viernes, 29 de mayo de 2015

VELPISTER + GSÚS BONILLA + VINALIA TRIPPERS: Hoy en el MUSAC de León.



21:30 horas
VELPISTER PETER JENSEN 
“MUSICOPLASTIDRAMAS”.
Presenta: Vicente Muñoz.
Antesala del salón de actos del Musac.


20 horas 
GSÚS BONILLA 
“EL DEL MEDIO DE LOS PANERO”
+ Presentación suplemento VINALIA dedicado a Leopoldo María Panero.
Presenta e interviene: Vicente Muñoz.
Salón de actos del Musac.

martes, 26 de mayo de 2015

1 POEMA de Chapu Valdegrama.




Hay una broma macabra
estallando en tu cara.
Andar por la calle
es caminar
por un campo minado.
El sarcasmo no respeta
nada
ni tu ánimo taciturno
ni tu indefensión aprendida.

Si eres débil,
selo de la manera más fuerte.

Anda con cuidado
y no te andes con hostias.
A los depredadores veneno,
a los aliados una sonrisa
y al destino
el pecho descubierto
y un ademán de desprecio.

Y di tonterías
dignas de un filósofo,

y la ten la filosofía
de un tonto.

Y no te digas
que no te avisaste.


Chapu Valdegrama


sábado, 23 de mayo de 2015

NOMBRANDO EL PORVENIR: Encrucijada de poetas.



PROGRAMA

Jueves 28 Mayo

21 horas 
“LAS ESTRELLAS PARA QUIEN LAS TRABAJA”
JUAN CARLOS MESTRE + CUCO PÉREZ
Presenta: Víctor M. Díez.
Antesala del salón de actos del Musac.

Viernes 29 Mayo

19 horas
LECTURA de OLVIDO GARCÍA VADÉS.
Presenta: Eloísa Otero.
Salón de actos del Musac.

20 horas 
GSÚS BONILLA 
“EL DEL MEDIO DE LOS PANERO”
+ Presentación suplemento VINALIA dedicado a Leopoldo María Panero.
Presenta e interviene: Vicente Muñoz.
Salón de actos del Musac.

21:30 horas
VELPISTER PETER JENSEN 
“MUSICOPLASTIDRAMAS”.
Presenta: Vicente Muñoz.
Antesala del salón de actos del Musac.

Sábado 30 de Mayo

19 horas
LECTURA de ABORÍGENES.
SILVIA ABAD MONTOLIU, ESTER FOLGUERAL, CARLOS HUERTA, LUIS CARNICERO.
Presenta: Vicente Muñoz.
Pabellón de talleres. Sala 6 del Musac.

20,30 horas
“EL CANTO Y LA CENIZA”. 
Poesía Anna Ajmátova y Marina Tsvietáieva. 
A cargo de: Olvido García Valdés, Marifé Santiago Bolaños, Monika Zgustova y la pianista Irina Bachelis.
Presenta: Eloísa Otero.
Antesala del salón de actos del Musac.

22 horas 
BLUES CASTELLANO. 
La cantante Cova Villegas, acompañada por el Dúo Delta Galgos, musican poemas del Blues Castellano de Antonio Gamoneda.
Presenta Víctor M. Díez.
Antesala del salón de actos del Musac.

Domingo 31 de Mayo

13 horas
ACÉFALO NARCISO / TEATRO EL MAYAL-ULE
HOTEL LAS VEGAS**
Con Manuel AO, Jara Casanova, Sofía Martínez y Andrea Soto.
Dirección de Javier R. de la Varga
Pabellón de talleres. Sala 6 del Musac.



viernes, 22 de mayo de 2015

MEMENTO por Joaquín Piqueras.



Si la vida se cifra en ceniza
y olvido, para qué desandar
los pasos de la memoria: rescoldos
de lo que has sido, tatuada sombra
                                  de lo que serás.

Joaquín Piqueras, de Tomas falsas V.O. (Ayuntamiento de las Palmas de Gran Canaria, 2010).

jueves, 21 de mayo de 2015

LA MIRADA CERCANA: Hoy en León.




El jueves 21 de mayo, a las 20.15 horas, se presenta el libro “La mirada cercana”, del fotógrafo leonés José Ramón Vega. El volumen recoge una selección de retratos en blanco y negro, más de un centenar, realizados desde 1985 —¡hace ya treinta años!— hasta hoy. Ha sido editado por Eolas Foto, e incluye sendos textos introductorios de José Pajares (Memoria Química) y Aníbal Vega. La presentación tendrá lugar en el Museo de León (Plaza Santo Domingo nº8, León), y el autor estará acompañado por Luis Grau (director del museo), Amando Casado (fotógrafo), Víctor M Díez (poeta) y Héctor Escobar (editor).

Por ELOÍSA OTERO

“La idea de sacar algún día un libro se me había pasado por la cabeza en varias ocasiones, sí”, reconoce Vega, quien siempre ha sido un enamorado de los libros de fotografía, de los libros bien editados y, en la medida en que ha podido, poco a poco ha ido haciéndose con una pequeña y selecta colección. “Soy poco amigo de las exposiciones por la fugacidad de las mismas, pero el libro permanece y siempre está ahí, a tu alcance”, apunta.

Hace aproximadamente un año, el editor y librero leonés Héctor Escobar le propuso sacar un libro de retratos en blanco y negro, y ambos se pusieron a la faena. “Es de agradecer el apoyo de Héctor porque, como puedes imaginar, sacar un libro de fotografía en blanco y negro, bien editado, con buen papel, bitono, pasta dura y todo eso, no es una empresa fácil, y menos para una pequeña tirada como la que se va a lanzar. Creo que va a ser una edición muy cuidada”, avanza Vega, ilusionado con un proyecto en el que lleva trabajando casi un año, y para que el que han contado con la ayuda del fotógrafo Amando Casado, que es quien se ha encargado del diseño y la maquetación.

De formación autodidacta, José Ramón Vega (León, 1962) lleva dedicándose a la fotografía desde principios de los años 80. Por su cámara ha desfilado gran parte de la escena cultural leonesa, aunque no sea este su único campo de trabajo. Influenciado por los maestros del documentalismo fotográfico, el reportaje y el retrato se alternan entre sus temas preferidos, algo que se puede apreciar en la página donde va colgando algunas de sus imágenes: maqroll.shutterchance.com/photoblog. Sin embargo, es en el retrato —no siempre protagonizado por personas— donde más a gusto se mueve. Sus personajes suelen estar en un entorno personal, un espacio íntimo que aunque aparentemente no añade nada importante, crea siempre una atmósfera a su alrededor, una puesta en escena difusa pero real. Su captura suele ser frontal, directa, alejada de cualquier artificio.

Como dice el fotógrafo Amando Casado en la contraportada de La mirada cercana: “José Ramón Vega transmite en instantes fotográficos las huellas de la vida y la revelación de sí mismo como artista. Une en sus imágenes la sensibilidad de un ojo adiestrado y una mente imaginativa, ofreciéndonos obras de sofisticada sencillez”.

En la portada de su primer libro, Vega ha colocado la célebre imagen del poeta Leopoldo María Panero con el puño en alto que dio la vuelta al mundo tras el fallecimiento de este autor en marzo de 2014, y que fue realizada en 2011, durante la última visita que el poeta realizó a León para participar en un encuentro con Antonio Gamoneda.

Pero por su libro desfilan muchos personajes, conocidos y desconocidos, algunos insólitos, sorprendentes, y otros que forman parte del día a día de la ciudad de León: “Puedes encontrar gente anónima, familiares, amigos cercanos, personas de la escena cultural y musical de León desde mediados de los años 80 y otros de más renombre artístico o cultural. Por citar algunos, están Ildefonso Rodríguez, Pajares, Zapico, Los Cardiacos, Los Flechazos, Miguel Escanciano, Alberto García Alix, Carmelo Gómez… y otros que pasaron por León en algún momento, como Juan Gelman, John Banville, Alicia Alonso, Carmen Linares, Ana Curra, etcétera, etcétera…”, cita Vega.

En total se muestran en La mirada cercana unas 130 fotografías de otros tantos personajes. Así explica Vega cómo ha llevado a cabo la selección: “Después de darle varias vueltas, decidí presentar los retratos de una manera cronológica, con lo cual muchos retratos proceden de antes de la ‘era digital’. He dedicado muchas horas a escanear y trabajar negativos antiguos, una labor pesada como pocas; tenía mucho respeto a ese paso, a pasar de lo químico a lo digital, pero creo que al final ha quedado un trabajo bastante presentable”.

Además, como fotógrafo, Vega ha tratado de buscar para este libro una línea coherente que mostrase su forma de trabajar, desde las primeras imágenes hasta las últimas. “Por la limitación en el número de páginas del libro, ha habido que hacer varios descartes, pero creo que la mayor parte de los retratos presentados están ahí por su nivel fotográfico más que por la relevancia o no de la persona retratada”.

José Ramón Vega colabora con TAM TAM PRESS desde un principio, muchas veces aportando sus estupendas fotografías a entrevistas y noticias, pero también a través de las secciones Cuarto oscuro —su sección más personal, en la que revela sus descubrimientos y reflexiones sobre distintos fotógrafos del mundo— y Cancamusa —en la que el poeta Víctor M. Díez se plantea un sugerente trabajo de escritura a partir de las tres fotos inconexas que, cada mes, le envía Vega—.

Esto es lo que nos remite Víctor M. Díez cuando le pedimos unas palabras sobre su partenaire en la sección:

“La fotografía debe ser silenciosa (hay fotos estruendosas, no me gustan): no se trata de una cuestión de “discreción”, sino de la música”. Creo que Vega suscribiría, sin problema, esta aserción de Roland Barthes en La cámara lúcida. Su mirada está poblada de miradas. Su “mirada” es cercana porque es común y solitaria, a la vez. En cierta ocasión le pregunté: ¿No sacas la cámara?; y me respondió: he dejado de traerla a actos públicos, ya no puedo hacer fotografías en las que no salgan cámaras. Así, su discreción es de otro orden: la sombra del fotógrafo nos salva del parloteo de la vida sin que nos demos cuenta. Y es que, como diría el viejo sabio Manuel Álvarez Bravo, “aquí abajo, todo es símbolo y misterio”.


Fotos de José Ramón Vega en: maqroll.shutterchance.com/photoblog



lunes, 18 de mayo de 2015

QUERIDOS MONSTRUOS: Luis F. Sanz



QUERIDOS MONSTRUOS
Mayo - Junio 2015
OPENING PARTY: jueves 14 de mayo. 20:00 h.

A partir del martes 12 de Mayo y hasta final de junio estará en las paredes de La Inquilina de Lavapiés la exposición Queridos Monstruos.

¿Por qué “Queridos Monstruos”?

En mi trabajo como ilustrador estoy condicionado por unas fechas de entrega y un presupuesto que en principio determinan el tiempo que le puedes dedicar a un encargo,… aunque siempre existe, entre otros, ese componente lúdico que hace que en ocasiones le dediques más tiempo e incluso experimentes; pero es en tu tiempo libre en el que te permites trabajar con nuevos soportes y materiales e incorporar, a fuerza de repetición, ensayo y error, procesos de esos estudios formales a tus recursos y praxis.

La elección de la temática responde a diversas razones: la primera y más obvia es mi gusto por la literatura y el cine de género, particularmente del terror… soy fan de este cine desde mi niñez y los vídeo-clubes... por lo que es fácil y divertido dedicar cierto tiempo a dibujar cosas que te apetecen. Además, aparte del juego y la experimentación, el cine de terror clásico está maravillosamente iluminado.


"El dibujante Luis F. Sanz muestra una serie de ilustraciones originales: estudios sobre personajes de ficción del cine y la televisión,… ¡iconos monstruosos!. 

Luis F. Sanz ha trabajado como ilustrador para clientes españoles e internacionales como 20 Minutos, El País, Seattle Weekly, Onyx Path Publishing, Anaya,… entre muchos otros. Podéis ver su trabajo en la mayoría de redes sociales."



domingo, 17 de mayo de 2015

APOCALIPSSS por Ballerina Vargas.




Porque elegiste la senda del pathos
Imaginas cataclismos
Porque eres así de estúpida
Haces que una palabra suya
Baste para sanarte
O poner un violento fin
A tu solitario mundo
Y llega el momento

Y entonces la tragedia
Es que no pasa nada
El cielo no se cae sobre ti
La tierra
             con muy buen criterio
No te traga
Y tienes que seguir ahí
Aguantar el tipo
Y admitir a tu pesar
              y tu tendencia al dramatismo
Que las consecuencias
No son para tanto

Descubres lo que ya sabías
Que encajas bien los golpes
Que tienes el sentido del ridículo
A prueba de bombas o pelotas
Como la vagina de una stripper
Del Super Pussy de Bangkok
Y ya no importan el diámetro
Ni la dureza del palo

Pero el mundo huele un poco peor
Porque algo
              vaya usted a saber
              si aurícula o ventrículo
              esta vez
Se te pudrió por dentro

O no te has duchado


Ballerina Vargas, del blog Ínfula Barataria.


Imagen: © Burt Glinn "A stripper in club Samoa" (1949)
.

jueves, 14 de mayo de 2015

FRUSTRACIÓN por José G.Cordonié.



La Frustración fue sentirse abatido en la nostalgia de sueños de un mundo imaginado que pudo ser y nunca fue, al ver izarse en la Realidad la bandera negra del ultraje por manos que se sintieron vencedoras, puras e inocentes.

La Frustración fue conocer el engaño. Saberse títeres imbéciles y mudos actuando para divertir a las bestias, esperando su aplauso, su risa y su encomio.

La Frustración fue el sudor en la frente para ganar el pan que otros comieron hasta no dejar ni rastro de su sombra. Verles masticar papel moneda con sus dientes de oro y diamantes.

La Frustración fue esto; saberse el callejón oscuro donde rebota el eco de sus risas y se hace estridente y sólido, para golpear dos veces, siempre donde más nos duele.

La Frustración fue seguir observando su bandera negra ondeando al viento, sin atrevernos a rociarla de gasolina y prenderla con la cerilla que encendemos para caminar en la oscuridad que nos cubre.

La Frustración fue sabernos muñecos de guiñol actuando con la boca callada y las manos quietas para que el ventrílocuo haga los gestos y ponga la voz.

Frente a sus ultrajes,
las bocas calladas
y las manos quietas.


José G.Cordonié, del blog La Hermética Furibunda.

martes, 12 de mayo de 2015

1 POEMA de María Couceiro.




Aguantar un poco.
La clave está en saber que todo es comestible.
Ni vas a morir de golpe
ni tiene gracia que llores.
Mira todas esas hojas cayendo
en el mismo suelo
y es distinto.

Invertir la acción y desaparecer.
Dejar de recordar sin tener que dormir los dientes.
Integrarse en la pared sin raíz
ni arrancar ni brotar,
borrarse al formar parte.
Ya casi no se ve
y es el mundo entero
de arriba abajo
y sus ruídos,
siempre de animales,
cada palabra.


María Couceiro, de Todos los pájaros dentro.


viernes, 8 de mayo de 2015

PÁRRAFOS HAMBRIENTOS por Pablo Cerezal.



"¡Por los clavos de Cristo!" exclamaba mi abuela, cuando pasaban por televisión aquel anuncio de desodorantes en que una aguerrida valkiria hacía desaparecer entre el pelaje procaz de sus pechos las plumas y espumas de una marea que parecía ir a despegar hacia los cielos de una soleada Estepona (queríamos imaginar, por soñar que no quede, que la actriz del anuncio era una de las veraneantes teutonas que trufaban de libérrima impudicia la Costa del Sol). Desaparecía, también, ente la sinfonía húmeda de aquellos pechos, la nota discordante del sudor axilar... que al final se trataba de un anuncio de desodorante, no lo olvidemos. Me preguntaba yo, entonces, qué tendrían los clavos de Cristo que tamaña reverencia imponían a la madre de mi madre. Tal vez sólo reminiscencias de parroquia rural domingos y fiestas de guardar según ordenanza municipal o episcopal que, al fin, entonces (y ya casi ahora, háganme caso), la misma cosa era. Evidente que mi genética había perdido por el camino tamañas reverencias celestiales. Uno era (y continúa siendo), en exceso, primario: nada se me antojaba más celestial que aquellos germánicos pechos de la chica del anuncio.

La veneración de mi abuela hacia los dardos de metal que acribillaron las muñecas y tobillos del Cristo, supongo, se ubicaba en una necrofílica pasión por la leyenda que, creo, deberían estudiar los antropólogos para mejor catalogar al hispano de a pie. No se sorprendan, hablo en serio. Sólo debemos acudir a los noticiarios estos días para corroborar lo que expongo: parece que se han hallado, al fin, los huesos de Miguel de Cervantes. ¡Aleluya! Los hay que piensan que es orquestada propaganda electoralista. Otros prefieren pensar que aún anida un ánimo cultural en el animal que anima el ánimo del desgobierno. Yo no sé, dudo de todo, cual Descartes de taberna y, tras tomarme un tercio de Mahou, pienso en García Lorca y deduzco que la necrofilia tiene sus propios tiempos. O tal vez sólo sea cuestión de digestiones. Y me explico: aunque a mí se me atragantase la deglucción, a temprana edad, del Quijote, como se me atragantaban las espinas del gallo que mi madre me preparaba porque hay que comer pescado, no me ocurrió igual con los versos de aquel poeta que se nos perdió en Nueva York antes de hacerlo en la fosa anónima de un sendero rural. Otros, los que ostentan el poder, tal vez anden aún intentando digerirlos. De ahí la espera.

Yo, estos días, por abundar en la necrofilia, sólo pienso en crucificarte a una cruz de sábanas revueltas para mejor devorar tus entrañas hasta que rompa, en el tierno dique de tus huesos, el oleaje sin norte de mi dentadura. Comerte, o sea, y escribir versos caníbales a la luz de una luna que no se atreve a asomar el rostro. Y es que ya he saboreado el rosa teñido de fierro en que fallecen tus piernas, el metal color de lirio en que se momifican tus besos, el trigo enhiesto de aurora al que sucumben tus axilas, amor, muchas veces que hoy son apenas nada. Por eso deseo roer tu piel de queso delicioso hasta llegar al gruyére sorprendido de tu osamenta. Necrofilia hispana, qué le vamos a hacer, los genes no engañan.

Cuentan que Cervantes perdió una mano en la batalla de Lepanto. A nadie parece importarle. Lo único destacable aparenta ser la otra mano, la que le quedó para escribir el Quijote, aunque a tantos se nos atragantase. Esa otra mano, suponemos, es la que han encontrado los científicos que no salvarán el cáncer pero reverdecerán la literaria gloria patria. Por eso hacen bien las autoridades empleando los caudales públicos en limpiar de tierra y edad esos huesos que dieron lustre a la lengua que hoy hablamos. Y yo, al final, va a resultar que no soy distinto de tantos recién inaugurados amantes de la prosa del célebre manco. Así, hoy que no logro encontrar la palabra adecuada, regreso en busca de la lírica perdida al andamiaje mortal de tus huesos, como si fuesen éstos nacimiento de Ganges o alunizaje de Apollo 11. Tal vez lo sean, porque lo que muere en tu cartílago es el fulgor certero de mi orgasmo, la manifestación silenciosa de mi plasma, y pienso acudir en día de elecciones a votar por ti aunque no aparezca tu nombre en lista alguna, ya habrá tiempo, que el español tiende a la necrofilia, ya lo venimos explicando.

Claro que si el dinero empleado en la busca y captura del padre de las letras hispanas lo hubiese sido en dar de comer a la mano que la escribe hoy en día otro gallo nos cantaría. Tal vez así mantuviese yo más ocupadas las mías, y sus dedos brotarían más párrafos, y no pensaría que escribir es más improductivo que amarte. Por eso, puestos a elegir huesos, prefiero los de la mano perdida que es, al fin, esa con que muchos pretendemos seguir delineando palabras que sorprendan al futuro. Porque en Cervantes sería, posiblemente, como en mí, la que se encargaba de alucinar mareas en el cuerpo de la amada, mientras arañaba y roía, con la única intención de disponer a la vista y a la mandíbula, el eterno osario de un beso.

Que la cultura no habita en los huesos del que la escribe. Que habita en sus páginas, y para eso pasa la vida ensuciándolas de belleza, es algo que hoy comprendo, mientras pretendo hallar la palabra en el filo de beso de tu pubis, bien limpio de piel, ya en los huesos. Igual con la religión, que no hace guarida en los clavos que apuntalaron por siempre el negocio del cristianismo. Igual, tal vez, espero que no, con el amor, que no es tratado de hambre salvo cuando te devoro. Que si la mano de escribir no sirve para ganar el sustento, mejor emplearla en violentar tu carne, que eso siempre alimenta.

Así que: bravo por los estudiosos y los que ponen el dinero (ustedes, no lo olviden). Bravo por los huesos de Cervantes y consignémonos, por los clavos de Cristo, ante tamaña proeza. Cervantes aún vive, aunque la mano que en el autor amaba, tal vez, nunca lo sabremos, quedase perdida en los mares de una batalla. Y es que aquellos dedos se humedecieron en la tinta de un temblor o un beso, para poder después inspirar las páginas que a tantos, desde entonces, han ido inspirando. Mis manos, hoy, las dos, arañan tu piel para más pronto llegar al hueso. Luego, llegada la noche, escribirán frases de nada que en nada quedarán... por siempre.


Pablo Cerezal, del blog Postales desde el Hafa.


miércoles, 6 de mayo de 2015

MADE IN JAPAN, POR GONZALO ARÍSTEGUI



Extraído del blog Ragged Glory

Made In Japan bien pudiera servir para compendiar toda una época en la que muy buena parte del rock and roll vive del y por el exceso, planta en él sus credenciales y sueña con fundir a Chuck Berry y Eddie Cochran con Beethoven y Bruckner —por ejemplo— como si quisiera ser admitida en los conservatorios. Solo algunos salieron bien parados de tan fastuoso intento sin que el instinto popular, inmediato y primigenio de la música del diablo se perdiera en el camino. Entre ellos, claro, Deep Purple, inmortalizado en su segunda formación, en Japón, en 1972 y en directo, gracias al magnífico y mítico doble elepé que hoy llega a Ragged Glory cual trueno vinílico surcado por la aguja de mi tocadiscos. Hard rock que tiende a ser progresivo y sinfónico —el gusto de Jon Lord por las músicas clásica y barroca—, pero que demuestra, como afirmaba Fernando Pardo, que "se puede delirar en directo sin flojear, sin perder el control. Lo que parece macarrismo es la misma agresividad de MC5 o los Stooges, los grupos high energy más santificados por la crítica". Eso es. Los siete temas que ocupan las cuatro caras del artefacto en cuestión —explayándose durante hora y cuarto— proponen un despliegue técnico extraordinario que es cercanía y pasión, no distancia y erudición, cuyo desarrollo interpela a nuestro estómago antes que a nuestro cerebro, aunque éste también sea invitado.

La cara uno lleva al paroxismo esa agresividad controlada de la que habla Pardo mediante gloriosas versiones de Highway Star y Child In Time registradas en Osaka el 16 de agosto. Little Richard y Bach son conjurados en el primero de los temas por una base rítmica arrolladora (Ian Paice y Roger Glover), un Ian Gillan frenético y dos solos de Ritchie Blackmore y Jon Lord que —guitarra y órgano respectivamente— extraen notas y sonidos ya eternos que los millones de reproducciones en todo el mundo jamás han menoscabado. El misterioso órgano de Lord, la batería gradual de Paice (platos, timbales, bombo, caja), la voz (moderada en principio) de Gillan y, al final, el bajo de Glover fabrican un crescendo que estalla cuando entran las seis cuerdas de Blackmore, y Gillan empiezan a soltar esos alaridos que parece van a romper los altavoces. Hablamos, por supuesto, de la mencionada Child In Time. El tempo se acelera para que Blackmore realice una tremenda exhibición que, una vez concluida, es reemplazada por el motivo principal y el segundo crescendo del corte, sintiéndose de nuevo esa mezcla de pánico y estupefacción —que será el hazmerreír del punk— ante los agudos chillidos que salen de las cuerdas vocales de Ian Gillan. Una coda remata los doce minutos y medio de la canción para júbilo del público nipón, que aplaude a rabiar.



La segunda cara viaja al día anterior, sin moverse de Osaka, para que el riff más famoso de cualquier tiempo y lugar, el de Smoke On The Water, dé paso a una interpretación espléndida del tema. The Mule, el 17 de agosto en Tokio, da pie a la eterna discusión sobre los solos de batería y las bandas de rock. El que aquí hace Paice es muy bueno, pero cierto que el percutir durante varios minutos sin el acompañamiento de otro instrumento resulta enormemente tedioso (e incluso sobrante) para muchos oyentes, entre los que puede haber fans del hard rock y de Deep Purple. Sin embargo, es parte de un conjunto indivisible, tan representativo del quinteto y de su tiempo que no puede ser obviado.

De nuevo en Osaka, el día 16, la tercera parte del doble elepé recupera la unanimidad gracias al hard blues de Strange Kind Of Woman y el diálogo que establecen Blackmore y Gillan. El vanguardista prólogo de Jon Lord en Lazy (en el que intercala los acordes de Louie Louie y C Jam Blues) —mismas fecha y ciudad que The Mule— es seguido de un punteo muy jazzístico de Blackmore, antes de que todo el grupo se lance a la carrera practicando un R&B progresivo en el que Lord suena a Jimmy Smith regalándonos un pequeño y soberbio solo, Gillan toca la armónica y Blackmore introduce el motivo principal de la primera de las rapsodias suecas de Hugo Alfvén. ¡Ahí es nada!




La última cara de Made In Japan (Osaka, 16 de agosto) la ocupa en exclusiva Space Truckin', que en vivo multiplica por cinco su duración en Machine Head hasta convertirse en un monstruo psicodélico en el que cabe por igual un fragmento de Los planetas de Holst (Júpiter) tocado por Lord, la improvisación atonal y free o el saqueo de uno de los temas del propio grupo, Fools. Perfecta exageración o hipérbole la que es utilizada para concluir un documento indispensable —el que fija la primera visita de Deep Purple al país del sol naciente— si se quiere conocer una estética musical que dominó el rock durante buena parte de los años setenta, si bien lo que en unos era plomizo, pedante y ridículo, en Made In Japan y el quinteto inglés resulta vibrante, embriagador y pleno de groove. Y, sin ningún género de dudas, influyente hasta la médula.

martes, 5 de mayo de 2015

1 POEMA de Ricardo Moreno Mira.




Vas a cabalgar
Nene
Vas a cabalgar
Vas a cabalgar
Sobre las estrellas
Eres un jinete del asfalto
Eres el jinete pálido
Eres
La mierda
que zumba y corre
por el mundo
Tú eres
El payaso
En el puto día del Juicio

Ricardo Moreno Mira


lunes, 4 de mayo de 2015

POLVO por Marcos Matacana Martín.



"Para que yo me llame Ángel González"
Ángel González

"Poco significa tener un nombre, te lo juro"
Manuel Vilas


Te has quedado dormida
Tan frágil y mañana no estarás
Ni ebria ni conmigo y quizás pienses
Que no valió la pena
Y qué más da
Si ya no somos niños

Aún huelen en mis manos la saliva
Tu sexo y veo la ropa
Tirada en la moqueta con la urgencia
De dos desconocidos

Y no es que me lo crea
Pero parece
Que lo has pasado bien
Y eso es bastante

Y puede que otro día
Quieras llamarme
Y culparás al vodka y pensarás
Que no tomaste bien
Mi número en la agenda

Y vendrán otras
Seguro y fingiré
Un nuevo Paraíso
Igual que tú
Encontrarás
A miles como yo
Que soy tan solo
Una lejana sucesión de nadies
De humo sombra y polvo una cadena
Llamada por instinto al mandamiento
Violento de la carne
No sé con qué sentido
 y que podría
Llamarme Luis también
César o Marcos

Cuando la luz del día nos despierte
Del mástil del deseo desatados
Te vestirás deprisa
un ya te llamo
Y olvidaremos juntos
nuestros nombres


Marcos Matacana Martín, del blog Ínfula Barataria.


Fotografía: © Anders Petersen

martes, 28 de abril de 2015

PAN DURO, de Patxi Irurzun



Otros enlaces a entrevistas, reseñas, etc de la novela:

UN POEMA DE "ESPAÑA, APARTA DE MÍ ESTE CÁDIZ", DE FRANCO DIMERDA



Z3

a pesar que tenía tres coches
se compró uno más
un biplaza descapotable
BMW deportivo modelo Z3

no era empresario
ni príncipe
ni un rico heredero
solo un joven de 20 años
en paro
vecino de un populoso barrio de Madrid
Vallecas
a quien conocí
trabajando como mozo de almacén
y que se tuvo que prestar dinero de su tía
para comprarse el Z3

antes
para llevarme a la cama a una chica
tenía que currármelo hablándoles bonito
invitándolas a comer
o sacándolas a bailar
pero
desde que tengo el Z3
todo es más rápido
porque ni bien las chicas se sientan dentro
y lo primero que hacen es bajarme la
bragueta
para tragarse mi semen

y es que aquí en España
amigo
las chicas son muy interesadas
y solo te hacen caso
cuando ven el dinero
no como en tu país
Perú
en donde seguro
las chicas son más humildes
además de bajitas
cosa que me gusta de las latinas
porque no hay nada mejor
que reventar el culo estrecho
de una mujer pequeña

después de decir esto
Mateo
ese era su nombre
se montó en su Z3
y antes de partir a toda leche
me dijo orgulloso:

si te portas bien
quizás algún día
te deje conducir mi Z3
cinco o diez minutos
por las calles de Madrid

pero aquel día nunca llegó
porque no me porté bien
chupar pollas no era lo mío

domingo, 26 de abril de 2015

PELÍCULAS PARA LA PENUMBRA

REGRESIONES en FILANDÓN (Diario de León).



UNA ESPECIE DE MEMORIAS PRECOCES

Nicolás Miñambres, Diario de León, 26/04/2015.


En una especie de memorias precoces de un tiempo casi mágico se convierte Regresiones, considera Julio César Álvarez en el Prólogo. En efecto: las páginas de esta última entrega literaria esconden los recuerdos y vivencias de Vicente Muñoz Álvarez, representante de una generación de escritores cuya infancia se desarrolla entre los años finales de la Dictadura y comienzos de la Democracia. Son tiempos que condicionan la sensibilidad de esta generación, a caballo entre una sociedad tradicional y un momento de posterior ebullición cultural.

Estas vidas entre dos momentos tan distintos hallan un fiel reflejo en las páginas de Vicente Muñoz. El escritor recuerda con fervor muchos momentos de su vida, pero nunca queda esclavizado por la nostalgia ni la mitificación desmesurada. La estructura de la obra (dividida en seis partes esenciales, precedidas de un breve poema testimonial) dice mucho del espíritu que a ella subyace. La dedicatoria es el primer anticipo: a dos mujeres, denominadas Elisa, y a Veredicto Final, su banda musical de los 80. Simultánea con los recuerdos aparece su concepción de la vida, en Cosas que todavía me hacen sonreír, y del arte, especialmente de la literatura, en Underground y en Éxtasis. Entre esos variados recuerdos (que incluyen el León del momento y el paisaje de Mirantes, como símbolo de la pureza natural) tienen importancia especialísima la amistad, presente en la muestra de afecto que supone Ojo de pez, último bloque de la obra, integrado por la colaboración literaria de amigos del autor. La facilidad para universalizar recuerdos, la plástica recuperación de espacios y de publicaciones leonesas y una gran expresividad (que alcanza su cima en Días extraños) hacen de Regresiones, en su sentido positivo, una obra excelente.


Regresiones Vicente Muñoz Álvarez Lupercalia Ediciones, la Romana, 2015. 238 pp




ETIMOLOGÍAS: El vídeo.

sábado, 25 de abril de 2015

LA MORDEDURA por Miss Desastres Naturales.




Sucedió hace años,
algún verso eneasílabo que me tomó el pulso
alguna noche cabizbaja y somnolienta
y el despertar de las fieras
que hicieron añicos los vestidos de pánico.

Mi padre conoce los vientos y las nubes y la cara del sol
pero yo no lo vi venir, siempre de sotavento,
hasta que en mis manos tuve los pomos que arden
y abren, como cicatrices que no sanarán jamás,
barrancos por dentro.

De puertos y partidas me hablaban.
Tan descreída me revelé sumisa
en los pabellones que nos regala la métrica maldita de la desidia
como ofrenda para los angustiados
como sutura para los desamados.

Me mordieron las palabras te digo
dejando reguero encarnado en mi fondo
y la sangre trajo más sangre
y llegaron más cuerpos que decapitaron mi sencilla armonía,
con sabor a oleaje y dioses neptunos,
manchaban corazones de alabastro
y abracé sus pequeñas fortunas
y abracé sus hermosas torturas.

Radiografiaban mi esquizofrenia amorosa
y rebosaban sienes calientes,
con brutalidad se amarraban a mi garganta,
prometían significados,
dibujaban brazadas en la espesura del llanto,
se desprendía el minutero en ellos.

A veces luminosos,
a veces tenebrosos,
barata desolación la que traía mi saliva sin su voz, sin su canto.

Hice un dique en la memoria para su veneno
con mis manos, con mis besos.
Como un depósito que arde eternamente
y declama vida,
veneré la sangría de versos ajenos.

Y te confieso que me encontré siempre en sus cielos acorralados
lamí la carótida cercenada del viento
y me golpeé con la torpeza del insomne al que no le cabe ya el mundo en las manos.

Desde entonces me hallas cautiva,
decadente y ritual,
sangrando un blues por los costados,
curándome y saciándome en él,
sometida al deseo incunable.

Porque el poema es el sudor de las mujeres en la emboscada.
Porque sabes que trae su foso y su propio descalabro.
(bastan unos ojos fríos para no ver)


Miss Desastres Naturales


miércoles, 22 de abril de 2015

MI MARIDO ES UN MUEBLE: Esteban Gutiérrez Gómez.



"Mi marido es un mueble", 
un libro de relatos sobre el mundo subterráneo de la pareja

Es un placer anunciaros que ya está disponible en venta on-line en la web de Lupercalia Mi marido es un mueble, el primero de los libros de relatos que publico. Además, como oferta de pre-venta, por la compra de un ejemplar Lupercalia regala otro ejemplar de Esquinas, el maravilloso libro de relatos de mi amigo y cómplice, Pepe Pereza.

Podéis conseguir el libro aquí. No hay gastos de envío y es una oportunidad única de llevarte dos libros que, creo, merecen la pena.

Después de quince años dándole al cuento, como profesor en talleres de creación literaria y como escritor compulsivo de relatos a la búsqueda de la conmoción en el lector, y después de declararme cuentista y, por tanto, fracasado en el éxito literario, llega este libro que sin duda muestra la literatura que me habita. Soy un defensor del cuento como arte narrativo mayor, el cuento como hermano de la novela, no como primo lejano. El cuento como comida principal del menú, no como un simple aperitivo. El cuento como un lugar en el que vivir, no una estación de paso camino de la narrativa extensa. 

Espero que disfrutéis de estas diecisiete historias que giran en torno al mundo de la pareja o, mejor dicho, al submundo apenas perceptible que la rodea y que solemos llamar genéricamente (para evitarnos pensar de qué se trata en realidad) como "relaciones de convivencia".

La portada del libro es del fotógrafo Javier Jimeno Maté (Diablo.es). Gracias amigo.

*

La sospecha de una infidelidad, un necesario régimen de adelgazamiento, la misteriosa desaparición en un espectáculo de magia, la terrible sensación de sentir el menosprecio de los demás, una mutación inexplicable en el comportamiento de la pareja, la necesidad de momentos de soledad, una reunión de trabajo agotadora, la más intensa ola de calor, un atentado terrorista... Cualquiera de estos elementos puede provocar un cambio sustancial en una relación de pareja. Quizá por sí solos no serían decisivos, pero sumados a factores cotidianos de convivencia, producirán efectos impensados.

Cada elemento relacionado se corresponde con una historia que podrán leer en este libro. Esteban Gutiérrez Gómez muestra aspectos muy íntimos, ubicados cerca del alma, en el mundo de la pareja. Aspectos conocidos pero totalmente inexplorados.

Parejas que subsisten a pesar de que nunca ha existido un vínculo sustancial entre las personas que forman la unión o, como contrapunto, parejas que defienden su relación a pesar de todos los males que les rodean. Todo tipo de relaciones tienen cabida en el libro.
Y es que el mundo de la pareja es único, excepcional en cada caso.

Mi marido es un mueble es el primer libro de cuentos publicado de la trilogía Asuntos domésticos, en la que Esteban Gutiérrez Gómez aborda las relaciones de pareja desde perspectivas tan cotidianas como inusuales.


miércoles, 15 de abril de 2015

Presentación de PAN DURO (Patxi Irurzun)



Jueves 16 de abril, 11:00H
ELKAR COMEDIAS PAMPLONA 


Puravida, una soñadora chica de quince años que hace honor a su nombre, y su padre, un vendedor ambulante de todo tipo de cacharros absurdos (por ejemplo, unas sandalias con capota para los días de lluvia), llegan por casualidad a Zarraluki, un lugar que no aparece en los mapas y que sin embargo celebra anualmente el Campeonato Internacional de Lanzamiento de Huesos de Aceituna.
Es solo una de las surrealistas situaciones que acontecen en este fantasmal pueblo de montaña con faro y equipo de remeros. Un pueblo en el que la vida y la subsistencia dependen por completo de la relación amorosa entre la profesora y el panadero, pareja en plena crisis sentimental. Puravida y su padre intentarán mediar entre ellos con la ayuda de Oihan, uno de los habitantes —con sus 113 añitos— más jóvenes de Zarraluki.
Patxi Irurzun nos sorprende esta vez con una divertida y poética novela para jóvenes de todas las edades, en la que sobre reminiscencias del realismo mágico y de películas como "Amanece que no es poco" o "Bitelchús", se eleva la voz siempre tan mordaz como tierna del autor navarro.



lunes, 13 de abril de 2015

MARGINALES & EMARGINATI: Edición impresa.






Marginales y Emarginati de Vicente Muñoz Álvarez e ilustrado por Mik Baro y traducido al italiano por mi querido Guido Micheli, son la muestra tangible de que querer es poder, y de que el querer viene a ser el querer sentirlo y el poder el poder sentirlo ¿que de qué os estoy hablando...? Abrir por cualquier página y comprobarlo, Vicente nos abre su pecho y a la vez el nuestro, el más oscuro, pero que en realidad viene a ser el más claro, pues es el que guía nuestros pasos, lo callado que nos guía... obra de culto para todos los públicos... necesaria para todos los públicos...

¡Ya disponibles en papel!!

*

Marginales es el libro inacabado de Vicente Muñoz Álvarez. Es el libro inacabado y su apuesta más personal por la literatura. Marginales es, contrariamente a lo que se dice de él, el libro en el que el autor leonés se muestra más desnudo, porque a través de los personajes de cada uno de los 50 relatos de este bestiario, he podido ver su alma. Porque el alma nace vacía y se colma con los años, con las experiencias vividas y con la imaginadas una vez nos posee la ficción, cuando nos forjamos como personas. En Marginales podemos conocer el alimento intelectual de Vicente Muñoz Álvarez en la juventud: las películas y series de televisión de su vida, sus lecturas preferidas, la música con la que dejó que el ritmo le dominase; el alimento intelectual que, en suma, ha ido fraguando su aliento y su forma de entender el mundo. Sus pensamientos recurrentes, sus fobias, las bestias que pueblan sus noches. Por eso es el libro más personal, el más literario y, a la vez, el que nos ofrece su rostro verdadero. El lector podrá conocer entre líneas los demonios que atormentan al autor leonés y reconociéndolos, como Francis Bacon reconocía al animal que habita en el hombre de sus retratos, podrá entender su literatura. Pero no olviden, queridos lectores, que Marginales es un libro inacabado, que serán ustedes quienes reescriban en su cabeza cada uno de los relatos y que, quizá, encuentren el espíritu inquieto del autor allí o, quizá, sea su propia ferocidad la que se muestre. Al fin y al cabo, amigos lectores, en esta vida todos compartimos las mismas pesadillas.

Por si fuera poco, el libro cuenta con el valor añadido de las ilustraciones de Mik Baro que acompañan los textos. Geniales en su fiereza.


Esteban Gutiérrez Gómez


Emarginati è il libro incocluso di Vicente Muñoz Álvarez. È il libro inconcluso e la sua più intima scommessa per la letteratura. Emarginati è, contrariamente a quel che si dice, il libro in cui l’autore leonense si mette più a nudo, perché tramite i personaggi di ognuno dei 50 racconti di questo bestiario ho potuto vedere la sua anima. Perché l’anima nasce vuota e si riempie con gli anni, con le esperienze vissute e con quelle immaginate una volta che ci possiede la fantasia, quando ci plasmiamo come persone. Con Emarginati possiamo conoscere l’alimento intellettuale della gioventù di Vicente Muñoz Álvarez: i film e le serie televisive della sua vita, le sue letture preferite, la musica con la quale si lasciò trasportare, l’alimento intellettuale che, in definitiva, ha forgiato il suo respiro e il suo modo di vedere il mondo. I suoi pensieri ricorrenti, le sue fobie, gli animali che popolano le sue notti. Per questo è il libro più personale, il più letterario e allo stesso tempo quello che ci offre il suo vero volto. Il lettore potrà riconoscere, tra le righe, i demoni che tormentano l’autore leonense e riconoscendoli, come Francis Bacon riconosceva l’animale che abitava nell’uomo dei suoi ritratti, potrà capire la sua letteratura. Ma non dimentichino, cari lettori, che Emarginati è un libro inconcluso, che dovrete essere voi a riscrivere mentalmente ogni racconto e che, forse, incontrerete lì lo spirito inquieto dell’autore o forse verrà a galla la vostra stessa ferocia. Alla fin fine, amici lettori, in questa vita tutti condividiamo gli stessi incubi. 

E se ciò non bastasse il libro conta col valore aggiunto delle illustrazioni di Mik Baro che accompagnano i testi. Geniali nalla loro fierezza. Ed ora, la traduzione dello scrittore ed editore italiano Guido Micheli.


Esteban Gutiérrez Gómez, traducción por Guido Micheli.

viernes, 3 de abril de 2015

DRÍADE HERIDA por Javier Vayá Albert.




Quien te expulsó
de los juegos y cuentos de hadas
para dejarte aquí
náufraga en mitad del océano
de esta cama demasiado inmensa
demasiado blanca
de este pasillo al infierno adulto.
Quién ordenó talar tu bosque
eligió el sonido del árbol desplomándose
para que robaras una porción
de dolor a todo el que pasa por tu lado
a nosotros que solo nos preocupábamos
del propio y privado.
Quién extrajo las fuerzas a tu madre
para que no pudiera sostenerse
te concedió el milagro de las lágrimas
en los rostros de las enfermeras.
Qué coartada esgrimirán mañana
los telepredicadores cotidianos
los extorsionadores de fe ambulantes
los charlatanes de feria del libro
los psicólogos del photocall
los que autoayudan a sus bolsillos
los que cumplen sueños a interés bajo
si jamás han visto en tus ojos diminutos
languidecer la única y posible magia.

Javier Vayá Albert, del blog Actos Invisibles.


miércoles, 1 de abril de 2015

HAY UNA MUJER EN EL PARQUE por Pepe Pereza.



Un solitario más y me voy a la cama. Claro que eso mismo dije hace una hora. En la pantalla, la baraja virtual se despliega sobre un tapete virtual. Antes de realizar ningún movimiento me enciendo un cigarro. Hay tanto humo que tendría que abrir las ventanas para que se ventile la habitación, pero la noche es fría y no quiero resfriarme. Con el ratón voy cambiando las cartas de lugar. Rojas con rojas, negras con negras. Consigo que desaparezcan varias columnas, pero en la última jugada pierdo la partida. Apago el ordenador y abro las ventanas para que se vaya la humareda. Abajo, en el parque, veo a una mujer con claros síntomas de embriaguez. Camina haciendo eses y gesticula como si estuviera hablando a un acompañante inexistente. En un momento dado tropieza y cae de bruces. Intenta levantarse, pero va tan borracha que no puede. Al final se rinde y queda tumbada en el suelo. La observo durante un par de minutos, luego voy al cuarto de baño a lavarme los dientes. Cuando termino, regreso al salón para cerrar las ventanas. Veo que la mujer continúa tirada en medio del camino. Hace demasiado frío para dormir a la intemperie. Lo correcto sería bajar y ofrecerle mi ayuda, pero eso significa complicarse la vida, que es lo menos me apetece en estos momentos. No es problema mío, me digo, que se las arregle sola.
Trato de acabar el capítulo que he empezado a leer, sin embargo no puedo quitarme de la cabeza a esa mujer. Dejo el libro encima de la mesilla, salgo de la cama, me pongo el albornoz y me calzo unas zapatillas. Me queda la esperanza de que se haya ido. Pero no, sigue ahí. Tengo que hacer algo o se va a congelar. Mi primer impulso es coger el teléfono.
- Policía municipal. Dígame.
- Hola, llamo porque hay una mujer desmayada en el parque.
- ¿Qué le pasa?
- Creo que ha bebido demasiado.
- Entiendo ¿Está usted con ella?
- No. La veo desde mi ventana. Es en el parque del Cubo, junto a la zona de los columpios.
- Tomo nota. Dígame su nombre.
- ¿El de ella?
- No, el suyo.
- No creo que esté obligado a dárselo. Mi deber como ciudadano era avisarles a ustedes, y es lo que he hecho.
- Ya, pero mi deber como funcionario es completar un informe y para ello necesito sus datos.
- El caso es que mientras usted y yo hablamos, esa pobre mujer está desatendida.
- Ya he dado aviso a un coche patrulla. No creo que tarden en llegar. En cuanto a sus datos es completamente necesario que me los facilite.
Se los doy y cuelgo.
Van pasando los minutos y el coche patrulla no llega. Calculo que la mujer lleva al raso una media hora. Me pregunto cuánto tarda un cuerpo en sufrir de hipotermia. Enciendo el ordenador. En la Wiquipedia dicen:
"La hipotermia es el problema más grave que aparece tras la exposición al frío ambiental y puede llegar a ser potencialmente mortal. Cuando la temperatura corporal desciende por debajo de los 35 °C comienzan a producirse trastornos cardiovasculares, respiratorios, del sistema nervioso central y de la coagulación: desde taquicardia, hipoventilación, temblores, confusión, bradicardia, arritmias, rigidez, acidosis respiratoria, coma y muerte por debajo de 28 °C."
Consulto otras páginas. Todas vienen a decir más o menos lo mismo. Vuelvo a la ventana ¿Dónde coño se han metido los del coche patrulla? Se supone que ya tendrían que haber llegado. Estoy tentado de bajar la persiana y pasar de todo. Aunque sé que por mucho que cierre los ojos a la realidad, la mujer seguirá estando ahí afuera. No es mi problema, me repito. No soy yo el que ha bebido de más. Entonces, por qué debo preocuparme. Me aparto y me siento en el sofá a fumarme un cigarro. Me jode cargar con una responsabilidad que no es de mi incumbencia, que me ha sido impuesta por puro azar. Si no me hubiese asomado a la ventana justo en el momento en que esa mujer pasaba por debajo, ahora estaría tranquilamente metido en la cama. Golpeo la mesa con el puño. Tengo el mal tino de darle a una esquina del cenicero. Éste sale volando y me golpea en una ceja. Junto con el dolor, siento cómo la sangre baja por el pómulo y sigue avanzando hasta empapar el cuello del albornoz.
Me inclino sobre el lavabo. Los goterones caen, sembrando de rojo el blanco de la loza. Hay algo perturbadoramente adictivo en contemplar la propia sangre. Verla extenderse, conquistando terreno con su seductora coloración. Frente al espejo examino los daños. Tengo un pequeño corte justo por debajo de la ceja del ojo derecho. Es posible que mañana amanezca con la zona del párpado hinchada y amoratada, por lo demás, nada grave. Me desinfecto la herida con agua oxigenada y la cubro con una tirita. Después de limpiar todo, regreso al dormitorio. No me acerco a la ventana, lo que hago es meterme directamente en la cama. No quiero saber si la mujer continúa tendida en el suelo, prefiero pensar que los del coche patrulla han llegado y se han hecho cargo de ella. Tengo los pies helados y, por mucho que me tapo, no consigo entrar en calor. Mientras tanto, enciendo la radio. Entre otras cosas, el locutor anuncia que en el norte las temperaturas bajarán a menos cero.

Pepe Pereza, del blog Asperezas.


martes, 31 de marzo de 2015

NEREA por David González.




Nerea

no está pasando sola
por este duro trance:
no me puedo olvidar
de su único amigo:
un pinscher miniatura
que le hace compañía
desde sus tiempos
como princesa de la casa:

Nerea

descendiente última
de una familia de indianos
venida a menos

padece cáncer de mama:
igual que mi difunta
y bondadosa e indefensa

tía Manolita,

con su pañuelo
de vivos colores
que sin embargo
no podía disimular
la deforestación de su amazonas:
las desgracias ya se sabe
nunca vienen solas:

pero no necesariamente
tienen por qué ir a peor:

pero no necesariamente tienen por qué
ir a peor:


y así
debajo de su pañuelo
de vivos colores
el cabello de Nerea
no solo echa raíces
sino que de nuevo
y con fuerza
ha vuelto
a crecer:

con tanta fuerza
con tal ímpetu
ha vuelto a crecer
el cabello de Nerea
que la cáscara
de su pañuelo
de vivos olores
ya se empieza

a resquebrajar:


el amor es la resurrección de la mujer:
fiodor dostoyevski:



David González, de Campanas de Etiopía (Editorial Origami, 2015).

PELÍCULAS PARA LA PENUMBRA

viernes, 27 de marzo de 2015

HOY EN LEÓN




Dolores de poesía en los bares, 2015.


Seis años contando con los maravillosos carteles de Julia D. Velázquez, gracias amiga.

Seis años de ronda poética por los bares y calles del León antiguo. Seis años de poesía, amistad y cariño por parte de los auténticos artífices de la celebración; todos aquellos amigos que nos acompañan en las distintas paradas, etapas, estaciones.

Seis años y lo que ha cambiado todo en León, y lo que ha cambiado el ambiente poético, y lo que nos alegramos, sin duda.

Algunos de los bares donde hemos procesionado no existen como tales, la buhardilla del CCAN fue clausurada de malas formas y peores modos por las peperas autoridades municipales, el Bardalla ha cerrado por su propia mano recientemente. Este año incorporamos un lugar con solera entre la mayoría de los actuantes El Cardo. El Benito contempla nuestros seis años de vida desde su centenario que celebra en este 2015, el Belmondo sigue sin parar en sus acciones y movidas y El Gran Café celebra sus conciertos, presentaciones y la inigualable jam sesión de los martes.

Y ahí estamos nosotros, esos que dicen versos en la noche, entre el vaho producido por el frío (no en vano ha sido un años de nevadonas) y el vapor del alcohol, la nómina de esta año está compuesta por los siguientes versificadores:

Luis Miguel Rabanal

Patricia Furlong

Ildefonso Rodríguez

Abel Aparicio

Silvia Díaz Chica

Jorge Blanco

Toño Morala

Silvia Abad Montoliu

Vicente Muñoz Álvarez

Xen Rabanal

Charo Acera Rojo

Víctor M. Díez

Eloisa Otero

Felipe Zapico Alonso


Programa

El Benito, 21,30 horas

El Cardo, 22,15 horas

Belmondo, 23,00 horas

El Gran Café, 23, 45 horas


Se recomienda ingerir alimentos sólidos en algún momento de la ronda.

Seis años contando con los maravillosos carteles de Julia D. Velázquez, gracias amiga. 

Nos vemos en los bares.

Zapi