martes, 4 de agosto de 2015

GOMINOLAS EN LOS BOLSILLOS




TREGUAS


En el parque,
con una pala y un rastrillo
remueves a las hormigas
desorientadas.
Has sentido la rabia placentera
del que se sabe poderoso.

Has sentido
la sensación del intocable:

olvídalo.

El castillo de arena,
mi llamarte princesa,
son treguas que nos da
la edad embrionaria.

Nosotros
estamos del lado de las hormigas.


PUM


El viento
nos regala un globo
abandonado.
Le pinto ojos
y una sonrisa
de quince puentes.
Jugamos
a que no caiga,
pegamos unas patadas
y, pum, explota.
Incapaz otra vez
de retener la felicidad
más de cinco minutos.

Pero con los pulmones
dispuestos
a hinchar
otro globo
y los puentes intactos
para regresar
de nuevo
al lugar
donde fuimos felices.


Jorge M. Molinero, de Gominolas en los bolsillos (Zoográfico, 2015).