martes, 30 de septiembre de 2014

VINALIA TRIPPERS: Cultura Quinqui.



En 1996 nació un fanzine de relatos ilustrados para adultos con el fin de dar salida a un tipo de literatura subterránea, que no suele encontrar acomodo en otras revistas, editoriales y medios. Vicente Muñoz, y el resto de sus entregados editores, han homenajeado en su último número, el 12, al cine quinqui de los 80. Así se ve la cultura quinqui desde Vinalia Trippers. 

¿Cuántas personas formáis parte del equipo?

El equipo está integrado en la actualidad por cuatro personas: Silvia D.Chica, Alfonso Xen Rabanal y yo, Vicente Muñoz Álvarez, como miembros fundadores, y nuestro diseñador, Rodrigo Córdoba, responsable del formato de los tres últimos números.


¿Cuándo y por qué surgió la idea de crear un proyecto sobre temática “quinqui”?

Surgió hace justo ahora un año. Estábamos pensando en cómo orientar el nuevo número, cuando se nos ocurrió: ¿ ya que somos una revista de literatura underground, por qué no dedicar un monográfico al fenómeno quinqui? Yo había estado videando de nuevo algunos clásicos del cine quinqui de los 70 y 80, y me di cuenta de los muchos puntos que teníamos en común, salvando las distancias, con aquellas películas: lo marginal, lo independiente y, sobre todo, el ir contra lo establecido. Así que se lo propuse al resto de miembros del equipo y nos embarcamos en esta aventura.

¿De qué manera habéis estado influidos por las películas de los 80 de esta temática?

De manera directa, sin duda. Muchos de los colaboradores habituales de Vinalia nacimos en torno a los 70 y vimos de adolescentes esas películas, que están grabadas a fuego en nuestra memoria.

¿Algúna película en concreto? ¿Algún personaje / actor de la época especialmente interesante para vosotros?

A mí me gustan especialmente Colegas, El pico 1 y 2, la saga de El Torete y, ya en otro nivel, Deprisa, deprisa, de Carlos Saura. Y en cuanto a actores, sin duda, José Luis Manzano y El Pirri, al que hemos dedicado el póster central de este último número.


¿Qué creéis que aporta el mundo quinqui a las culturas en España? ¿Por qué resulta interesante representar mediáticamente el mundo quinqui?

Una visión poco complaciente, pero certera, del Estado de bienestar y la Transición española, que no es la que nos han querido vender por la televisión. Supongo que mediáticamente el fenómeno quinqui interesa por ese aura de héroes del pueblo con que se les representó, villanos buenos, rebeldes con causa al fin y al cabo.

¿Vuestro público lector mayoritario es amante de lo quinqui o es quinqui en algún sentido?

Yo creo que sí, ambas cosas, al menos de espíritu, si entendemos lo quinqui como lo marginal, lo políticamente incorrecto, lo independiente y lo subterráneo, que es lo que siempre nos ha caracterizado.

Sobre los quinquis reales de la actualidad, ¿qué creéis que podrían opinar sobre vuestro trabajo? ¿Simpatizarían por la verosimilitud de vuestras viñetas?

No lo sé, supongo que sí. Este número en concreto está teniendo una estupenda acogida, nos piden por correo, al margen de las ventas en librerías, ejemplares desde todos los puntos de España y parece que a nuestro público le ha gustado mucho.

¿Cuál sería la definición de Vinalia Trippers del concepto “quinqui”?

En sentido amplio, que es el que nos interesa: grupo social marginado, que no comparte el credo de la colectividad y se rebela, de un modo u otro (en nuestro caso con la literatura) contra lo establecido.

¿Algún dato interesante sobre el número quinqui de Vinalia Trippers?

El suplemento de poesía que incluye habitualmente la revista, titulado Poemash, está dedicado en esta ocasión a El Ángel, un músico y poeta español fallecido, autor de un impresionante libro sobre la adicción a la heroína y la mala vida en las calles, Los planos de la demolición. Teníamos con él una deuda pendiente y nos pareció que este número, Spanish quinqui, era la excusa ideal, por las afinidades, para dedicarle un monográfico.

¿Dónde se puede conseguir vuestro fanzine?

En nuestro blog figuran los puntos de venta y el contacto para solicitar la revista por correo, para aquellos que no la encuentren en sus respectivas localidades. Somos una editorial absolutamente independiente, no queremos ni subvenciones ni distribuidoras, ni siquiera estar en los circuitos comerciales al uso. Nosotros mismos llevamos la revista a los puntos de venta con los que sentimos afinidad especial, y nos encargamos de distribuirla y enviarla también por correo.