viernes, 6 de mayo de 2016

EL AMOR DE LOS YONQUIS por JAVIER VAYÁ ALBERT




Siempre me fascinó
el amor de los yonquis.
El déficit de promesas esquilmadas
cuando el futuro es la quimera de los otros.
La certeza desgarradora y afable
de la muerte de los para siempre en la casilla de salida.
El éxtasis del sexo trocado por la próxima dosis.
Aún así se aman.
Recorren juntos la ciudad en una gincana cruel y sórdida.
Se pierden y reencuentran entre la sed y la búsqueda.
Conocen la profundidad ilimitada del fondo
y lo asombrosamente raudo que se es capaz de llegar.
Se saben rivales similares amantes bajo el sol del vertedero.
Siempre me fascinó
el amor de los yonquis.
Barajan la misma atroz naturalidad que algunos ancianos;
cuando tras unos minutos contemplando
el cuerpo muerto que yace a su lado
continúan su camino y su búsqueda
con esa actitud pasmosa que los normales llamaríamos
frialdad.

Javier Vayá Álbert