miércoles, 4 de enero de 2012

MIENTRAS DORMÍAS by Pepe Pereza.


Te quedaste dormida en el sofá. La luz que entraba por la ventana venía a descansar sobre tu pelo otorgándole una profunda luminiscencia. No pude evitar dibujar con la mirada el periplo de tu perfil, y mecido al ritmo pausado de tu respiración me dejé llevar por el embrujo de tu belleza. Seguí anonadado hasta que una inoportuna mosca aterrizó en la punta de tu nariz, y tú, con una tosca mueca y un manotazo al aire, pusiste fin al hechizo.

Pepe Pereza, del libro Amores breves.

http://pepepereza.blogspot.com/