martes, 9 de febrero de 2016

ESCONDITE por PEDRO CÉSAR ALCUBILLA




Aquella noche
de agosto,
alguien contaba
hasta cien
contra la pared
de casa

Yo salí corriendo
y me escondí
entre los troncos
de la leñera

Abrazado
a mis rodillas,
me sentí seguro,
mezclado
con la oscuridad
y el silencio
de las telarañas

Y no quise salir

No tenía frío

No hacía falta salvarse
de nadie ni nada

Tampoco había
que correr

No me esperaba
un ayer

Y no me perseguía
ninguno de estos
mañanas


Pedro César Alcubilla