sábado, 1 de octubre de 2016

UN POEMA de ISABEL MARINA




Cortezas de árbol en las manos,
este peso, este agujero
y un clamor vacío
de cuadros imposibles.

El tiempo transcurre firme
ante el río descarnado,
donde arden esas piedras
que nos marcan para siempre.

Vértigo, cristales rotos,
muñecos mecánicos.
Apenas asoman luces
en la casa abandonada.


Isabel Marina, de Acero en los labios (Ediciones Camelot, 2016).

http://m.casadellibro.com/libro-acero-en-los-labios/9788494564239/3023681