viernes, 4 de julio de 2014

COMIDA PARA PERROS por Gsús Bonilla.


4.

seremos sinceros
y escribiremos: Asco,

con nuestra caligrafía de mierda
con toda la violencia de la poesía


os maldecimos
con la belleza de la no belleza,

sois la violencia de la violencia
como ejemplo
de los pocos ejemplos:


os maldecimos, como a aquellos
que ladraron al sol
en los campos de exterminio

                      cómo no amar, digo
                      al perro rojo, al perro judío


os maldecimos, como a aquellos que idolatran
las cuchillas de las alambradas
en las fronteras

                    cómo no amar, digo
                    a las perras por putas

                   al perro por guía
                   hacia la maldita luz que ansía el ciego

cómo no amar, al perro por negro
al perro que nos rescatará de las catástrofes


os maldecimos, como a aquellos
perros por compañeros
que se enmascaran de revolución
en las protestas: ¡no sois compañeros!

                     sois el cónyuge hostil

la violencia de la violencia
como mal y ejemplo

ejemplo de los pocos ejemplos:


sois la rabia del perro, un tumor
en la condición humana

el amigo fiel de la lombriz que habita
en los intestinos del capitalismo:


lombrices
que trituráis la tierra

estómagos que digerís
la soberanía de un pueblo

                   cagarnos, cagarnos, cagarnos

cagarnos la luz propia
de las tinieblas, pues si nos agraciasteis
con la oscuridad: las entrañas nos pertenecen

                 cagarnos, cagarnos, cagarnos

hacer del vientre
un corazón

qué importa su negrura: pero por fin:

un corazón:


hoy, cuando los niños acunan
botes de humo

y besan la anchura
en las bocachas de las escopetas

y se dejan la infancia
en la fumarola, poco después
de los fogonazos

hoy
cuando se desangran
por los oídos:


Gsús Bonilla, de Comida para perros (Baile del sol, 2014).