viernes, 26 de mayo de 2017

PELÍCULAS QUE ERIZAN LA PIEL

HOTEL Y FRONTERA por CARLOS DE LA CRUZ


Resultado de imagen de VENTILADORES DE HOTEL ANTIGUOS

Los dientes del ventilador zapzapzap
el techo tan cerca que puedes oler
todos los cigarros que se han fumado
los amantes, los funcionarios petroleros,
las maestras sin plaza, el viejo con la bolsa
de adidas llena de periódicos.

Los dientes afilados del ventilador
zapzapzap
la tierra caliente
el piso mojado
las ventanas
la puerta no cierra bien.

Se acerca un avión
y da la vuelta.
Critan las chicharras
una
dos
tres veces
y se dan la vuelta.

La gota
la gota
la gota
la gota

Los pies hinchados
las manos

zapzapzap
el colmillo raspa la sombra
la única sombra.

La bombilla
el lago de la bombilla de 60 watts
las moscas muertas junto a la ventana
la mierda de las moscas muertas puntea
la ventana y la bombilla.

zapzapzap
el calor sube trepa viene baja repta
teje la sombra.

Nadie nos espera.


Carlos de la Cruz


miércoles, 24 de mayo de 2017

ROGER MOORE

Imagen relacionada

A VECES LOS GRITOS por SAU DADE


Resultado de imagen de flores sangre

A veces los gritos, el fuego, el dolor haciendo sangre. Y la misma sangre abriéndose camino entre los adoquines, en las calles, o en las terrazas. A veces la rutina se mancha por lo inesperado, o a lo mejor se presentía, pero a mí nunca. Y todo es amargo, una especie de soga al cuello que pesa, te ahoga y miras a la gente que no conoces, pero hoy es diferente, están muertos, tristes, con las palabras atadas en alguna parte de sus conciencias. Todo huele a pólvora, a humo de ciudades devastadas, a llantos ajenos que hieren la piel. Todo es una especie de final sin censuras, con cerrojos, miedos, ruidos metálicos… de pronto, entre el cemento, justo al lado de una alcantarilla, como si la vida se hubiera caído en ese mínimo roto del asfalto, ahí, de un color amarillo ensordecedor, una maldita flor se abre, casi invisible, ajena a todos los que la ignoran.

Sau Dade


martes, 23 de mayo de 2017

NO TE HAGAS EL MUERTO: Carolina Otero Belmar.


NO TE HAGAS EL MUERTO - Carolina Otero Belmar

Carolina Otero Belmar (Valencia, 1977) es Licenciada en Filología Hispánica e Inglesa y enseña Lengua y literatura en un instituto. Es autora de Versos para un hombre de pero en pecho (Premio “Sargantas de Poesía”, Ayuntamiento de Chiva, 1997), Anunciado en TV (Premio “Ángel Urrutia de Poesía”, Ayuntamiento de Lekunberri, 2011), 43 m2 (Olifante, 2013) y Balada del rímel corrido (En Huida, 2015). Dirige la página de poesía manuscrita Tachaduras y codirige la colección de verso y prosa Flechas de Atalanta. También hace discos.


lunes, 22 de mayo de 2017

PRIMAVERA EN LA PIEL



Las voces y versos de los poetas leoneses Vicente Muñoz Álvarez y Felipe J. Piñeiro se aúnan en este spoken mixto con el piano, flauta y otros instrumentos del polifacético músico Fer Ballarín, combinando poesía, composición e improvisación musical en directo.

Sangre en los versos, evocadores acordes, primavera en la piel.

Miércoles, 24 de mayo, a las 20 horas en la Biblioteca Pública de León (C/Santa Nonia, 5).

Entrada libre hasta completar el aforo.


sábado, 20 de mayo de 2017

DAMA DE CRISTAL Y FRÍO por CELESTE PÉREZ FERNÁNDEZ


Resultado de imagen de DAMA DE OSCURIDAD Y FRIO

Lo primero que hago al despertar de la pesadilla es comprobarme la respiración. La oscuridad irradia exquisita el papel. No recuerdo la última vez que dormí sin sombra. Ya soy como ella, dama de cristal y frío; con el bisturí en los pulmones; con la destemplanza perpetua en los dedos.

Celeste Pérez Fernández


viernes, 19 de mayo de 2017

MAUSOLEO Y CATACUMBA por AINHOA MARTÍNEZ RETENAGA




El llanto de su vaporización incomponible
se engrumece ante la tribulación de los grilletes,
sepultando bajo la septicemia de su nombre,
los porqués seráficos de su acromegalia indefectible.
Es el desconsuelo bífido de su enormidad clandestina,
el que se pliega como embrión doliente
y seculariza los dogmas de su opulencia pretérita.
Su dolor el que enmudece ante el vilipendio de su linaje,
ensordeciendo la demencia cuerda de sus cornalinas fervorosas,
concomiendo las dendritas de la mies de su lenguaje;
acorazando el lirismo acuoso de su lengua aturquesada.
La pena de su fuego anestesiado
se desfigura ante la prosa de un politeísmo fariseo,
enclaustrando bajo los frisos de su memoria,
las pléyades hercúleas de su lisura profesa.
Es la desolación omnímoda de su ofrenda amparadora,
la que gime perentoria como neófita indulgente
y temporaliza el misticismo de su inflexión conceptiva.
Su martirio el que deambula ante el oprobio de unas manos infectas,
arrebozando la diafanidad incólume de sus madréporas fecundas,
horadando la polifagia de la escollera de su hermandad;
devanando la ilación arborescente de su pecho ensangrentado.

Ainhoa Martínez Retenaga


jueves, 18 de mayo de 2017

1 POEMA de JULIA NAVAS



No había monovolúmenes
para obreros
y simulacros de clase media.
Viajábamos constreñidos:
padre, madre
y tres hermanas.
En ocasiones,
una de las tres variantes de perros
de aquella época:
pastor alemán
(las otras eran pekinés
—qué habrá sido de los pequineses—
y chuchos—benditos chuchos, ahora
llamados mestizos—).
También tienda de campaña con avance,
mesas, sillas, hornillo
y tocadiscos de maleta;
discos de Jorge Sepúlveda,
Machín y Luis Aguilé.
Todo ello en un seiscientos color butano.

Y éramos felices.

A pesar de no haber aire acondicionado
y gracias a la ausencia
de cinturones de seguridad.
Sin móviles, redes sociales
ni postureo.
Bocadillos de pan con mortadela
o chocolate duro como piedras.

De verdad: con una pelota,
una cuerda y un yoyo,
y, en mi caso, libros,
éramos muy felices.

Nos enfrentábamos a las olas
y sin saber nadar...


Julia Navas Moreno


miércoles, 17 de mayo de 2017

A PESAR DE TODO por RAMÓN GUERRERO



Andaba yo olvidado del amor
allá en la China, en el interior
de un cristal tallado con dragones
alados y malhumorados, escuchando chismorreos
de las alocadas golondrinas, siempre
escandalizadas y precisas.
Quién puso el huevo?
Quién? Todo un mecanismo gutural inentendible.
Y yo, embargado de romanticismo chinesco,
como metal de poco valor, aunque siempre bello,
soñando con segundas comuniones y sin agua bendita,
miles de soldados desfilando como ladrillos,
como muros, oficios sin diálogo.
Allí, estaba yo. Entre tanto cuento y arte nipón.
Brillando como aguja en un pajar.
Nadie me encontró. A pesar de mi apestoso olor
a opio y a vieja alcoba, a viejo espejo
contagiado de ilusiones y belleza.

Ramón Guerrero


martes, 16 de mayo de 2017

CUANDO PERDER ES PERDONAR por MIGUEL ÁNGEL BERROCAL


La imagen puede contener: una o varias personas, barba, anteojos y primer plano

Cuando perder es perdonar. 
Perdonarme.
Cuando las mudas paredes, 
confidentes y testigos, 
se convierten en fiscales del respirar
ante un Juez implacable;
la memoria.


viernes, 12 de mayo de 2017

AMORIBUNDIA



Sí. Al grano y muy clarito. Incluso te lo contamos con megáfono en mano si hace falta. Felipe Zapico vuelve a la música. Aquella voz rota de los míticos Deicidas, la garganta de ultratumba de la poesía, el tipo grandote deslenguado y anarca, regresa con un nuevo proyecto musical. Un rollo canalla teñido de blues, de nombre Bluiscerales.

Leíste bien. Sí. Vuelve Zapico, a lo blusero, enfundado en guitarras, armónica y voz. Con dos cojones. Y Bluiscerales nace con Amoribundia. Un libro disco que incluye una colección de poemas del poeta Zapi y trece canciones producidas por Juan Miragorta e interpretadas por Zapico, Marcos Cachaldora y Gonzalo Ordás, los tres componentes de Bluiscerales.

La fecha de salida oficial del Amoribundia de Felipe Zapico-Bluiscerales será el próximo miércoles 31 de mayo. Y para celebrarlo arrancamos una campaña de preventa con la que puedes hacerte con un ejemplar firmado y expresamente dedicado por Zapico. Una campaña de preventa que arranca ya mismo y que concluirá el miércoles 24 de mayo. Los compradores recibirán su ejemplar garabateado por Zapi el día de su salida oficial* Puede que algo antes. Lo que se merece un libro disco que hará historia. El nacimiento del nuevo proyecto de este poeta leonés. Vaya Zapatiesta nos espera. 

Y para muestra, éste adelanto. El tema Reza todo lo que no sepas. De los poemas no te adelantamos nada. Oro en grano que dicen por algunas tierras, para el que tendrás que esperar a tenerlo entre las manos. Te gustarán, eso también te lo adelantamos. Al lío pues. Entra en nuestra web y hazte con esta joya. El mundo no está hecho para cobardes y así te lo repetimos. Vuelve Zapico a la música. Vuelve con un libro disco palpitante y sangrante, una colección de poemas y canciones a lo blusero, a lo intenso. A lo insensato. A lo grande.


Y como todo buen estreno, habrá fiesta de presentación para celebrarlo. Será el 10 de junio en Calvario (Madrid) con actuación de Bluiscerales. Y ese mismo día, a la mañana, firmará ejemplares en la Feria del Libro de Madrid. ¡Para no perdérselo!


jueves, 11 de mayo de 2017

QUE LO SEPAS: Hoy en León.



“Que lo sepas, charlas tiernas”, de Silvia D. Chica, un manual para aprender a mirar el mundo con los ojos de la infancia

Por CAMINO SAYAGO

La editorial Piediciones presenta este jueves 11 de mayo el libro “Que lo sepas, charlas tiernas” la primera novela de la escritora leonesa Silvia D. Chica. Una reflexiva obra narrativa sobre la relación materno filial que condensa toda una filosofía de vida. Será en El Gran Café (León) a las 21:00 horas. La autora estará acompañada por la editora Puri Sánchez y el escritor Vicente Muñoz Álvarez.

Para Silvia D. Chica esta novela abre la ventana a un género que nunca antes había explorado. Se ha sumergido en la escritura y sin previo calentamiento, con toda la energía que quizá le brote tras la rutina de los mantras y la vida en el campo. Un entorno donde han bullido poemas, ilustraciones, fotografías que han salpicado distintas publicaciones y fancines, entre ellos “Vinalia Trippers”, del que es coeditora junto al también escritor leonés Vicente Muñoz. “Ha salido ardiendo, como ese poema de Bukowski, que quizás lea este jueves en la presentación. Hay cosas que están por encima de ti, de tu tiempo, de tus indagaciones o de tus deseos. Así ha salido QUE LO SEPAS. Charlas tiernas. De una manera totalmente visceral”.

El empujón final para abordar estas charlas tiernas tiene mucho que ver con el escritor y poeta estadounidense Barry Gifford. “El proyecto surge leyendo un libro de Barry Gifford, una mujer habla con su hijo en una novela tipo roadmovie. Ahí surgió y de repente vi el filón que se abría ante mí, las posibilidades de hablar de temas de los que quería hablar, pero con el filtro de su mirada y des sus expresiones, con sus preguntas y mi empuje hacia esos temas en concreto, aprovechando todo lo que la vida nos pone día a día delante”.

Dice Safrika Patricia R. Calpe en el prólogo del libro que “concentra toda una filosofía de vida y pensamiento en las conversaciones que la autora mantiene con sus hijos”. “Que lo sepas, charlas tiernas” es un canto a la infancia y la inocencia, pero también una novela para aprender a mirar el mundo con los ojos de los niños. “Eso es. A la infancia de mis hijos, a su inocencia, a su espontaneidad, a su brillo, y como un regalo hacia ellos para cuando dejen de ser niños y ya no recordemos, ni ellos ni yo, todos estos momentos y todas estas charlas…

El hilo conductor es la vida cotidiana de dos niños de 5 a 6 años, en las vacaciones, en casa, en el campo, en la montaña, en la playa. Dos personajes que se inspiran en sus dos hijos y en sus charlas. “En ese período donde termina el bebé, el niño pequeño. Ahí el mundo se reduce a los padres, abuelos, y prácticamente nadie más... y se pasa a la educación de primaria, el colegio, los amigos, las responsabilidades… el mundo más adulto. Hablo de mi relación con ellos, y de mi propia filosofía de vida…. Y de todo lo que surge en el camino y que me da la posibilidad de tocar ciertos temas. Da miedo todo lo que puedes influir en una mente tan limpia, tan inocente”.

Dirigido a madres y padres, a padres que leen a sus hijos y a no padres, que son, según D. Chica “las personas que más les gusta”. Pero “Que lo sepas, charlas tiernas” quiere ser algo más que una novela. “Con este libro me propongo, a parte de las miras literarias… una labor pedagógica, docente, como manual de trabajo con estudiantes de primaria, en coles, para hablar de ciertos temas como la muerte, el paso del tiempo, el momento presente, la ecología, la espiritualidad, los fetiches, el cine, la música, el arte”.

La publicación está ilustrada en la cubierta y en su interior con fotografías de la propia autora.


Sobre Silvia D. Chica

Silvia D. Chica (León,1968) es ilustradora, fotógrafa y escritora. Edita, desde 1996, el fanzine “Vinalia Trippers”. Ha publicado el poemario “La Tierra Pura” (Zoográfico Ediciones, 2015) y participado en diferentes antologías poéticas, revistas y fanzines de todo el país desde hace dos décadas.

Profesional de la fotografía, ha realizado exposiciones en el Instituto Cervantes de Curitiba, Brasil, en León, y en algunas muestras colectivas.

Enseña Yoga desde el 2004 en el Centro que dirige en León, lo que constituye pasión y profesión.

“Que lo sepas, charlas tiernas”. Silvia D. Chica. 
11 de mayo, 21:00 horas.
El Gran Café. Calle Cervantes, 7. León
Presenta el acto, junto a la autora y la editora Puri Sánchez, el escritor Vicente Muñoz Álvarez




miércoles, 10 de mayo de 2017

BREVE HISTORIA DEL CIRCO: Prólogo.



ARTE DE LA ENSOÑACIÓN

Flâneur: esa es la primera palabra que me viene a la cabeza cuando, después de leer atentamente este libro, me siento frente a la pantalla en blanco del ordenador a escribir su prólogo. Y acto seguido, como en tromba, otras muchas: búsqueda, esplín, evasión, amor, soledad, huida, musa, miseria, ideal, solidaridad, poesía, arrebato, híbrido, freak, ensayo, diario, gatos, nómadas... y a la par y añadidos, algunos nombres propios: Munay (encabezando indiscutiblemente la lista), Nick Cave, Lou Reed, Baudelaire, Walter Benjamin, Robert Walser, Tod Browning, Henry Miller, Jack Kerouac... 

Esa es la sensación que he tenido durante el viaje que Pablo Cerezal nos propone en esta Breve historia del circo, la de sentirme un observador de su mundo exterior e interior, real e imaginario, y vagar sin rumbo ni destino por la geografía de su corazón.

Y reproduzco al respecto, porque me parece que condensa a la perfección el trasfondo y filosofía del libro, la siguiente frase: Escribo despedazando la página en blanco, como una tormenta de verano que redibujase la geografía arisca del asfalto y el tierno diseño de los campos, perdiéndome en circunloquios como lo hacen las aguas en los rediles de barro, tras su suicidio vertical que a nadie importa. Así escribo, con la misma carencia de sentido.

Palabras clarificadoras del propio autor, que nos avisan de lo que aquí nos vamos a encontrar: un aluvión de poesía y pensamientos y un divagar constante de dentro hacia fuera de su cabeza, puro flujo de conciencia, como leitmotiv de su escritura.

Pero no por ello penséis que este libro os resultará espeso ni aburrido, porque como las grandes novelas confesionales (Trópico de Cáncer, por ejemplo, de su admirado Henry Miller, con la que encuentro no pocos paralelismos), Breve historia del circo engancha de la primera a la última página con una brillantísima prosa poética, un montón de suculentas anécdotas y un análisis de la psicología humana tan emotivo, solidario y sincero, que os sentiréis (pongo la mano en el fuego por ello) plenamente identificados con él.

A caballo entre la poesía y la prosa (de hecho, intercalando ambos géneros, y también un puñado de estupendas fotografías), el ensayo y el diario, lo intimista y lo reflexivo, lo privado y lo público, Pablo nos sumerge en la caótica vida de Cochabamba, con sus coloristas mercados, injusticias y contradicciones, al tiempo que va diseccionando su apasionada relación de pareja y las dudas y expectativas que genera su futura paternidad, ejes básicos sobre los que gira el argumento del libro.

Aunque en realidad Munay, Cochabamba, su pareja, su gato, sus ensoñaciones y sus largos paseos, tal cual él mismo nos advierte, sean sólo una excusa para lo que en el fondo siente y necesita y quiere, que es escribir.

Escribir ni más ni menos que este fantástico libro, Breve historia del circo, que ahora tenéis en las manos y que os apremio sin más dilación a leer, con la total certeza de que, como a mí, os llegará directo al corazón.

We're on the road together.


Vicente Muñoz Álvarez, prólogo a Breve historia del circo (Chamán Ediciones, 2017).



martes, 9 de mayo de 2017

QUE LO SEPAS en LEÓN




PRESENTACIÓN EN LEÓN, POR LA EDITORIAL PIEDICIONES, DE LA NOVELA "QUE LO SEPAS, charlas tiernas", DE LA ESCRITORA LEONESA SILVIA D. CHICA, UNA TIERNA Y REFLEXIVA OBRA NARRATIVA QUE VERSA SOBRE LA RELACIÓN MATERNO-FILIAL.

La obra, tal como indica Safrika Patricia R.Calpe en el prólogo de la misma, en ella «concentra toda una filosofía de vida y pensamiento en las conversaciones que la autora mantiene con sus hijos. […] la naturalidad con la que fluye el discurso, cargado de amor, de preguntas que obtienen respuesta en ambas direcciones. En este libro los niños tienen espacio propio, no se pretende adoctrinar, sólo dejarse ser; […] una lección preciosa para quienes mañana ya no serán niños».

La publicación está ilustrada en cubierta e interiores por fotografías de la propia autora. Será presentada el próximo 11 de mayo de 2017 a las 21:00 horas en EL GRAN CAFÉ, sito en el número 7 de la calle Cervantes, de León. Presenta el acto, junto a la autora y la editora Puri Sánchez, el también escritor leonés Vicente Muñoz Álvarez.

SILVIA D. CHICA (León,1968) es ilustradora, fotógrafa y escritora. Edita, desde 1996, el fanzine "Vinalia
Trippers". Ha publicado el poemario "La Tierra Pura" (Zoográfico Ediciones, 2015) y participado en diferentes antologías poéticas, revistas y fanzines de todo el país desde hace dos décadas. Profesional de la fotografía, ha realizado exposiciones en el Instituto Cervantes de Curitiba, Brasil, en León, y en algunas muestras colectivas. Enseña Yoga desde el 2004 en el Centro que dirige en León, lo que constituye pasión y profesión. 

Pueden conocer más a través de la página web de la editorial www.piediciones.com.

lunes, 1 de mayo de 2017

CATÁLOGO DE TERRORES DOMÉSTICOS: Prólogo.



DEL MIEDO

Como buen amante de la literatura y el cine de horror en sus diversas vertientes (del gótico al futurista, pasando por el gore, el thriller, el giallo, el slasher, la nueva carne, los Mitos de Cthulhu, etc), ser invitado a escribir un prólogo para un libro de relatos de este género es para mí motivo de celebración, sobre todo teniendo en cuenta lo escasos que son en la literatura española de nuestros días, y más aún viniendo de quien viene la propuesta, Pablo García Malmierca, con el que me unen muchas afinidades estéticas.

Ya en su primer libro, el poemario dD, editado hace unos meses por PiEdiciones en dos volúmenes, Pablo abordaba temáticas muy poco habituales en la poesía (Hellraiser, por ejemplo, y otras cosas oscuras), que me llamaron la atención e hicieron que me interesara por su obra. A tal punto que me atrevería a calificar este libro, dD, como un poemario de horror donde fobias, obsesiones y miedos se dan la mano en una sugestiva danza de calaveras.

Este que ahora nos presenta en formato de prosa,Catálogo de terrores cotidianos, es una colección de relatos en la más pura tradición del género, por la que pululan caníbales, marginados, fantasmas, vampiros y psicokillers, bajo una gran variedad de registros.

H.P. Lovecraft, Arthur Machen, Algernon Blackwood, Lord Dunsany, Poe, Lautreamont, Poppy Z Bright, Clive Barker, Rampsey Campbell, Iain Banks o Mrs Carver, además de su majestad Aleister Crowley, la Bestia 666, son algunos de los nombres que me vienen a la cabeza tras la lectura de estos relatos, lo cual, como bien sabrán los iniciados, no es para nada decir poco.

Aunque también (y esta es a mi juicio una de las bazas importantes del libro: el cambio fluido de temas y estilos), pasando de la alta a la baja cultura, de los clásicos a la serie B, de la literatura al cómic y del gótico al pulp, las celebérrimas Historias de la cripta (Tales from the Crypt), espeluznantes y tremendas, creadas para EC Comics por William Maxwell Gaines y llevadas posteriormente al cine y la televisión.

Todo ello y más (entre otras cosas las fantasmagóricas ilustraciones de Von Laveau, como anillo al dedo para la ocasión), combinado en sabias dosis, da lugar a este cóctel sanguinario de relatos que hará las delicias de los amantes del género.

Desde el inquietante En la celda que abre el libro (donde una secta de adoradores de Aleister Crowley inicia en su culto a un autoestopista), hasta Sin opción (un claustrofóbico mondo caníbal), el relato que lo cierra, Pablo despliega un arsenal de recursos temáticos y estilísticos, pasando del realismo sobrio y descarnado de algunos textos (Todo gratis, Sentirse viva) a la ficción onírica de otros (Somnis, Metamorfosis, Fragmento), dejando un reguero de sangre y cadáveres a su paso.

Monstruos y prodigios, conjuros y hechizos, razas de la noche y outsiders de todo género y tipo desfilan por estas páginas en turbadora armonía, componiendo un escalofriante mosaico de atrocidades.

Acomódense en sus butacas, queridos drugos, la función va a comenzar.


Vicente Muñoz Álvarez,
de Catálogo de terrores domésticos
(PiEdiciones, 2017)

viernes, 28 de abril de 2017

POLVO EN EL AIRE por MARCOS MATACANA MARTÍN




Días azules


Estos días azules y este sol de la infancia
Antonio Machado


días azules porque nada
de lo que ha ocurrido luego
nos iba a pasar a nosotros


De consolatione vitae

¿Por qué buscáis la felicidad, ¡oh mortales! fuera de vosotros,
cuando la tenéis dentro de vosotros mismos?

Boecio
.
ni sueño ni teatro ni camino
el soplo de algún dios indiferente
en sombra que se pierde convertido
en el oscuro magma de la muerte
o en el temor seguro de estar vivo

y mientras tanto preocuparme solo
antes que troques tu hermosura en guano
o en Lope te desprecien los gusanos
de si me dejarás echarte un polvo
o habré de consolarme con la mano


Sueños

Esta playa es refugio
de todos los sueños del verano

Juan Lamillar


A Jesús Nariño


quisieron disfrutar aquel verano
la vida que bullía adolescente
nada les importó ver las señales
las sombras que avanzaban en la arena
las huellas que ya habían dejado otros

agosto con su luz era un imán
de cuerpos de sonrisas la belleza
la sal disuelta en lenguas como llamas
de un fuego que no duele pero quema
y deja cicatrices en el tiempo

desnudos se entregaron a las olas
vencidos de otro mar hecho de noches
y el agua los cubrió con algas negras

volvieron olvidados del amor
los ojos empapados de vacío

Apunta mi número

Poseer es perder.
Fernando Pessoa
.
qué apagado consuelo verte mía
rota deshecha jadeante frágil
después de esta dilatada travesía
por días aciagos y estaciones esquivas
de deseo latiendo un corazón
y el monstruo entre las piernas

no son tus labios los que quiero
besar ni el sexo fuente de tu pubis
el vello orillado de tus ingles
como un rompeolas de espuma tibia
en el roce violento de los cuerpos

eras tú aquélla indiferente altiva
diosa inalcanzable en sus tacones
pedestal de su propia teogonía
ahora herida templada entre mis brazos
el pecho que baja y sube cuando duermes
tu corazón sumiso acompasado al mío

perdona por haber matado al mito
la religión
que me impulsaba a amarte de verdad
lo siento
porque poseerte ha sido amor
el comienzo del olvido

tampoco yo he sido un supermán
lo reconozco
había bebido mucho y me ha podido el sueño

pero cuando quieras otro día
llámame y follamos


Marcos Matacana Martín, de Polvo en el aire (Palimpsesto Editorial, 2017).

lunes, 24 de abril de 2017

BREVE HISTORIA DEL CIRCO por PABLO CEREZAL



Con Breve Historia del Circo, Cerezal nos regala, en un diario compuesto de prosa poética, poesía prosaica y fotografías urgentes, el desnudo frontal de su persona y sus sentimientos durante los más de dos años que vivió en Bolivia, como responsable de una pequeña ONG orientada a proporcionar un futuro plausible a niños que vivían y/o trabajaban en las calles de la ciudad de Cochabamba. La ya de por sí compleja vivencia del autor se vio afilada por la realidad de una paternidad en desarrollo. El fruto literario de dicha experiencia es una obra de indudable cariz poético e ineludible sentir solidario que enfrenta, con verbo y latido, la quietud egoísta de estos tiempos que vivimos.

Pablo Cerezal

Nació en Madrid en 1972. Es escritor, articulista y guionista. Ha publicado la novela Los Cuadernos del Hafa (2012), hoy considerada novela de culto, y, junto al escritor boliviano Claudio Ferrufino-Coquieugniot, el volumen de crónicas Madrid-Cochabamba (cartografía del desastre) (2015). Entre 2013 y 2015 participa en antologías literarias como Erosionados, El Descrédito. Viajes Literarios en torno a Louis-Ferdinand Céline, y Hey Bob! Asesor de guion en el documental Quinuera (2014), coguionista de los documentales Madrid-Cochabamba (2015) y Geometría del esplendor (2016) y colaborador en numerosos medios escritos, como Frontera D (España), La Razón (Bolivia), y Red Marruecos (Marruecos). Mantiene los blogs Postales desde el Hafa y Vislumbres de El Dorado.


OTROS AUTORES HABLAN DE LA OBRA

“Como las grandes novelas confesionales, Breve historia del circo engancha de la primera a la última página con una brillantísima prosa poética, un montón de suculentas anécdotas y un análisis de la psicología humana tan emotivo, solidario y sincero, que os sentiréis (pongo la mano en el fuego por ello) plenamente identificados con él.

A caballo entre la poesía y la prosa (de hecho, intercalando ambos géneros, y también un puñado de estupendas fotografías), el ensayo y el diario, lo intimista y lo reflexivo, lo privado y lo público, Pablo nos sumerge en la caótica vida de Cochabamba, con sus coloristas mercados, injusticias y contradicciones.”

Vicente Muñoz Álvarez

“Cerezal es un escritor que tiene mucho que contar y que lleva algo más que cultura libresca en el equipaje de narrador, que está en pie de guerra con su tiempo, en tensión. Escritor vagabundo más que viajero, hoy en Bolivia, ocupándose de niños de la calle, ayer en Marruecos, vete a saber dónde parará este hombre. Vida leída la suya, y vida vivida o soñada, el mejor terreno literario: entre lo vivido y lo imaginado. Escritor que cambia de piel y se la deja en el empeño. Toda una lección, cuando todavía las recibes, te gusten o no.”

Miguel Sánchez-Ostiz

“Leer a Pablo Cerezal, es hacer un ejercicio vertiginosamente pulmonar. Su ritmo lingüístico es una caída libre hacia los abismos sustanciales de la salud y de los sentimientos más extremos. Como estar en un pozo iluminado por un millón de ráfagas de fuego. Impresiona. Vuelves y vuelves a leer. Lo apartas. Pero no se va. Pleno de una poesía fulminante.”

Isla Correyero

“Pablo Cerezal es el poeta que escribe en prosa. El feliz e improbable encuentro entre Umbral y Burroughs en una voz tan encendida de prodigio que estremece. Pablo escribe como lo haría Henry Miller de haber nacido en Vallecas y haberse llamado Pablo Cerezal, porque su voz única bebe de las entrañas de la verdad.”

Javier Vayá


BREVE HISTORIA DEL CIRCO: Booktrailer

Breve historia del circo (booktrailer 1) from José Ramón da Cruz on Vimeo.

ROSAS AMARILLAS PARA COMBATIR EL DESPRECIO por MANUEL ONETTI




Rosas amarillas para combatir el desprecio

anoche ella quería ver una
película de Godard. por alguna
razón yo sentía algo raro al
respecto. dentro de la misma
película Fritz Lang intentaba
filmar la Odisea. pero el productor
era un incordio. Lang ya sabía todo esto.
contrataban a un nuevo guionista que
tenía una mujer preciosa.
y hablaron y discutieron
más de treinta minutos en su
apartamento. ella entonces le dijo:
-tú eres el que has cambiado;
desde que conoces a toda esa
gente del cine. te prefería
cuando escribías novelas policíacas-
y ella se rió y me miró.
y yo la miré y me reí.
ahora yo soy uno de esos tipos
que gritan: «¡silencio, motor!».
y conozco a mucha gente.
y me emborracho y hablo
sin parar con todo el mundo
en las fiestas de fin de rodaje.
pero yo le intento explicar,
que prefiero aún
las rosas amarillas al
desprecio.

Manuel Onetti, de Sol eléctrico amarillo (Baile del sol, 2017).

jueves, 20 de abril de 2017

HÍBRIDOS 2017: Let it Happen.



María Cabeza de Vaca

Let it happen

PIEZA DE DANZA PARA UNA INTÉRPRETE 

‘Si sientes dolor puedes refugiarte, pero la guarida puede convertirse en una trampa’
L. Bourgeois 

Let It Happen es una pieza de danza creada e interpretada por la bailarina y coreógrafa María Cabeza de Vaca, donde la plasticidad y la palabra se entrelazan con la sobriedad y el recogimiento. Un estilizado collage repleto de inquietudes, textos y cadencias que dialogan sobre el aislamiento, la identidad y las relaciones sociales. María M. Cabeza de Vaca cuenta con una larga trayectoria que inicia como intérprete en destacadas compañías de danza y teatro. En 2001 presenta su primera creación propia para la inauguración del Festival Internacional de Danza de Itálica, continuando con la creación de nuevas piezas como He disappeared into complete silence (2004), Try to be happy (2007), Una forma fácil de acabar con todo, premio mejor espectáculo de sala 2012 otorgado por la Asociación de Profesionales de la Danza en Andalucía (PAD). Como docente ha impartido cursos en el Centro Andaluz de Danza y en diversos conservatorios y universidades de Andalucía. Como asistente coreográfica y directora de movimiento escénico ha trabajado para el Centro Dramático Nacional (CDN) y para la Compañía Teresa Navarrete, entre otras.

Miércoles, 26 de abril,  21.00 h
Palacio del Conde Luna. Plaza del Conde Luna. León
Entrada libre hasta completar aforo
Organiza Concejalía de Cultura Ayuntamiento de León
Coordinan Silvia D Chica y Vicente Muñoz Álvarez
La imagen puede contener: 1 persona, interior

domingo, 16 de abril de 2017

QUE LO SEPAS: Charlas tiernas.



Quizá silencio es sólo un nombre,
un nombre acostumbrado aunque inexacto,
una palabra errónea que habla, en realidad,
del sonido terrestre
que está perdido
en un espacio ajeno y despoblado
donde nadie lo escucha.

El silencio no existe.

(La idea
ya es un dardo que está cruzando el aire.
Su vuelo es pensamiento.
Mis palabras lo empujan y lo frenan.)

Antonio Cabrera

- A Leo le encanta ir sentado en el carrito del supermercado. Hemos llegado al pasillo de los yogures… 
- ...
- Mira Leo, ¿de qué los quieres, de fresa o prefieres de plátano? 
- … 
- A mí de pequeña me encantaban los de plátano. Sabes que el color rosa de los yogures de fresa lo hacen con un colorante que viene de la cochinilla… 
- … 
- Es un bichete que vive en las plantas. 
- … 
- ¿Qué tal en el cole hoy? 
- … 
- Ven aquí, eres tan lindo, mamá te quiere. 

Y le beso mucho, porque cuando Leo va sentado en el carrito de supermercado, en esa silla pequeña en la que casi ya no cabe, yo me inclino y le abrazo fuerte y le beso y él se ríe. Vamos rodando hasta el pasillo de las rosquilletas y los panes. Le encantan esos que llevan arándanos incrustados, y los señala. 

- Pero ¡cómo te gustan estos panecitos! A mamá nunca le ha gustado demasiado el pan, en eso debes haber salido a tu padre… 
- … 
Yo hablo, pero al otro lado no hay palabras. Hablo mucho desde el principio, desde antes del diagnóstico. Hubo unos meses en que dejé de hacerlo, creo que perdí la esperanza o si acaso no sabía enfrentarme a la ausencia de respuestas. Leo tiene cuatro años y autismo. Aún no habla. Lo hizo, pero las palabras se perdieron como lágrimas en la lluvia.

Este libro es muy especial para mí, porque concentra toda una filosofía de vida y pensamiento en las conversaciones que la autora mantiene con sus hijos. Fantasía, acción, ideas, verdad, sueños, proyecciones de futuro, el poso del pasado y los ancestros, familia, relaciones, enseñanzas. Todo ello bidireccional, y ahí está Su Gran Belleza; esta radica en la naturalidad con la que fluye el discurso, cargado de amor, de preguntas que obtienen respuesta en ambas direcciones. En este libro los niños tienen espacio propio, no se pretende adoctrinar, sólo dejarse ser, eso me parece que hace Silvia, dejarse ser, estar presente, darse a conocer como una mujer además de como una madre, una lección preciosa para quienes mañana ya no serán niños. 

Siempre me fascino ante la impavidez de algunos padres y madres que miran el teléfono móvil mientras sus hijos les hablan, les quieren contar algo, les estiran de la manga. ¡Esos padres les piden, les ordenan a sus hijos que se callen! No consigo entenderlo tal vez porque me cuesta ponerme en su piel, pero aún consiguiéndolo por un momento sigue sin gustarme. ¡Ah! Es que muchos no saben valorar lo que dan por hecho, no hubo oportunidad de aprenderlo, algo que de todas formas puede derrumbarse en cualquier momento y entonces la lección se abalanza sobre nosotros y primero nos hace daño. Después podemos ver lo que aprendimos. Y yo, creo que hago este prólogo porque su autora intuye bien lo que las palabras significan para mí, la importancia y el valor precioso que les doy a estas conversaciones que yo no puedo tener con mi hijo. Pero también, porque como ella sabe “ Con la gente con la que mejor estás, la mayoría de las veces no necesitas decir nada, porque te entiendes con la mirada, o con la música, o con la manera de estar…

La mirada de los niños suele ser radicalmente original. Sorprendente. Creo que, entre otras cosas, por estar desprovista de todo aquello con lo que la sociedad, su forma, y la propia experiencia van lastrando nuestras opiniones y nuestro modo de ver la vida con el paso de los años, en ocasiones contribuyendo a uniformar las corrientes de pensamiento, casi siempre despojándonos de esa formidable espontaneidad, tan presente en las palabras de Martín y Nicolás; esa autenticidad que merece la pena preservar y registrar, también para que podamos recordar, recuperar esa visión limpia y sin aditivos, valiosa en más de un sentido, de cuando nosotros éramos también niños. 

De ahí el valor añadido de estos diálogos, tan recurrentes en la filosofía postsocrática. Es Wittgenstein quien escribió que la respuesta a una pregunta filosófica será esencialmente errónea si no representa una nueva pregunta. La filosofía y el pensamiento, algo tan dinámico no casa bien con respuestas indubitadas a modo de punto final. Nico y Martín, como pequeños sabios que son cuestionan la realidad enunciada por su madre con puntos de vista que enriquecen el particular y multiplican las posibles interpretaciones. 

Esta lectura ha sido para mí un sortilegio esclarecedor, me invita a seguir hablando con mi hijo aunque no obtenga, por ahora, respuestas habladas. Me sugiere que el dolor irá cediendo, que no ha de confundirme todo aquello que espero porque debía dárseme y no ha llegado todavía. Silvia ha compartido conmigo todo esto, que ahora también, es un poco mío. 

Y no sabe la autora cuánto, una mujer como yo, una madre tan particular, me reconstruí al leer el haiku con el que termina este libro. Gracias.


Safrika Patricia R. Calpe, prólogo a Que lo sepas: Charlas tiernas, de Silvia D Chica (PiEdiciones, 2017).


sábado, 15 de abril de 2017

TERCER ASALTO por MAYA MUKTI



Le gustaba Serge Gainsbourg. Y Calamaro. Y Miles Davis, El Concierto de Aranjuez, lo primero que escuché en su coche aquel 27 de agosto. Lo seleccionaba torpe y nervioso, lo ponía para mí pero no quería que se notara. Había tardado un ratazo en encontrar el coche. Ni se orientaba ni recordaba casi nunca dónde lo había dejado.
Tenía debilidad por lo francés. Cuando decía Francia o francés, lo hacía con acento. Su autor de cabecera, Céline. Su tipo de mujer... ésa decía que era yo. Contaba que, al verme, sufrió un coup de foudre. Y así seguía, aún después de haberlo yo dejado a los pocos meses de intentarlo, a la vuelta de un viaje al sur penoso para los dos. Estaba intentando no fumar y se mostraba sin chispa, desorientado, como faltado del más elemental sentido común. Irritable. No acertaba a razonar ni las cosas más sencillas. Decía que veía caras por la calle que le daban miedo. A la vuelta, desde el aeropuerto, horas para orientarse y encontrar, cargados con las maletas, el local de fumetas donde celebraban el patético fin de año sus amigos. No aguanté mucho. Me quise ir. En el metro, abarrotado, casi me asfixio. 
Un mes, dos meses, gloriosos. Poco a poco, decepcionante. Fumar y fumar… fumar y fumar… “Yo sé cuándo tengo que dejarlo” decía. “Yo me conozco”. Sin hacer casi nada. Sentado en el sofá, youtube y porros. Dejando un reguero detrás cada vez que hacía cualquier cosa. Flipado, a 40 por la carretera, quejándose de que los otros corrían demasiado.
Pero era mi devoto amigo y amante. Cualquier cosa, buena o mala que yo hiciera, la aceptaba y la celebraba como proveniente de alguien único y especial. Y bastaba que abriera la boca para intentar, intentar… complacerme.
Olvidaba lo más básico pero me traía pastelillos del moro y batido de granada porque me gustaban. Y garrafas de agua para que bebiera bueno y no me cansara trajinando.
Cuando volvía de su casa, venía siempre con alguna cosa: un cuadro de autor, un salero, un jarrón, un resto de ensalada…
Y me llamaba. Aún después decía que lo nuestro era un combate y que estábamos en el segundo asalto. Que tenía que volver con él. Y se buscaba la manera de estar por aquí y pedirme que comiéramos juntos, que le dejara dormir en casa. 
Como aquel 14 de septiembre. Me contaba mientras yo tomaba despreocupada el sol, sobre la marcha de su novela, como siempre exagerando el entusiasmo de los otros y las expectativas de lo que estaba haciendo y nunca acababa. Que se iría al sur un tiempo a trabajar con un librero, que si nos podíamos ver el próximo sábado, que estaba por aquí y podía traer algo para comer... lo de siempre. Y yo, como siempre últimamente, dando largas, contándole mis peripecias con el negocio en que andaba y el estropicio que le hice a uno en el pelo intentando adecentarlo . Y se reía admirado “Cómo una mujer tan pequeña y pizpireta puede ser tan tremenda…”
Nos despedimos. “Ya hablaremos. Ya veré si estoy el sábado”.
Y fue a dormir y se murió. Con la tele encendida. Con la gata encima. Sin destaparse ni moverse. Ya. Se acabó.
Y recordé el día que me encargó que no hubiera flores en su entierro. Ni parafernalias ni movidas. Y que se hubiera molestado si me hubiera puesto triste por una cosa tan normal y natural como morirse. Y recordé aquello tan especial, tan humilde y generoso que vi en él la primera vez. Y vi que no había sido una fantasía. Y que, quizá como a veces le decía en los momentos en que me enternecía recordando, lo nuestro era un amor platónico, en el que sobraban los cuerpos y todo lo que comportaban. 
Y se me ocurre ahora que quizá el muy tuno tuviera más razón de lo que parecía y esto no sea más que el tercer asalto. Y me esté esperando, ya sin cuerpo como yo necesitaba, a ver si así…

Maya Mukti


viernes, 14 de abril de 2017

CALOR INDUSTRIAL por IVÁN ROJO


Resultado de imagen de botellas pepsi cola antiguas

Acuérdate de la sombra del promontorio,
la que viste cavar con las manos.
Acuérdate de aquella cosa que escarbaba la caliza,
aquella cosa que hablaba y gritaba allí arriba,
hace treinta veranos,
mientras te tomabas una pepsicola en Nerja.
Llévala siempre contigo.
Cuélgate su recuerdo del cuello y jamas te lo quites.
Cuando tengas que citar a los sabios,
cuando tengas que citar a los mejores poetas
calla o reproduce sus alaridos.
Cuando tengas hambre imagina la oscuridad de sus tripas.
Cuando tengas sed imagina su garganta,
oscura y polvorienta como una mina de Atacama.
Recuerda la alimaña de la montaña.
Recuérdala en la fiesta de la playa,
bailando entre las hogueras y las chicas,
mitad negra, mitad roja,
como un huracán de güisqui, hollín y humo.
Recuérdala en la quinta ciudad,
en plena estampida de la hora punta,
siguiéndote desde las cornisas,
riéndose.
Recuérdala en la oficina,
saltando de archivador en archivador,
mitad orangután, mitad monstruo.
Recuérdala sobre la techumbre de la Repsol de Morella,
un 1 de enero,
derritiendo la nieve bajo sus pezuñas.
Recuérdala en el futuro,
la noche en que el amigo americano te diga
Toma un poco
y te ofrezca Alaska en la palma de la mano.
Recuerda las palabras de la cosa la primera vez,
las que te llegaron entre el jolgorio de los bañistas:
Soy calor industrial.
Soy la ola sahariana.
Soy una duna y me muevo.
Te seguiré a todas partes.
Te freiré los sesos.
Porque te quiero.
Y alégrate.

Iván Rojo


viernes, 31 de marzo de 2017

MIS POEMAS DE AMOR APESTAN: Velpister.

MIS POEMAS DE AMOR APESTAN por VELPISTER



Cuando se lo dije
que la dejaba
inmediatamente
al momento
como siempre
hubiese sido así
empecé a amarla
y ya fue para siempre
su castigo
su venganza
para siempre
nunca jamás dejé de amarla
nunca dejaré de amarla
pensé inmediatamente
cuando ya me había dado la espalda
nunca podré dejar de amarla
cuando
para siempre
se alejó de mí
y ahora
desde entonces
vueltas y más vueltas
páginas y más páginas
paja todo
todo paja


Velpister,
de Mis poemas de amor apestan
(Baile del Sol, 2017).


viernes, 24 de marzo de 2017

PELÍCULAS QUE ERIZAN LA PIEL

Resultado de imagen de crescendo 1970

CONJUGACIÓN SIMPLE por VÍCTOR PEÑA DACOSTA


la huida hacia delante-victor peña dacosta-9788416210350

Lo mejor del pretérito imperfecto
es su capacidad de convertir
hechos triviales en unas memorias
interesantes o en un poemario
confesional, a medio camino entre
las cosas que mi madre nunca supo
y las que mis nietos deberían saber.

Víctor Peña Dacosta, de La huida hacia delante (La Isla de Sitolá,2014).

https://www.casadellibro.com/libro-la-huida-hacia-delante/9788416210350/2486883

jueves, 23 de marzo de 2017

NO SE HABLA por PEDRO CÉSAR A. VERDE



Cuando se come
no se habla

Te dice
un dedo
erecto

Y aprendes
a callar

A tragar
en silencio

Y a escuchar
tus palabras
rompiéndose

dentro


Pedro César A. Verde, de Retrovisor (Canalla Ediciones, 2016).

https://www.canallaediciones.com/cat%C3%A1logo-tienda-online/poes%C3%ADa/retrovisor/

miércoles, 22 de marzo de 2017

HÍBRIDOS RESCATA A VÍCTOR ISRAEL



El Teatro San Francisco proyecta hoy, a las 21.00 horas (entrada gratuita) dentro del ciclo ‘Híbridos’, el documental ‘Los perversos rostros de Víctor Israel’, realizado por Diego López y David Pizarro, que muestra la trayectoria cinematográfica del inolvidable actor catalán Víctor Israel, personaje clave en la historia del fantaterror de los años 60 y 70. Un merecido tributo a tan insigne actor, que siempre estuvo ahí, pero que, quizás, como relata el documental, no estuvo aprovechado como era debido. El documental Los perversos rostros de Víctor Israel es un repaso a través de los géneros en los que trabajó, y que sirve como homenaje, a la carrera del actor catalán Víctor Israel. Un actor que trabajó, desde los años sesenta hasta poco antes de fallecer, en cerca de 200 películas. Diego López es editor desde el año 2005 del fanzine ‘El Buque Maldito’ y desde el 2010 es el programador de la sección Brigadoon del Festival de Sitges.



viernes, 17 de marzo de 2017

BAJO PENA DE MUERTE por JORGE M. MOLINERO



El emperador
ha prohibido
bajo pena de muerte
escribir poemas tristes

Mostraré entonces
mis huecas manos

Mi cuello desnudo
espera tranquilo
la soga


Jorge M. Molinero

jueves, 16 de marzo de 2017

HÍBRIDOS 2017: Los perversos rostros de Víctor Israel.



LOS PERVERSOS ROSTROS DE VÍCTOR ISRAEL

Alzamos el telón con ‘Los perversos rostros de Víctor Israel’, un documental realizado por Diego López y David Pizarro, que muestra la trayectoria cinematográfica del inolvidable actor catalán Víctor Israel, personaje clave en la historia del fantaterror de los años 60 y 70. Un merecido tributo a tan insigne actor, que siempre estuvo ahí, pero que, quizás, como relata el documental, no estuvo aprovechado como era debido. Diego López es editor desde el año 2005 del fanzine El Buque Maldito. Ha colaborado en diversas publicaciones nacionales e internacionales como Gorezone y Scifiworld, también en los portales de Internet Fangoria y Almas Oscuras. En el año 2013 publica Silencios de Pánico y desde el 2010 es el programador de la sección Brigadoon del SITGES-Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya. Proyección del documental ‘Los perversos rostros de Víctor Israel’ y posterior charla-coloquio con un invitado de lujo, Diego López.

Miércoles, 22 de marzo
21.00 h.
Teatro San Francisco. C/ La Corredera, 1. León

Entrada gratuita

Organiza: Concejalía Cultura Ayto. León.
Coordinan: Silvia D Chica y Vicente Muñoz Álvarez



miércoles, 15 de marzo de 2017

MORIR TRANQUILO: Unai García.



Eli lo tiene todo para ser feliz. Posee una esposa atractiva, un hijo maravilloso y un puesto como directivo cuyo sueldo le permite, entre otras cosas, disfrutar de una casa de dos plantas en una urbanización de lujo. El problema es que la crisis de los cuarenta de Eli está a punto de echar a perder su matrimonio. Discusiones, coqueteos con el alcohol, arriesgados escarceos amorosos... Al llegar a casa, Eli confirma su presentimiento: un tipo le espera en su habitación con una pistola apuntándole a la cabeza. Su pasado, por fin, le ha encontrado.