martes, 4 de octubre de 2016

BOURBON por MARCOS MATACANA MARTÍN




"No hay nada como vomitar con alguien
 para llegar a ser viejos amigos."
Sylvia Plath

 "Ni tú ni yo nos dimos cuenta 

de que tras sus tetas
no había corazón,
solo ambición"
Dinamita pa los pollos

A Manolo Marcos

.
aquella mujer desnuda
con el pubis rasurado solo
cubierta de una argéntea purpurina
había llegado del futuro más que hambrienta
de hombres que en su mundo se habían ido
extinguiendo por la Ciencia que los hizo
innecesarios

sin embargo
la rubia estelar se había atrevido
a atravesar milenios y desafiar
a la malvada soberana de ese Lesbos
por encontrar un buen maromo y sentir
ahogado entre sus nalgas
aquello que había visto colgando
en los viejos
cuadros del museo

era viernes por la noche y la alquilamos
2021
qué lejos parecía entonces
una Odisea sexual

los padres de Eduardo habían salido
y costó convencer al tío del videoclub
siempre fumando del local
en el ángulo oscuro

cada vez empezáis antes
a haceros pajas
y soltó una carcajada

y habíamos comenzado el instituto
y habíamos descubierto aquel verano
que besar
podía ser mejor que el fútbol
y que lo teníamos todo
para ser felices
un paquete de Fortuna
una película guarra
cerveza y la certeza
de que la vida sería hermosa
y éramos jóvenes

pero dejamos de serlo y llegó ella
como un fantasma del pasado
arrastrando en sus cadenas galeotes
y terminó de separarnos

el tiempo ha impuesto desde entonces
una tiranía de distancias
con el filo de recuerdos ya mellado para el daño
el mar devuelve ahora
en su falsa calma de espumas
lacios miembros arrancados
los despojos
el cadáver triste envuelto en sal
la baba amarga de los besos
falsos en la orilla de penumbras
plásticas de un club
rompeolas de carretera
donde las vidas encallan

el postrero Triunfo de Medusa
en su féretro viscoso de algas
podría decir yo mismo cuando bebo
y la lengua se me llena
de figuras y otros pelos

la resaca vomitada en los retretes
sucios de un burdel
en noches reflejadas en espejos
lúbricas de soledad y licra impúdica

al final el tiempo ha puesto
a cada uno en su sitio

ella lejos
a saber

tú y yo borrachos como entonces
juntos
después de tantos años
compartiendo barra compartiendo
el remo en la galera de su ausencia
sedados por la luz rosada del neón
el bourbon
en el fondo turbio de los vasos
donde el hielo se deshace tatuados
de su olvido como reses
que aceptan su destino
mansamente

odiándonos

como solo se odian dos hombres
que han sido amigos

por ella

el humo de un cigarro
humedece tus ojos



Marcos Matacana Martín

https://www.facebook.com/marcos.matacanamartin?fref=ts
.