jueves, 29 de junio de 2017

AMANECER EN EL ROCÓDROMO




Esa casa en la colina donde todos meamos de pie en una bacinilla azul
Donde superamos las semanas contando los cazas que brillan en el cielo
Hay tardes emocionantes en las que nos prestamos la voz y eso nos neurotiza
Hemos venido a aturdir
El postporno nos borró la chulería, a todas horas vaga por nuestra memoria reseca
A mi hermana antiquísima la llamamos la máquina de la verdad
Cuando los lunes hunde su cabeza en la bacinilla para inspirarse
Y a ciegas escribe notas salvajes con una mano mientras aguanta la respiración
Después saca la cabeza chorreante, se queda mirando la bola del mundo
Y me da lo mío.

Víctor Pérez


No hay comentarios: