viernes, 4 de junio de 2010

En memoria de Charo: esposa de José Daniel Espejo:

Ha muerto, con menos de 3o años, Charo. Deja dos niños pequeños y a uno de los mejores poetas de este país: nuestro hermano José Daniel Espejo. Desde este cuaderno de bitácora: nuestro más sincero pésame y nuestras condolencias. El velatorio: en el tanatorio de Murcia: Arco Iris.

Os dejamos con el poema de José Daniel Espejo incluido en la antología Hank Over (Resaca), debajo de la fotografía, cogida del blog de Cristina Morano.



PAÍS ESTÓMAGO
Todavía mi estómago se inquieta si me acuerdo
de este hotel de que os hablo, en la montaña,
a las afueras de un pueblo, en el centro de Murcia,
el mejor y más barato si de lo que se trata
es de cebar a mil personas con gambas y cabrito
y hacerlos bascular con farlopa y reggaeton
hasta las últimas horas de la madrugada.
Pasé allí los fines de semana
a lo largo de dos años, por 10.000
la jornada, de entre 14 y 16
horas como candados. Y si cierro los ojos
veo mi uniforme de materiales indefinidos,
mi pajarita trucada. Y a todos nosotros:
40 camareros, 10 pinches de cocina ecuatorianos,
el maitre, el dj, los encargados,
los hijos de la jefa: ni un contrato,
ni la mínima promesa de un contrato,
y así que yo sepa hasta hoy. Y al tipo que echaron
por rajarse el pulgar con la máquina del embutido
y estropear un jamón. Y cientos de piernas
de cabrito de Nueva Zelanda ultracongeladas
puestas a remojo rosadas
flores de grasa etcétera. Recuerdo
muchas cosas más, pero no hace falta
sacar un inventario si tenéis la imagen
de una sórdida sweatshop de cabrito
de la puta Nueva Zelanda.
Por entonces yo estaba enamorado
y era minuciosamente infeliz, y no podía
odiarme más a mí mismo y al mundo
que cuando bajaba del tren el sábado y empezaba
la pesadilla de los platos. Y qué creéis,
que vino la poesía a salvarme, que el arte
compareció deus ex machina como Richard
Gere en Oficial & Caballero
para sacarme de allí? Oh, lo malo
de la vida es que pertenece
al género de la novela realista,
no a los libros de caballería ni a la Ci Fi
ni tan siquiera a la Serie Rosa. Sin embargo,
pensaba en Bukowski. Como siempre
que estoy en un hotel o algo peor,
pensaba en Bukowski y me decía
qué haría mr. Chinaski aquí metido
con todas estas lindas ayudantes
de cocina ecuatorianas, qué diría
de estos vestidos de tirantes y este tráfico
de farlopa de la mala en el cuarto de baño?
Del reggaeton? De la grasa? De la jefa
que visitó al peluquero por última vez
en febrero del 94?
No había redención, pero tenía eso.
Igual trabajaba, pero obtuve de Bukowski
una especie de caleidoscopio, un lugar para no entrar,
pero donde aún eran posible las palabras,
los violinistas en el tejado,
los pavos reales rellenos de vino. Con embajadas
en forma de andenes de Greyhound: el País Estómago
donde aún ser un hombre aunque a punto de caer,
pero aún no este galgo de puntillas sirviendo
platos con la soga en torno al cuello,
perdón, la pajarita.

5 comentarios:

atrocity exhibition dijo...

Esta es una de las noticias que te pega un mazazo en el estómago...
la vida machaca y, generalmente, a quien menos lo merece...
abrazo y kilos de emoción
Vara
(tenemos que luchar por la vida que tenemos detrás. ahora más que nunca. tengo dos hijos. eso te hace pensar y sufrir más. abrazo. abrazo. abrazo sincero y lleno de calor)

sobre Lullu, dijo...

Me ha encantado el poema, y me ha emocionado. Yo también le envío un fuerte fuerte abrazo al autor de este gran poema

Vinalia Trippers dijo...

lo sentimos

y estamos contigo

hermano:

v

Unknown dijo...

Es una lástima.
Mi más sinceras condolencias para uno de los mejores poetas españoles de los últimos años.

Joseda dijo...

Muchas gracias, amigos. ¿Creéis que no importa lo que te digan cuando uno no puede estar más jodido? Pues sí importa, ya veis.