domingo, 26 de abril de 2015

REGRESIONES en FILANDÓN (Diario de León).



UNA ESPECIE DE MEMORIAS PRECOCES

Nicolás Miñambres, Diario de León, 26/04/2015.


En una especie de memorias precoces de un tiempo casi mágico se convierte Regresiones, considera Julio César Álvarez en el Prólogo. En efecto: las páginas de esta última entrega literaria esconden los recuerdos y vivencias de Vicente Muñoz Álvarez, representante de una generación de escritores cuya infancia se desarrolla entre los años finales de la Dictadura y comienzos de la Democracia. Son tiempos que condicionan la sensibilidad de esta generación, a caballo entre una sociedad tradicional y un momento de posterior ebullición cultural.

Estas vidas entre dos momentos tan distintos hallan un fiel reflejo en las páginas de Vicente Muñoz. El escritor recuerda con fervor muchos momentos de su vida, pero nunca queda esclavizado por la nostalgia ni la mitificación desmesurada. La estructura de la obra (dividida en seis partes esenciales, precedidas de un breve poema testimonial) dice mucho del espíritu que a ella subyace. La dedicatoria es el primer anticipo: a dos mujeres, denominadas Elisa, y a Veredicto Final, su banda musical de los 80. Simultánea con los recuerdos aparece su concepción de la vida, en Cosas que todavía me hacen sonreír, y del arte, especialmente de la literatura, en Underground y en Éxtasis. Entre esos variados recuerdos (que incluyen el León del momento y el paisaje de Mirantes, como símbolo de la pureza natural) tienen importancia especialísima la amistad, presente en la muestra de afecto que supone Ojo de pez, último bloque de la obra, integrado por la colaboración literaria de amigos del autor. La facilidad para universalizar recuerdos, la plástica recuperación de espacios y de publicaciones leonesas y una gran expresividad (que alcanza su cima en Días extraños) hacen de Regresiones, en su sentido positivo, una obra excelente.


Regresiones Vicente Muñoz Álvarez Lupercalia Ediciones, la Romana, 2015. 238 pp