domingo, 1 de noviembre de 2015

POETA MALDITO (Borrador permanente) por Felipe Zapico Alonso.



Poeta maldito no es ese
que aparece siempre
sucio
y
maloliente
el poeta maldito
no es el tipo del pelo grasiento
no es ese de la chaqueta raída
ni el de la caspa revoloteando
en su desorientación.
No es ese
que
porque una vez
le dijeron
maldito
tiene que llevar ese sambenito
a perpetuidad.
El poeta maldito
es ese
que como tú
tenía un trabajo
del que comía
y hace años que ya no tiene;
es
ese
que hace tan lindos poemas
que te arañan en lo más profundo.
El poeta maldito no es el que se ahoga
en absenta
caballo
ácidos
ni hojaldres bañados en miel.
El poeta maldito no es
el que clama por sexo
inmundo
abyecto
dolorido
o convexo.
El poeta maldito no es
el
que no
se entiende
ni a si
mismo.
Poeta maldita es la que recorre media ciudad
con una bombona vacía
en el carrito de la compra
hasta la lejana casa de su tía lejana
para cambiarla
una medio llena
o
medio vacía
que arrastrará hasta su casa
para poder darse una ducha,
el embase siempre debe arrastrase
ya
sea
lleno
vacio
o
mediado.
El poeta maldito
es el
que a cada
factura
se fractura
a
cada abrazo
partido
siente el vacío
el que
mira desde lejos
y
sufre en
silencio.
El poeta maldito
es el que no llega ni a medio mes
al que le cortan
la luz
el agua
y
se va quedando
poco a poco
sin
verbos
pronombres
y
ningún adjetivo.
El poeta maldito es ese que ya casi
no
come
ya no vuela
y
pasa frío.
Es ese que
que no puede comprar
libros
que no puede leerte
ese
es el poeta maldito
y cada día hay más
más y más y más
poetas malditos
maldito sea
este puto sistema
malditos sean quienes lo
sostienen
malditos.
Y a los poetas
que os quiero
que os abrazo
queridos malditos y malditas
de mi corazón.

Felipe Zapico Alonso,
del blog Narciso el Valvulista.