– Ponte por un instante en aquella época, leyendo un libro, escuchando música. ¿Cúales elegirías como los más reveladores? 

– Yo creo que “Absolute Beginners”, de Colin McIness (traducido aquí como “Principiantes”) es el que me resulta más evocador, también porque en aquellos años apareció su versión cinematográfica. La protagonista era Crêpe Suzette, que luego reciclé como personaje para una canción de Los Flechazos. Me imagino revisando las páginas de ese libro en mi cama, con un poster del concierto de Nacha Pop en La Mandrágora sobre el cabecero. Y los Jam sonando en el tocadiscos.

– ¿Aquellas lecturas y nuevos sonidos cambiaron tu forma de ver y vivir la realidad?

– Me ayudaron a construir otra más cercana a mis sueños.

– En qué momento surge el proyecto de Los Flechazos?

– En la última etapa de Ópera Prima, yo monto Los Flechazos con Héctor Escobar con la idea de tener un grupo paralelo con el que hacer versiones y así tocar en fiestas mods de León y de otras ciudades. Al dejar mi banda principal (sería a finales del 86, calculo), me vuelco en Los Flechazos y empiezo a componer para ese proyecto. Las primeras canciones que surgen son “La reina del Muelle” y “Callejear”, si no recuerdo mal.

– En esta cita te acompaña Mario Álvarez que interpretará varias canciones en acústico, ¿Qué temas habéis elegido?

– Habrá tres bloques de música en vivo. El primero para alguna canción de mis ídolos de juventud, el segundo para el recuerdo de Los Flechazos y finalmente tocaremos tres canciones de Cooper, desmenuzando las letras como nunca lo hemos hecho antes.

– Este encuentro programado por Hibridos estará salpicado de anécdotas y algún que otro secreto. Cuéntanos…

– Jajajaja. Los secretos son secretos, vas a tener que venir para escucharlos!!
:
Sobre Alejandro Díez

Alejandro Díez Garín (Alicante, 1967) ha desarrollado una extensa carrera musical, integrado en proyectos tan conocidos como Opera Prima en los 80, Los Flechazos – banda mod de gran repercusión a nivel nacional que funcionó hasta el año 96- y Cooper, su actual grupo. A lo largo de todos estos años no sólo ha compuesto canciones y actuado sin cesar, sino que además ha sido responsable de programas de radio, publicaciones alternativas y fanzines, ha organizado conciertos y hasta fue el impulsor del conocido festival Purple Weekend. Trabajó, además, durante ocho años en el campo de la gestión cultural pública en el Ayuntamiento de León. En la actualidad combina su faceta musical con la labor editorial que realiza al frente de Ediciones Chelsea. Ha publicado numerosas colaboraciones en distintos medios además de tres libros: “Club 45”, “Reflejos en el retrovisor” y “Club 45 Again”, secuela de su primera referencia, todos ellos editados en Chelsea.

“Híbridos 2017”, Alejandro Díez,  “Los libros de la era pop. Lecturas adolescentes de un fanático del Planeta Beat”

Miércoles, 8 de marzo, El Gran Café, 21.00 horas


martes, 7 de marzo de 2017

HÍBRIDOS 2017: Alex Cooper.



Álex Cooper: 
"Teníamos una red social sin necesidad de ordenadores"

Álex Cooper protagoniza la cuarta entrega del programa ‘Híbridos 2017’ con una charla en El Gran Café en la que revisitará las lecturas de su adolescencia que contribuyeron a su percepción del mundo y le impulsaron a formar Los Flechazos

Joaquín Revuelta | La Nueva Crónica, 07/03/2017

El interesante proyecto cultural ‘Híbridos 2017’ retorna este miércoles a su escenario natural, El Gran Café, para recibir a Álex Cooper, que nos propone en esta ocasión "volar en el tiempo hacia atrás" aterrizando en su habitación de adolescente y revisitar las lecturas que le acompañaron en los años en los que descubrió la cultura beat y los sesenta. A partir de las 21:00 horas, con entrada libre hasta completar el aforo de la sala, el público asistente a lo que los organizadores del evento, Vicente Muñoz y Silvia D Chica, han dado en llamar ‘Los libros de la Era Pop’, con un subtítulo que reza‘Lecturas adolescentes de un fanático del Planeta Beat’, podrá escuchar por boca de su protagonista, que no es otro que Alejandro Diez Garín, anécdotas, extractos, secretos y unas cuantas canciones en formato acústico que Álex irá desgranando acompañado de Mario Álvarez, guitarrista de Cooper. "En la charla de mañana en El Gran Café voy a hablar un poco de cómo se gestaron Los Flechazos y cómo al introducirnos en toda la escena mod, que a finales de los ochenta estaba en plena efervescencia, y descubrir todos los fanzines que la gente escribía supuso un viraje hacia la búsqueda de las raíces en los años sesenta. Lo que me encontré en los fanzines mod de aquella época que me ayudaron a formalizar todo mi pensamiento era un interés como universal por la cultura de los años sesenta", señala el músico alicantino afincado en León desde los 14 años, para quien aquellos fueron años de descubrimiento, del arte pop americano, de las corrientes literarias, de la importancia del cine... "Yo que no había tenido grandes intereses culturales hasta entonces, y a través de la música empiezo a abrir puertas, una detrás de otra. Me empiezo a encontrar con diferentes referencias que malamente asimiladas, como son todas las cosas en la juventud, acaban formando parte del universo estético que creamos, Los Flechazos. Entonces ‘La chica de Mel’ es una especie de fabulación mía sobre un cuadro de Mel Ramos o en ‘Viviendo en la Era Pop’ aparece un personaje que se llama Larry Lynch y que es el protagonista de un relato de Tom Woolf, autor de un libro de cabecera para todos nosotros en aquella época, como era ‘La banda de la casa de la bomba y otras crónicas de la era pop’. Así,‘Suzette’, una de las canciones más conocidas de Los Flechazos, es la protagonista de ‘Absolute beginners’ que en España se llamó ‘Principiantes’ y que era una novela de la trilogía londinense del autor Colin Macinnes". 

Lógicamente internet hoy nos ha cambiado la vida porque podemos llegar a todo tipo de información, pero en aquellos años acceder desde una pequeña ciudad de provincias como León a todos estos movimientos no era una tarea sencilla precisamente. "Como decía una de las canciones de Los Flechazos, ‘aquellos cientos de buzones repletos de cartas’, nosotros teníamos una red social sin necesidad de ordenadores. En nuestra pequeña escena mod teníamos conexiones con los mods de Málaga, Barcelona, Madrid, Vitoria, Asturias..., realizábamos viajes, íbamos a fiestas y ellos venían a las nuestras. Así nació el Purple Weekend. Después de que me fuera de viaje a pasar cinco días con gente que apenas conocía en una concentración mod mediterránea que tuvo lugar en Barcelona y a la que acudieron mods franceses, italianos y de toda España regresé a León con la idea de querer hacer algo similar en mi ciudad", recuerda Álex, que reconoce el papel jugado por la televisión a través de programas como ‘La edad de oro’ de Paloma Chamorro en el que «igual veías la actuación de Los monaguillos o de Los Nikis como te ponían un reportaje sobre un artista plástico como Christo o daban a conocer las últimas exposiciones en las galerías madrileñas. De alguna manera te llegaba, aunque a cuentagotas". 

Álex Cooper reconoce que con motivo de la charla de mañana ha estado reordenando sus viejos libros y se ha percatado que del autor que más libros tiene es Anthony Burgess, del que Kubrick adaptó una novela suya que daría lugar a una de las películas más emblemáticas de los setenta, ‘La naranja mecánica’. "Yo estudiaba Filología y fue un escritor que me interesó desde el principio, cuando descubrí que había sido parte muy activa de la elaboración del lenguaje que aparece en ‘En busca del fuego’, de Jean-Jacques Annaud. Como especialista en lenguas indoeuropeas, Burgess asesoró a los actores cómo tenían que gruñir para recrear el habla del hombre prehistórico. Accedí a Anthony Burgess a través de la Trilogía Malaya. Cuando llegué a ‘La naranja mecánica’ ya había visto la película y mi primera reacción ante ella fue de rechazo a la ultraviolencia. No podía fijar de dónde venían las cosas y cuál era el objetivo de lo que allí se planteaba. La lectura del libro me ayudó a comprender mejor la historia y a descubrir que el manuscrito tenía mucho que ver con las peleas entre mods y rockers a principios de los años sesenta en Inglaterra, que fue como la chispa del clima de violencia que se generó por parte de pequeños pandilleros contra la población. Porque la iconografía de la película tiene más que ver con las bandas de skinhead de finales de los sesenta", aclara Cooper, que reconoce conserva todavía los libros de su adolescencia. "De hecho el domingo los puse todos encima de la mesa del salón, les hice una foto y en redes sociales dije que estaba preparando la charla del miércoles. Estaba desesperado porque no encontraba ‘El buda de los suburbios’ de Hanif Kureishi y ‘Ciudad de ébano’, de Colin Macinnes y por suerte me escribió rápidamente Elena, de Los Flechazos, diciendo que los tenía en su casa".




lunes, 6 de marzo de 2017

ADAGIO por MARLUS LEÓN


La imagen puede contener: cielo y exterior

Gritas desde el centro de la tierra
te meces agarrada a un árbol
y sientes que no hay nada bajo los pies
la calma dormida golpea por dentro la cabeza
todo comienza hoy
el fuego y el hielo
maldita sincronía de los párpados
tanta suavidad de algodón
ángeles inertes que te muestran el camino
y unos pasos sin aire
en medio de la noche
todo tan delicado
el perdón la nostalgia la vanidad el ego
reinventar las sílabas
es-tre-llas
nada más que tu voz suspendida
del eco
vacío
vacío sin ti
inventemos el lenguaje de nuevo
amar
ser
sed
universo
gratitud
abrazada sin pulso a ti...

Marlus León


jueves, 2 de marzo de 2017

HÍBRIDOS 2017: Alex Cooper.



ALEX COOPER

LOS LIBROS DE LA ERA POP
Lecturas adolescentes de un fanático del Planeta Beat

Para este ciclo, Alejandro Diez nos propone “volar en el tiempo hacia atrás”, aterrizando en su habitación de adolescente, y revisitar las lecturas que le acompañaron en los años en los que descubrió la cultura beat y los sesenta, impactando en su forma de ver el mundo e impulsándole a formar Los Flechazos. Un acercamiento personal y subjetivo a los textos de Tom Wolfe, Allan Sillitoe, Colin McInnes, Ken Kessey, James Baldwin o Anthony Burguess, buceando en sus recuerdos y relatando cómo aparecieron todos estos libros en la pantalla de su radar, unas veces referidos en la letra de una canción, otras tras visionar la versión cinematográfica, por ser citados en algún programa de televisión o gracias a alguna entrevista en la prensa underground. Escucharemos anécdotas, extractos, secretos y unas cuantas canciones en formato acústico, pues Alex vendrá acompañado de Mario Álvarez, guitarrista de Cooper

ALEJANDRO DIEZ GARÍN (Alicante, 1967) ha desarrollado una extensa carrera musical, integrado en proyectos tan conocidos como Opera Prima en los 80, Los Flechazos - banda mod de gran repercusión a nivel nacional que funcionó hasta el año 96- y Cooper, su actual grupo. A lo largo de todos estos años no sólo ha compuesto canciones y actuado sin cesar, sino que además ha sido responsable de programas de radio, publicaciones alternativas y fanzines, ha organizado conciertos y hasta fue el impulsor del conocido festival Purple Weekend. Trabajó, además, durante ocho años en el campo de la gestión cultural pública en el Ayuntamiento de León. En la actualidad combina su faceta musical con la labor editorial que realiza al frente de Ediciones Chelsea. Ha publicado numerosas colaboraciones en distintos medios además de tres libros: “Club 45” y “Reflejos en el retrovisor” y “Club 45 Again”, secuela de su primera referencia, todos ellos editados en Chelsea.

Miércoles 8 de Marzo, 21:00 h.
El Gran Café (primera planta) – Calle Cervantes, 7, León
Entrada libre hasta completar aforo

Organiza: Concejalía Cultura Ayto. León.
Coordinan: Silvia D Chica y Vicente Muñoz Álvarez


LA VIDA HIBERNA EN EL PENSAMIENTO por RODRIGO GARRIDO PANIAGUA



Existe en los días jóvenes
un insoportable bienestar de respiración profunda
y para siempre.

Uno empieza a tomar conciencia del tiempo
cuando consigue ser consciente de sí mismo.

De la muerte
el hombre sigue estudiando
cómo esquivar su amor calmado.

Me maravillo al pensar
que toda la gente que observo en fotografías antiguas
fue real.

La melancolía
es la atractiva imagen que adquiere
el dolor natural de los hombres.

A todos nos gusta estar a solas
para imaginar el mundo
antes
y después de nosotros.


Rodrigo Garrido Paniagua


miércoles, 1 de marzo de 2017

SURFING ECSTASY: Susana Barragués.



ESTO DICE EL Sol, a través de los ángeles del agua:

Triunfará todo.
Entre la quietud y el movimiento prevalece el que suceda algo.
Entonces no elijas las olas desgastadas ni arrugadas. Coge las olas florecientes.
Eres recta en la tierra y en el agua, pero hay que ser un poco más inteligente que lo inocente puro.
Que se podía cambiar se descubre cuando ya se ha cambiado y a veces es tarde.
Recuerda que todo está en movimiento porque hay sol.
Para que suban las lágrimas a los ojos primero ha tenido que llenarse de agua todo el cuerpo. Sólo lo que rebosa es suficiente.
Detente a pensar si las formas de otras criaturas son más perfectas.
Aléjate de la consolación de haber perdido las olas importantes y sitúate en la verdad de lo que te sucede para que no haya que mendigar historias a los demás.
Sal del agua como si nunca hubieras pisado el mundo.
Cubre el mar con una ligera sábana de viento antes de irte para que la lluvia no perfore la superficie, pues es delicada la película de vida que hay en suspensión y esa película es el halo que puede regenerar el mundo.
No tienes todo lo que necesitas pero la satisfacción constante es un sentimiento fósil y es preferible respirar con anhelos.
No estés en todo y en todas partes pues hay lugares en el universo que no es preciso llenar de nada.
En la séptima estrella detrás de otro Sol en manos de otro Dios diferente también hay playas.
El olvido sólo funciona con lo definitivo y si algo no es definitivo es que va a transformarse en actualidad.
Lo que de verdad te conmueva tirará de tu corazón hacia arriba y dibujará la expresión de devoción en tu rostro.
No sustituyas las verdades pulsantes del corazón por ironías sobre la imperfección de todo. Hay exactitudes muy puras.
En el principio y en el fin del mundo hay lo mismo que lo que hay a la vez.
Una porción de existencia es suficiente.
Es delicado suspenderse de conciencia.
Si hubiera querido que fueras un pez te habría hecho pez.
Si hubiera querido que fueras un ave te habría hecho ave.
No creas que no eres la favorita del Sol.

Susana Barragués Sainz, de Surfing Ecstasy (Ediciones Leteo, 2016).


(El libro)

Surfing ecstasy es la visión poética de la práctica del surf desde la estética de la mística religiosa renacentista. Largas horas de espera y práctica sobre una tabla hasta que llega la ola deseada sobre la que realizar la acrobacia perfecta, permiten seguir los pasos hacia una unión con la divinidad reencontrada en las fuerzas de la naturaleza, tras el cual se alcanza un estado de satisfacción continua –stoke vs éxtasis-. Con un esquema propio de la poesía religiosa: salmos, peticiones, ofrendas y agradecimientos y poemas en prosa mínimamente narrativos, la autora diluye su yo lírico en una voz colectiva de jóvenes surfistas, que renuevan los símbolos místicos con un lenguaje basado en elementos mínimos: sol, olas y espuma. “En verdad estamos dispuestas a padecer frío para que esta fascinación de sal y espuma no tenga fin”, en palabras de la voz poética presente en este libro. “Porque no vamos a volar, no vamos a nadar, vamos a surfear.”

martes, 28 de febrero de 2017

CRIATURAS por JULIA NAVAS MORENO



Criaturas celestiales,
antagónicas o invisibles.
Somos criaturas nacidas
en un acto repetitivo
robado, escabroso o placentero,
fruto de venganzas personales
o de amor sublime
que perdura o se marchita
en el tiempo y la rutina.

Criaturas abandonadas, perdidas
en medio de una avenida o en un bosque;
en un contenedor de basura,
en un hospital de la S.S.
-yo nací en uno privado
de cuervos por enfermeras,
terreno por conquistar
en tierra de nadie-.
Criaturas de palacios de espejos versallescos.

Criaturas hijas de obreros
o de duques y señoritos.
Criaturas sin futuro
y con pasado conflictivo.
Criaturas entre algodones;
criaturas cerriles.
Criaturas generosas,
creativas, subversivas,
adocenadas y sumisas.

Somos el hilo de la madeja
que sostiene paciente
dos manos abiertas y generosas
en paralelo extendiéndose para crear
un complejo ovillo
que contiene
todos los colores de la vida.
Una vez en la máquina tejedora
seremos jersey, chaqueta
o calcetines.
Quizás gorro o manta
que nos salve de la intemperie.


Julia Navas Moreno


Cover by Casilda García Archilla


viernes, 24 de febrero de 2017

CAMINAR SIN SABER HACIA DÓNDE por PABLO GARCÍA MALMIERCA



No nos queda más remedio que pisotear las últimas flores de azahar que brotaron al borde del camino. 
Engullidos por la brea ardiente del engaño, deseamos un fin diferente a nuestra angustia.
La salvación está tan lejos como el amor de tus labios resquebrajados. Necesitamos creer en los lirios ocultos, en el claro detrás de tanto arbusto malintencionado. Caminar sin saber hacia dónde, desgastar la piel de las palmas de mis manos sin tener claro qué bifurcación tomar. 
El ocaso palidece al ritmo desacompasado de mis pasos. Brujuleo, tropezando con mis pies, cansado y aterido, roto y descompuesto.

Pablo García Malmierca


Cover by Ban Sarolta

miércoles, 22 de febrero de 2017

HÍBRIDOS 2017: Vengo buscando pelea.



JUAN DIEGO FUENTES CANTANTE DE DOGO

«Me gusta la vida cultural de León»

Híbridos trae al Gran Café a Dogo, Gonzalo Ordás, Raúl Ortega y Silvia Chica.

Lugar: Gran Café., Hora: 21.00. Entrada: gratuita.

Pacho Rodríguez | Diario de León

La prensa les adjudicó el apelativo de grupo de culto, ellos que sólo querían ser una banda de rocanrol. Pero a día de hoy los sevillanos Dogo y Los Mercenarios responderían a las dos condiciones, visto que pasados los años todavía se les recuerda con intensidad. Juan Diego Fuentes Dogo, cantante y líder de la banda, reside ahora en León, ciudad que ha convertido en su territorio estable. Hoy participa en Híbridos, que programa su tercera sesión en El Gran Café. Y será más un A propósito de Silvio, el rockero también sevillano que figura en lo más alto del santoral crápula y rockero de Andalucía, fallecido en 2001. Pero el Vengo buscando pelea, verdadero título de la cita (21.00 horas), también reservará un espacio para El Ángel, talentoso poeta y compositor que formó parte de Los Escaparates, y que, también desaparecido, fue gran compadre de Dogo. En formato spoken, la palabra, la música, la poesía, se aliarán para hablar de un tiempo en el que el recuerdo verdadero sustituye al homenaje.

—Dogo comparte escenario hoy en Híbridos junto a Gonzalo Ordás, Raúl Ortega y Silvia Chica, coordinadora del ciclo junto a Vicente Muñoz. ¿Es usted muy híbrido?

—Bastante. Cuando dejé el grupo frecuenté el formato spoken, que me gustaba mucho. También soy artesano. Provengo de una familia que hace forja. Y todo lo que sean artes plásticas me interesa mucho. Y también me interesa la cultura que se genera en el rocanrol como cajón de sastre tremendo. Que te lleva a un nivel musical y cultural, de lecturas, de arte en general...

—¿Y Silvio qué era?

—Hablaremos de él, pero hablaremos de Silvio a través de la visión de una época. A mí no me gustan los homenajes. Prefiero recordar. Y con Silvio compartí de todo. Nos recorrimos Andalucía tocando, compartiendo banda, teniendo muchos conciertos y un circuito prácticamente estable. Y con buenos resultados. Sólo por allí, por Andalucía, porque con Silvio era muy poco recomendable pasar de Despeñaperros...

—¿Cómo será esa visión de la época, de los años 80?

—Me interesan los vínculos. Como el que puede haber entre León y Sevilla cuando Kike Cardiaco impulsó casi un intercambio de bandas entre las dos ciudades que hizo que tocáramos juntos con grupos como Deicidas, Los Flechazos... Me interesa también hablar de Smash, el grupo sevillano. Por supuesto, hablar de la Sevilla de aquella época. Y encuentro un vínculo que me apetece mucho que es el de El Ángel. Me parece alguien que tiene poca obra pero una trascendencia tremenda, con un gran pulso poético. El Ángel sí que fue mi hermano en la vida.

—Tiempos o época muy diferente a lo que puede vivir ahora en León. ¿Qué le gusta de esta ciudad?

—De León me gustan muchas cosas. Me gusta su vida cultural. Y mucho la medida que tiene de ciudad. El pulso de una ciudad como Sevilla ya no lo aguantaba. En cambio, en León hay una gran actividad diaria de múltiples cosas. Hablas con alguien de música y lo que tiene en casa es una auténtica colección de vinilos. Si tuviera que echar en falta algo, aunque está el Musac, sería más actividad en torno a las artes plásticas. Aunque comprendo las dificultades que pueden vivir las galerías de arte.

—Y en música, ¿qué opina de los grupos de León?

—Me gustan. Los Cardiacos me parecen una banda que te mueres. Pudieron tener más proyección. Pero Kike Cardiaco me parece un tío de un gran nivel compositivo y alguien a quien respeto mucho.




martes, 21 de febrero de 2017

HÍBRIDOS 2017: Vengo buscando pelea: A propósito de Silvio Fernández Melgarejo.


Silvio Fernández Melgarejo

Dogo, Gonzalo Ordás, Raúl Ortega y Silvia D Chica recuerdan al músico sevillano Silvio Fernández Melgarejo.

Nueva sesión del programa cultural “Híbridos 2017”, este miércoles 22 de febrero en el Gran Café (León), con “Vengo buscando pelea”. Un spoken mixto donde la palabra, la música y la poesía rinden tributo a uno de los exponentes más importantes del rock sevillano, Silvio Fernández Melgarejo. Lo protagonizan la poeta Silvia D. Chica, y los músicos Diego Fuentes (Dogo), Gonzalo Ordás y Raúl Ortega. A partir de las 21:00 horas.
Coordinado por los escritores Silvia D. Chica y Vicente Muñoz, y organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de León, el programa que se prolongará hasta el mes de abril, dedica esta nueva cita al músico sevillano Silvio Fernández Melgarejo (1945-2001). Un rockero de espíritu rebelde y bohemio que, a finales de la década de los ochenta, se convirtió en el embajador de la bohemia sevillana.

Por primera vez, compartirán escenario la poeta Silvia D. Chica (Vinalia Trippers), Diego Fuentes (Dogo) mítico cantante de “Dogo y los Mercenarios”, el guitarrista Gonzalo Ordás, componente del grupo de jazz-blues “Delta Galgos” y Raúl Ortega a la percusión. Una unión temporal para rendir homenaje al músico sevillano y recordarlo a través de los estribillos y letras de sus canciones, fusionadas con poesía y rocanroll.

El Gran Café ha acogido además de este spoklen a propósito de Silvio Fernández Melgarejo, el concierto de El Solito Trovador y la charla del escritor Jesús Palacios sobre cine y esoterismo.

Y el próximo 8 de marzo será el turno de Alex Cooper y sus libros sobre la era pop. Todos ellos, eventos vinculados a la música y la literatura maldita y underground que cambiarán de espacio en las dos últimas citas del programa: el 22 de marzo el director Diego López mostrará el documental “Los perversos rostros de Víctor Israel” en el Teatro San Francisco y el 26 de abril la bailarina y coreógrafa María Cabeza de Vaca presentará la pieza de danza “Let It Happen”, en el Palacio del Conde Luna.


“VENGO BUSCANDO PELEA”. 
A PROPÓSITO DE SILVIO FERNÁNDEZ MELGAREJO

Miércoles, 22 de febrero
El Gran Café (Primera planta). Calle Cervantes, 7. León
21.00 horas
Entrada gratuita hasta llenar el aforo

Organiza Concejalía de Culttura Ayuntamiento de León



lunes, 20 de febrero de 2017

EL RUIDO QUE HACEN LOS TRENES AL PASAR por PEPE PEREZA



Lo que más le gusta a Carmelo es el ejercicio físico. Le entusiasma cincelar cada músculo como si de un escultor se tratase. También, escuchar la radio. Se podría decir que son las dos cosas que más le satisfacen. Con el ejercicio cuida su cuerpo y con la radio su mente. Cree que eligiendo buenos programas se pueden aprender muchas cosas. En ese mismo instante, en la radio, un profesor está disertando sobre la inexistencia del presente. Asegura que el presente como tal no existe. Según sus palabras hubo un pasado y habrá un futuro, pero no un presente. Por lo visto, el cerebro de las personas tarda unas milésimas de segundo en procesar cualquier dato, cuando termina de procesarlo pertenece al pasado. Por ejemplo, alguien te roza la mano. Para cuando eres consciente de que te han rozado ya es un hecho consumado que no pertenece al presente. Cuando más interesante está la charla pasa un tren de mercancías. Uno que debe medir un kilómetro de largo. El tren tarda demasiado en pasar y cuando lo ha hecho el profesor ya ha concluido su razonamiento. Carmelo tiene la firme convicción de que siempre que alguien dice algo interesante en la radio pasa un tren. Y es que vive en un piso de alquiler que está a treinta metros escasos de la vía. Lleva viviendo ahí desde hace cinco años y sigue sin acostumbrarse. Lo peor es por la noche. De madrugada es cuando más se les oye. Al principio salía al balcón. Le gustaba ver a los pasajeros dentro de los vagones. Eran como diapositivas que pasaban a toda velocidad.
-Noventa y cinco, noventa y seis, noventa y siete, noventa y ocho, noventa y nueve y… última.
A Carmelo le encanta acabar una sesión de cien abdominales y notar todos los músculos tensos. Es una sensación que le hace sentir poderoso. Suena el teléfono. Es Martín.
-Paso a recogerte en quince minutos -le dice.
-Ok, te espero abajo.
Martín y Carmelo dejan atrás la cuidad. Dentro de la furgoneta huele a tabaco y a sudor. Carmelo tolera el olor a sudor pero el tufo del tabaco no lo soporta, por eso va con la cabeza asomada por la ventanilla. El viento choca contra su cara y si abre la boca, los papos le inflan con el aire. Le gusta ir con la ventanilla abierta. A Martín no.
-Joder, tío. Estamos a bajo cero y tú con la ventanilla abierta. Como me acatarre será culpa tuya.
Un solitario copo de nieve desciende del cielo para precipitarse directamente en la lengua de Carmelo. Enseguida cae otro y otro más. Según ascienden por la carretera la nevada se intensifica y el paisaje se va cubriendo de blanco. Salen de la carretera general y se adentran por una comarcal que está llena de baches y curvas. A Martín le preocupa la nevada.
-Como esto siga así habrá que poner las cadenas.
Finalmente, llegan a un pueblo situado en plena sierra, a mil ochocientos metros por encima del nivel del mar. En el campanario de la iglesia se distinguen varias cigüeñas. Carmelo escuchó en la radio que ya no migran al sur. Algo relacionado con el cambio climático. La furgoneta sigue por la calzada, pero no se adentra en la villa. Lo que hace es coger un camino adyacente que lleva al bosque. Después de unos pocos kilómetros llegan a un caserón con las paredes de piedra y rodeado de abetos. La furgoneta se detiene a la entrada. Martín baja del vehículo ajustándose el cuello de la cazadora. Se enciende un cigarro y lo apura con prisa. Se acerca a la vivienda y llama a la puerta. Cuando le abren se sacude la nieve de encima y entra. A Carmelo le apetece estirar las piernas. Salta de la furgoneta. Al aterrizar se hunde hasta las pantorrillas. Ha dejado la cazadora en el asiento y solo lleva una ajustada camiseta. Se cuelga de la rama de un abeto y comienza a hacer flexiones. Nunca está de más hacerse una tanda, y si con ello se quita el frío de encima, mejor que mejor. Al llegar a las treinta y cuatro, nota que alguien le está mirando. Es un niño que está junto a las porquerizas que están adosadas al caserón. El niño se acerca. Lo hace tímidamente, pisando la nieve con cautela, como si en cualquier momento el suelo se fuera a abrir bajo sus pies. Se queda parado a un par de metros, observando cómo Carmelo flexiona los brazos. Cuando los bíceps se hinchan por el esfuerzo, los ojos del chaval se abren para abarcar todo el volumen de los músculos. Cuando llega a las cincuenta flexiones da por terminada la tanda. Se descuelga del árbol y relaja los brazos para que la sangre circule por ellos, luego saca bola con el brazo derecho. El niño se acerca aun más. Carmelo aprovecha la proximidad del crio para acariciarle los genitales. A través de la tela del pantalón nota un gusano flácido y minúsculo. Desea bajarle la cremallera, pero antes de que pueda hacerlo el niño se aleja asustado. A mitad de camino tropieza y cae de bruces en la nieve. Rápidamente se incorpora y sigue corriendo hasta que desaparece por la puerta de las cuadras. En ese momento, Martín sale de la casa con un paquete envuelto en papel de estraza. Martín le pasa el paquete, suben a la furgoneta y emprenden el viaje de vuelta.
Antes de llegar a la urbe cogen el desvío que lleva al polígono industrial. Se desvían por el camino que hay junto a la vía del ferrocarril para llegar a un poblado de chabolas que circunda las afueras. Aparcan junto a un patio que está lleno de chatarra. Enfrente está la casa donde se dirigen.
-Quédate aquí y si en diez minutos no salgo entras a buscarme.
-Ok.
Martín sale de la furgoneta con el paquete. Se enciende un cigarro. Siempre se pone nervioso cuando tiene que entrar en ese antro. Después de dar unas apresuradas caladas tira la colilla al suelo y llama al timbre. Le abre la misma gitana de siempre. Entra y se cierra la puerta. Atardece detrás de los tejados de chapa y uralita. Pasa un tren. Las vías están al otro lado del poblado y se escucha con claridad el traqueteo de las ruedas sobre los raíles. A Carmelo se le ocurre que ese tren en breve pasará por delante de su casa. Mira la hora. Han transcurrido más de siete minutos desde que Martín entró en la chabola. Normalmente no tarda tanto. Justo cuando está a punto de preocuparse, se abre la puerta y aparece. Se enciende un cigarro y le guiña un ojo. Todo va bien.
A esa hora el tráfico en la ciudad es un caos, cada dos por tres hay que parar en un semáforo o ceder el paso en las rotondas. Le pide a Martín que lo deje cerca del centro. El resto del camino prefiere hacerlo a pie.
Al llegar al barrio observa que a lo lejos hay un tren detenido No es normal que esté ahí. Algo pasa. Se acerca a curiosear. Al lado de las vías hay algunas personas y junto a la carretera han aparcado varios coches de policía. Por lo que dicen, un hombre se ha arrojado al tren. Hace unos días, Carmelo escuchó en la radio que el número de suicidios ha aumentado en los últimos años. Lo achacan a la crisis y al desempleo. Es triste que suceda esto, piensa. Un poco más allá, se reúne un grupo de niños que llegan atraídos por la curiosidad. Decide acercarse para hablar con ellos.

Pepe Pereza, del blog Asperezas.


viernes, 17 de febrero de 2017

HÍBRIDOS 2017: VENGO BUSCANDO PELEA: A propósito de Silvio Fernández Melgarejo.



VENGO BUSCANDO PELEA

A PROPÓSITO DE SILVIO FERNÁNDEZ MELGAREJO

´Vengo buscando pelea’ es un spoken mixto donde la palabra, la música y la poesía rinden tributo a uno de los exponentes más importantes del rock sevillano, Silvio Fernández Melgarejo (1945-2001), un rockero de espíritu rebelde y bohemio que, a finales de la década de los ochenta, se convirtió en el embajador de la bohemia sevillana. Por primera vez, compartirán escenario Diego Fuentes (Dogo), mítico cantante de ‘Dogo y los Mercenarios’, la poeta Silvia D Chica (Vinalia Trippers), el guitarrista Gonzalo Ordás, componente del grupo de jazz-blues ‘Delta Galgos’, y el baterista Raúl Ortega. Una atmósfera irrepetible que nos permitirá disfrutar, en asombroso directo, la fusión entre poesía, rock & roll, estribillos y letras de un rebelde para siempre, Silvio.

Miércoles, 22 de febrero, 21.00 h.
Gran Café (Primera planta) Calle Cervantes, 7. León

Entrada gratuita hasta llenar el aforo

Organiza Concejalía de Culttura Ayuntamiento de León

Coordinan Silvia D Chica y Vicente Muñoz Álvarez


jueves, 16 de febrero de 2017

HAIKU VOODOO & OTROS HAIKUS por JOAQUÍN PIQUERAS



HAIKU VOODOO

en el embrujo
del instante adoptamos
sueños eternos


HAIKOSIS

torpe asesino
el tiempo, que deja huellas
por todas partes


QUÉ VERDE ERA MI HAIKU

tan solo importa
esa vida que albergas
en tu interior


ME LLAMO GUMP, HAIKU GUMP

es la ausencia
de meta la que me hace
seguir corriendo


HAIKU AFTER SHAVE

no hay más amor
que aquel que permanece
tras el dolor


HAIKU DE CARGO

mientras el tiempo
no testifique en contra
la vida gana


HAIKU ANODINO

un pensamiento
en la vida de alguien, 
apenas nada


Joaquín Piqueras


miércoles, 15 de febrero de 2017

NIÑOS SALVAJES DENTRO DEL POEMA por ROBERTO RUÍZ ANTÚNEZ


La imagen puede contener: noche y exterior

niños salvajes
dentro
del poema
corretead por entre los charcos
nocturnos y descalzos
en los bolsillos
lleváis
los pinceles untados de rojo
robados al delírium trémens de Gauguin (...)
niños salvajes
dejad que el amasijo de pieles y besos
venga del futuro
hacia vuestro pálido presente
dejad que os inunde
la última ola
y cuando no quede nada en pie
acariciad a las bestias inofensivas
que abandonan
en su viaje
los electrones...

Roberto Ruíz Antúnez


lunes, 13 de febrero de 2017

CRIANDO RATAS según GABI OCA FIDALGO


No hay texto alternativo automático disponible.

Podría empezar por el 9. El 10 al fin y al cabo son palabras mayores… Escasas, mágicas inspiraciones que ni siquiera logran esa X, sino que ésta se va labrando poco a poco con el tiempo. Es más. La puntuación en su caso es lo de menos, la película se sostiene por sí misma y no necesita nadie que la salga a defender. CRIANDO RATAS es un fogonazo estratosférico, una cinta que me ha cortado el aliento. Como no puedo escribir una novela, ya que tengo que ser somero y escueto, te diré y confesaré que servidor conoce ese mundo de la raíz a las puntas. Da igual las 1000 viviendas de Alicante que las tres mil de Sevilla, la Rosilla o Barranquillas en Madrid o los ya demolidos Pajaritos en Valladolid. Más grande o más pequeño, todos son iguales por dentro. Supermercados de la droga: Chabolas de Uralita, escombros y hogueras humeando en bidones de gasolina. Un chamizo con una puerta blindada y una piña de porteros que te dan paso al interior: un cuarto pelado, una pared de ladrillo tabiquero al fondo y una ventana fortificada a la altura de la barbilla, ventanuco reforzado con barrotes y adornado con la reja de un encofrado. De un lado la cola que avanza y en el otro la señora de la casa que despacha: una balanza digital, una escudilla con caballo y una bandeja con farlopa, bolsa de plástico del Alimerka y unas tijeras de costura con las que se van cortando bolsitas pequeñas. Los perros ladran, la caravana avanza. A 10 € la micra y a 60 el gramo, arriba abajo en peso calidad y precio de mercado. Pero esto es el poblado, del Puche en Almería a la Mina en Barcelona, los 15 kilómetros de la Cañada en la capital y el puñado de afluentes que no voy a enumerar. Poblados alrededor de los que se extienden los barrios, uno tras otro superando el estatus y adecentando el paisaje hasta llegar al barrio de Salamanca. Eso, o dejar atrás el bullicio y seguir camino hasta alcanzar La Moraleja. Y la moraleja de CRIANDO RATAS podría ser el ya pasado Cine Quinqui, títulos encomiables como Colegas, legendarios como Perros Callejeros, o joyas del género como Deprisa Deprisa. Entonces ese cine denunciaba, y denunciaba el relato trillado de una generación perdida, reflejada luego en lo hijos de esos emigrantes. Emigrantes que cambiaron su famélica tierra por una capital que les iba a entregar prosperidad a manos llenas… pero que solo encontraron el desarrollismo brutal, los bloques de pisos, colmenas subvencionadas a las afueras y ese maldito extrarradio que entregaba las llaves sin tener puesto el asfalto. A la carrera, barrios enteros en tierra batida sin farolas, sin aceras, bloques en los que podías ver la cabeza de un burro asomando en la ventana de un quinto. Seminarios de sotana y crucifijo, escuelas de leche en polvo y estufa esmirriada. Un chabolismo de extrarradio que entregó el relevo con los años a estos hijos del asfalto, hijos del agobio a contrapelo, más rebeldes que sus padres y que no se conformaron. Nacieron las pandillas, creció la delincuencia, los problemas se multiplicaban y así es como llegó el BOOM de la heroína en los 80’TA. Y digo BOOM como suena, con todo lo que significa llegar al Nº1 en las listas. Algo que solo se alcanza cuando tienes poderes solventes cubriéndote la espalda. Y que entienda el que quiera, que a buen entendedor pocas palabras le hacen falta. 

Esto relataba, y a su modo denunciaba, aquel pasado Cine Quinqui que hoy en día recordamos con nostalgia. Neo Quinqui es la etiqueta ahora. Y ojalá prospere, significaría que el género resurge y vuelve para recordar esos hechos, pero imbuido ahora con la sabiduría que otorga el paso y el poso del tiempo. Y CRIANDO RATAS ya ha sido etiquetada en Neo Quinqui. Aunque a mi ver no lo necesita. El film no es Neo. Es PRESENTE y es PRESENTE por derecho. Un Presente que transita por las calles de hoy en día, los caminos de ahora mismo, lo que ocurre de continuo y a diario en cualquier punto de España: La droga, la delincuencia, la miseria; el desencanto y la falta de expectativa en una sociedad cada vez más dividida. Lo increíble de la cinta es su calidad, su realismo. Ya se ha hablado del ínfimo presupuesto, trabas, problemas, escollos. Pero lo que más me ha impresionado, conociendo ese mundo como lo conozco, es la pureza del contenido, la dureza de la filmación, ¡la realidad palpable! Adoro el Cine Quinqui, sí. Pero es de justicia reconocer que hay cantidad de metraje que chirría, cuando no te sonroja directamente. Hablo del elenco, el reparto que nutría esas películas incluyendo a sus protagonistas. Y es precisamente esto lo más valioso de la cinta: ¡El Elenco! ¡El Reparto al completo! Todos y cada uno de los participantes, en todas y cada una de las escenas, está simplemente genial, soberbio de verdad. Hay cuadros en los que he llegado a cuestionarme la cámara oculta, preguntarme si no habrían sido filmados con este medio. Y lo digo con el corazón en la mano. El trío de pirris en su odisea continua, el gitanillo que discute con su tía al inicio de la película… ¡los encuentros, los roces, las peleas!... el chico de las gafas y ese Cristo del que no voy a decir nada. ¿Que hace de sí mismo? ¡Pues vale! Pero el alter ego no deja de ser un personaje, y para bordarlo como lo borda, hay que nadar muchos pedales. Y en fin: El ritmo trepidante, la banda sonora, los diálogos… Una auténtica maravilla que deja el film de Los Compadres en comedia divertida. Y conste que me gustó EL MUNDO ES NUESTRO. Pero puestas en la balanza, es comparar el peso de la inocencia con un certero golpe bajo. Y CRIANDO RATAS es eso: Un certero, necesario y contundente golpe bajo, es una autopsia definida a machetazos, un retablo del presente en el que se mastica el lumpen a bocados. ¿Puntos negativos? Los diálogos son geniales, el problema está en que son tan puros en el argot y se respeta de tal modo el acento, que pierdes mucho diálogo a lo largo del metraje. Algo que sucede, y mucho, con el cine latino, dicho sea de paso. Se apunta con criterio, que la peli carece apenas de guión en su inicio y que es la parte más genuina de la cinta. Que es a partir de la mitad donde se acelera ese guión, o donde el autor parece esforzarse al menos por darle una trama definida. A mi ver, creo que es tan pura en su esencia, tan sincero lo que expone y tan real lo que refleja, que ni siquiera necesita de un guión definido, que podría verse como una sucesión de planos sin necesidad alguna de estar cohesionados. Su afinidad al cine documental y el conocimiento del medio, tienen la fuerza necesaria para dejarte sin aliento. Personalmente creo, que al igual que le colocan la vitola de Cine Quinqui o Neo Quinqui, podrían ponerle el distintivo de ese movimiento que llamaron Dogma 95. Lo que está comprobado es que no deja indiferente a nadie. Y no deja indiferente a nadie por el simple hecho de que es DIFERENTE. Se palpa el amor del autor por el cine, se siente la pasión de todo el reparto al completo. La complicidad en el proyecto. Nadie abandonó el barco a pesar de las tormentas y quebrantos. Siete años de larga travesía y de trabajo, contratiempos, infortunios, zancadillas y un presupuesto de risa. Por no decir que hay spots que triplican presupuesto para filmar 20 segundos anunciando caramelos. Aquí las Ratas no abandonaron el barco. Aquí las Ratas se criaron en la calle y en fríos descampados. Aquí las Ratas, dicho con todo el cariño y todo el respeto del mundo, alcanzaron su destino y saltaron al puerto. Esperemos ahora que sigan trayecto. Se merecen eso y mucho más. Que Venecia, Cannes, la Berlinale y quien se ponga por delante, acoja en sus salas este aldabonazo en las puertas de la realidad. Quedarán impactados, sorprendidos. Disfrutarán con lo que sigo viendo como un honesto y efectivo golpe bajo, un golpe tan brutal como necesario. Indiferentes no les dejará, desde luego. Y eso ya es más, mucho más de lo que ofrecen algunos. Ahora solo queda la pregunta. Si el Autor ha hecho esto, ¿qué podrá llevar a cabo si le ponen en las manos los medios necesarios?


Gabi Oca Fidalgo


miércoles, 8 de febrero de 2017

HÍBRIDOS 2017: Entrevista a Jesús Palacios en La Nueva Crónica.



Jesús Palacios: 
"El zombi es una carcasa vacía que rellenamos con nuestros miedos"

La segunda convocatoria del programa ‘Híbridos 2017’ trae este miércoles hasta El Gran Café a uno de los grandes especialistas del cine y la literatura fantásticos, quien disertará sobre ‘Cine y ocultismo’

Joaquín Revuelta | La Nueva Crónica, 08/02/2017 

Jesús Palacios, una de las máximas autoridades en lo que a cine negro y literatura fantástica se refiere, protagoniza este miércoles a las 21:00 horas en El Gran Café la segunda convocatoria del programa ‘Híbridos 2017’ para hablar de ‘Cine y ocultismo’, un sorprendente recorrido por el lado más tenebroso y menos conocido del séptimo arte. 

– El propio invento del cine tenía ya algo de ensoñación. Supongo que los primeros espectadores que asistieron a las proyecciones de los hermanos Lumière contemplaron entre fascinados y aterrorizados aquellas imágenes naturalistas que mostraban la llegada del tren a la estación.

– Lo que voy a tratar en esta charla, que irá acompañada de imágenes con ejemplos cinematográficos concretos, no es tanto del cine de terror y fantástico que ha tratado la temática paranormal, esotérica y ocultista, que también hablaremos de eso y mucho, sino en general de todas las posibles e imposibles relaciones que guarda el cine con ese mundo del misterio, el esoterismo y los fenómenos extraños, que empieza con el propio invento del cinematógrafo, que prácticamente es un artefacto mágico, sobrenatural en cierta medida, que para los primeros espectadores tenía más que ver casi con la barraca de feria del ilusionista que con lo que ahora conocemos como cine. Y, por otra parte y al mismo tiempo, no deja de haber un elemento inquietante en un invento que es capaz de conservar las imágenes de los muertos, de dotarles de una cierta inmortalidad y de ser capaz de mostrar cosas que son producto de la fantasía, de la imaginación, y a la que los efectos especiales y la propia imagen cinematográfica pues parece darle carta de realidad, de autenticidad. 

– Como aficionado al cine fantástico y de terror me interesa más el que se realizaba en los años 30 y 40 con escasos presupuestos, donde se sugería más que se mostraba, siendo Jacques Tourner el paradigma de este tipo de cine, que el realizado tras la gran eclosión de los efectos especiales. ¿Comparte esta opinión?

– Sinceramente no estoy del todo de acuerdo con esta apreciación. Pienso que el cine fantástico y de terror es muy amplio y da cabida a muchas variaciones y maneras de tratarlo. Ciertamente en los años 30 y 40 el cine del género tenía un determinado estilo, sobre todo el cine que producía Val Lewton para la RKO caracterizado por esa fotografía en blanco y negro tan elegante o el juego de sombras y por el no mostrar. Pero muchas veces tampoco era necesariamente producto de un estilo digamos que consciente tanto como por el hecho de que existía un código de censura muy fuerte, el Código Hays, y tampoco el desarrollo técnico de los efectos especiales permitía crear de alguna forma monstruos o escenas fantásticas con la verosimilitud que pueden tener hoy en día. De alguna manera, el estilo se desarrollaba a partir de esas carencias convirtiendo el defecto en virtud. Pero, no obstante, también pensemos que películas como ‘King Kong’ o como las propias películas góticas de la Universal en su momento eran consideradas paradigmas de mal gusto porque mostraban monstruos y llegaron a tener problemas con la censura. 

– ¿Por qué ‘Freaks’, del director Tod Browning, sigue siendo una obra de culto dentro del género de terror?

– En el caso del clásico de Tod Browning hay un motivo muy poderoso, que es el hecho de que sepamos que los personajes que aparecen en la película no están interpretados por actores maquillados sino que el noventa por ciento del reparto está integrado por auténticos fenómenos circenses. Este hecho hace de la película, aparte del argumento en sí que es muy potente, uno de los pocos ejemplos donde cierta realidad sobrecogedora y que nos provoca un cierto grado de repulsa y fascinación aparece literalmente en pantalla sin trampa ni cartón. Eso lo convierte en una obra de culto totalmente perturbadora. 

– ¿Por qué los zombies, que conocieron su mayor auge en la década de los setenta gracias a directores como George A. Romero, siguen estando tan de actualidad con una gran proliferación de películas y de series de televisión?

– Yo creo que el zombi es un monstruo tremendamente contemporáneo y es sobre todo un monstruo contenedor. Porque en realidad el zombi es todo y nada, no tiene una personalidad definida como pueden tenerla Drácula y todos sus derivados, Frankenstein o el Hombre Lobo. El zombi es una entidad vacía de voluntad propia, una carcasa sin vida que nosotros rellenamos con los miedos que queramos poner en él. 

– La América profunda también ha dado pie a películas emblemáticas dentro del género, como ‘La matanza de Texas’. ¿Qué tiene este entorno que lo hace tan propicio para el cine de terror?

– De alguna manera nos centramos en la América profunda, en el gótico americano, porque es la cinematografía que más lo ha explotado, pero yo creo que ahí lo que funciona fundamentalmente es un cierto grado de miedo del espectador urbanita a una realidad que siendo coetánea nuestra parece que estuviera anclada en otro espacio y sobre todo en otro tiempo. Eso lo ha reflejado muy bien el cine gótico americano a través de películas como ‘La matanza de Texas’, ‘Deliverance’, ‘La presa’ y muchas otras que recogen esa atmósfera un poco surreal y amenazadora que tienen las zonas rurales para el espectador moderno. 

– Cuando grandes nombres de la historia del cine, como Stanley Kubrick con ‘El resplandor’, han probado suerte en el género de terror. ¿Cuál ha sido a su juicio el resultado?

– El resultado casi siempre es muy apreciable. Yo creo que ‘El resplandor’, que en su momento fue muy mal acogida por gran parte de la crítica, incluso del público y por el propio Stephen King, que la denostó en buena medida, ahora mismo se ha convertido en un clásico indiscutible, no solo del cine de horror, que lo es, sino del cine en general. Muchos donde dijeron digo ahora dicen diego, mientras que otros siempre la defendimos. Cuando un director que procede del cine en general o de un determinado cine de autor se enfrenta al terror puede cometer a veces algunos errores, pero también conlleva el acercamiento de alguien que en cierto modo está más fresco. No está gastado o pervertido por los tópicos del género, por las exigencias de la industria. Se me ocurre un caso más o menos reciente como es el de Lars Von Trier en ‘Anticristo’, que para mí es una de las mejores películas de horror de los últimos años. En general suele enriquecer el género, aunque a veces hay quien meta la pata. 

– ¿Hacia dónde se encamina el género fantástico y de terror, que sigue gozando de una excelente salud?

– En el fondo el cine de terror siempre trata de lo mismo, que es de nuestros miedos, a veces muy evidentes 
y otras muy profundos relacionados con nuestra herencia y con nuestro inconsciente colectivo. En este sentido creo que el terror siempre se renueva pero al mismo tiempo permanece el mismo y a la vez tiene el futuro asegurado, como pueda tenerlo la pornografía. El sexo, el erotismo y la pornografía son necesidades del ser humano como lo es también el exorcizar el miedo a través del cine, a través del arte. Lo demás son tendencias y reflejo del momento político-social que vive cada sociedad. Muchas veces lo vemos a posteriori y nos inventamos también las relaciones. Ahora sabemos que todas aquellas películas de los setenta de George Romero o Tobe Hooper eran películas sobre Vietnam.