viernes, 28 de abril de 2017

POLVO EN EL AIRE por MARCOS MATACANA MARTÍN




Días azules


Estos días azules y este sol de la infancia
Antonio Machado


días azules porque nada
de lo que ha ocurrido luego
nos iba a pasar a nosotros


De consolatione vitae

¿Por qué buscáis la felicidad, ¡oh mortales! fuera de vosotros,
cuando la tenéis dentro de vosotros mismos?

Boecio
.
ni sueño ni teatro ni camino
el soplo de algún dios indiferente
en sombra que se pierde convertido
en el oscuro magma de la muerte
o en el temor seguro de estar vivo

y mientras tanto preocuparme solo
antes que troques tu hermosura en guano
o en Lope te desprecien los gusanos
de si me dejarás echarte un polvo
o habré de consolarme con la mano


Sueños

Esta playa es refugio
de todos los sueños del verano

Juan Lamillar


A Jesús Nariño


quisieron disfrutar aquel verano
la vida que bullía adolescente
nada les importó ver las señales
las sombras que avanzaban en la arena
las huellas que ya habían dejado otros

agosto con su luz era un imán
de cuerpos de sonrisas la belleza
la sal disuelta en lenguas como llamas
de un fuego que no duele pero quema
y deja cicatrices en el tiempo

desnudos se entregaron a las olas
vencidos de otro mar hecho de noches
y el agua los cubrió con algas negras

volvieron olvidados del amor
los ojos empapados de vacío

Apunta mi número

Poseer es perder.
Fernando Pessoa
.
qué apagado consuelo verte mía
rota deshecha jadeante frágil
después de esta dilatada travesía
por días aciagos y estaciones esquivas
de deseo latiendo un corazón
y el monstruo entre las piernas

no son tus labios los que quiero
besar ni el sexo fuente de tu pubis
el vello orillado de tus ingles
como un rompeolas de espuma tibia
en el roce violento de los cuerpos

eras tú aquélla indiferente altiva
diosa inalcanzable en sus tacones
pedestal de su propia teogonía
ahora herida templada entre mis brazos
el pecho que baja y sube cuando duermes
tu corazón sumiso acompasado al mío

perdona por haber matado al mito
la religión
que me impulsaba a amarte de verdad
lo siento
porque poseerte ha sido amor
el comienzo del olvido

tampoco yo he sido un supermán
lo reconozco
había bebido mucho y me ha podido el sueño

pero cuando quieras otro día
llámame y follamos


Marcos Matacana Martín, de Polvo en el aire (Palimpsesto Editorial, 2017).

No hay comentarios: